S?bado, 03 de abril de 2010
     Barcelona 2  -  Osasuna  0    

   

El del miércoles fue otro partido complicado para el Barça. Para mi lo más sorprendente del caso fue que dicha complicación se produjera en el Camp Nou, que ha solido ser escenario de partidos más cómodos en los últimos tiempos, donde los rivales se suelen diluir ante el empuje de los de casa. No fue así, ni el Osasuna se arrugó ni el Barça estuvo arrollador. Volvimos a ver dos caras distintas del Barça, como contra el Valencia, una primera parte floja, una segunda de clara mejoría. Quizá la conjunción de estas dos partes no sea casualidad, el desgaste del equipo rival en la primera, de presión intensa, explique la mejoría en la segunda, además de la mera necesidad de una victoria para seguir vivos en la Liga.

El planteamiento del Osasuna fue el clásico de los equipos que últimamente le plantan cara al Barça y que son equipos con físico, muy bien arropados atrás, que defienden prácticamente con nueve jugadores metidos en su campo, presionando la salida del balón lo que pueden y con un par de jugadores rápidos con los que armar una contra e intentar aprovecharse las debilidades defensivas de los catalanes. El Osasuna salió como una exhalación y a punto estuvo de dar la campanada si el palo y un Valdés espléndido no lo hubieran evitado.

El balance barcelonista en la primera parte fue una circulación del balón lenta, conjugada con muchas pérdidas de balón y fallos en las combinaciones, los jugadores parecían no encontrarse, poco de los“clásicos” “automatismos” de los que hace gala el equipo cuando funciona. Las jugadas en ataque, aisladas. Se combinaron deméritos del Barça, pero sin duda también méritos de un Osasuna que se empleó a fondo, y que no dejo respirar a su rival.

En la segunda parte volvimos a ver una mejor cara del Barça. No el Barça brillante que menea a los rivales, sino un equipo con oficio,que supo sufrir y que terminó abriendo la lata sin renunciar a su estilo pero con más aparatosidad y menos fluidez. No presumo de gran memoria pero el Barça del año pasado también hizo partidos de estos aunque todos nos acordemos del “meneito” al Manchester en la final de la Champions o el “chorreo” al Madrid en su casa. Esto transmite buenas sensaciones, no estando bien se sigue ganando (la afirmación de Manolo Lama de que este Barça no es el del año pasado, es cierta, y eso es algo inevitable por muchas razones que dedicaré tiempo a detallar en futuros posts). El equipo es competitivo. Me preocupan otras muchas cosas. No se encajaron goles contra el Osasuna y tampoco en el partido de Mallorca, y se sigue siendo el equipo menos goleado de la Liga, pero defensivamente el equipo transmite vulnerabilidad, un rival con pegada probablemente no perdone en según que circunstancias, en demasiadas ocasiones hemos visto como el equipo se ha tenido que encomendar a Valdés, a día de hoy el portero más en forma de la Liga -y yo diría que el más completo, pero esa es carne de otro guiso-.

En cuanto a los jugadores, en este partido no me puedo detener por falta de tiempo, y tampoco quiero ser ventajista con el rendimiento de Ibrahimovic, abriendo el marcador, creo que por séptima vez esta temporada.

Termino con una reflexión personal, en los últimos tiempos hemos visto con frecuencia a un Barça irregular en cuanto a juego, no en cuanto a resultados, que ha generado dudas entre propios y extraños e incluso, en determinada prensa, de forma interesada, se han dibujado sombras de crisis y revivido fantasmas del pasado. ¿Hay alguna explicación para estos altibajos del Barça? Para mi hay una explicación bastante fácil de entender. El grueso del equipo, su columna vertebral, lleva 18 meses con un ritmo competitivo brutal. Si miramos el número de partidos jugados por esta plantilla en este tiempo, no hay ningún equipo en Europa ni en ninguna parte del mundo que se les acerque. ¿Qué consecuencias tiene esto en el juego del equipo? Dos muy evidentes, las lesiones, a Iniesta este último año lo hemos visto en la enfermería casi tanto como el campo,  Xavi en los últimos dos meses ha visitado la grada por las mismas razones más de un par de semanas, y estos dos son la columna vertebral y no tienen recambio natural, por no hablar de las lesiones de otros jugadores importantes como Abidal, Touré, Keita, el“inlesionable” Alves..., luego está la imposibilidad de mantener el nivel de excelencia tanto en el plano físico como en el mental durante tantos meses, no es viable jugar miércoles, sábado, durante meses y no tener malos días, el desgaste es inevitable. Decía Guardiola hace unos días que él merito en esta Liga era del Barçapor aguantar el ritmo del Madrid. La lectura de estas declaraciones puede ser variada, en lo que Guardiola quería incidir era precisamente en lo que he intentado reseñar en las líneas anteriores, este equipo, con la tralla que tiene encima, tras un año de ganarlo todo, qué esté donde esté a estas alturas teniendo enfrente a un Madrid de récord, es impresionante. El Barça sin deslumbrar gana ¿es lo ideal? no, pero dentro de lo posible, es lo mejor (para los culés), en las grandes citas este Barça todavía no ha fallado.


Tags: barcelona liga osasuna

Publicado por ananula @ 3:53  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios