Martes, 08 de enero de 2008
Alejandro Magno (356-323 a.C.)

Imagen


Se supone que soy una historiadora y apenas he puesto nada relacionado con la profesi?n en el blog y lo que he puesto ha sido en plan wikipedia o noticia cogida de peri?dico, que poca rigurosidad. Supongo que se debe a que la historia ya me agobiaba bastante en el d?a a d?a como para hacerla ocupar tambi?n los ratitos libres que ten?a y que he preferido ocupar en otros temas que me interesan, que me he dado cuenta de que son muchos y variados, incluso creo que demasiados porque soy incapaz de dar abasto a veces con todo (igual me lo debo hacer mirar). Al tema, he pensado en ir poniendo tambi?n de vez en cuando alg?n que otro tema hist?rico en el blog de mi elaboraci?n. Para comenzar coloco a Alejandro Magno. ?por qu?? Es un personaje hist?rico que siempre me ha atraido, creo que es algo bastante com?n, hasta generalizado dir?a, la atracci?n por su figura y obra pol?tica, pero adem?s hace un par de a?os para la asignatura de Historia de Grecia hice un comentario de texto precisamente bas?ndome en un fragmento de la An?basis de Arriano sobre el asunto de las proskynesis y la divinizaci?n de Alejandro. Fue un comentario en el que me esmer? mucho y le? un mont?n pero creo que a?n estaba algo verde y no me qued? muy all? tampoco, pero es bastante aprovechable y aprovecho el trabajo hecho para colocar el minicap?tulo (apenas dos hojas de las veinte que me ocup? el comentario) que le dediqu? a presentar la figura de Alejandro Magno.


Alejandro nace en el verano del a?o 356 a.C., fruto de la uni?n del rey de Macedonia Filipo II y la princesa Olimp?ade, de la familia real del Epiro. Probablemente era el menor de los hijos de Filipo. En la tradici?n antigua, s?lo aparece documentada la existencia de otro hijo, Arrideo, deficiente mental y, seg?n parece, desde el principio Alejandro fue distinguido como pr?ncipe heredero. Las fuentes coinciden al se?alar que hered? de su padre el valor, energ?a y una gran capacidad pol?tica, y de su madre cierta predisposici?n al misticismo religioso y una sensibilidad desenfrenada. Tanto la casa real epirota como la macedonia remontaban sus or?genes a destacados h?roes griegos como Heracles, por parte macedonia y Aquiles por la epirota. Su aspecto f?sico, a pesar de las m?ltiples representaciones, lo desconocemos con certeza. Todos los retratos existentes est?n poco o mucho idealizados, basados en originales que enfatizaban los atributos de majestad y divinidad del modelo.

Imagen


Durante sus primeros a?os, su principal tutor fue Le?nidas. A partir de los catorce a?os, su educaci?n corri? a cargo de Arist?teles. Pronto Alejandro tuvo contacto con las labores de gobierno, apenas contaba 16 a?os cuando su padre lo dej? como regente mientras comandaba una expedici?n a la Prop?ntide. Su carrera militar continu? con su padre, primero en las campa?as del norte, en el a?o 339, y despu?s con su participaci?n en la batalla de Queronea (338). Esta situaci?n cambia bruscamente en el 337 a ra?z del nuevo matrimonio de su padre con una joven macedonia, que va a causar una crisis en la relaci?n padre-hijo, que tiene como exponente el exilio de Alejandro durante un tiempo, y que al parecer finaliz? con la reconciliaci?n entre ambos. Al a?o siguiente, y durante la celebraci?n de la boda de su hija Cleopatra, Filipo fue asesinado. En estas circunstancias se produce la subida al trono de Alejandro en 336, no sin problemas por ciertas resistencias internas, que ataj? con firmeza.

Cuando Alejandro sucede a su padre en el 336, hereda un reino totalmente distinto al que Filipo hab?a encontrado en su subida al poder, de un secundario reino fronterizo, Filipo hab?a logrado crear un poderoso estado militar, con un ej?rcito experimentado y con unas fronteras muy bien elegidas que dominaba Grecia a trav?s de la Liga de Corinto y que se estaba preparando para invadir a los persas . Alejandro apoyaba incondicionalmente esta empresa iniciada por su padre y la va a llevar a l?mites impensables, tambi?n es cierto, que no parece que Alejandro hubiera proyectado la operaci?n con l?mites precisos desde el principio.

Comenzar? su expedici?n en el 334, fecha en que desembarca en Asia Menor, ya nunca volver? a pisar territorio griego. A partir de aqu? se suceder?n las victorias contra los persas: en el 333 vencer? al Gran Rey Dar?o en Issos, victoria que pondr? en su poder Siria, Palestina y le abrir? el camino hacia Egipto, donde sin apenas resistencia se coronar? como Fara?n y fundar? la ciudad de Alejandr?a; decisiva para el resultado de la guerra ser? la batalla de Gaugamela, en el 331, que le abrir? el camino hacia el coraz?n del Imperio y le permitir? poner bajo su control Babilonia, Pers?polis, Pasargada, Ecbatana. En el 330 se produce la muerte de Dar?o a continuaci?n de la cual Alejandro se proclama Gran Rey y, tras asegurarse el control de las satrap?as orientales, contin?a su campa?a hacia la India, de donde, tras numerosas conquistas que le llevaron hasta el valle del Indo, regresar? a Susa, donde tendr? que hacer frente a problemas internos surgidos con la rebeli?n de algunas satrap?as, que Alejandro resuelve con contundencia. Va a iniciar una pol?tica de fusi?n con los persas que crear? un gran descontento entre los macedonios que culmina en el 324 con un amotinamiento general en Opis. Ya en Babilonia en el verano de a?o 323 caer? gravemente enfermo y morir? no habiendo cumplido a?n los 33 y tras doce a?os de reinado.

El balance en t?rminos hist?ricos de su acci?n de gobierno es grandioso. En apenas doce a?os creo un vasto imperio que se extend?a desde el Adri?tico hasta el Punjab y desde Tadjikist?n hasta Libia. Cuando muri?, Alejandro dejaba una obra grandiosa, pero tambi?n fr?gil. S?lo la persona del soberano daba unidad a este vasto conglomerado de gentes y culturas. Los intentos de Alejandro de fundir los tres elementos: griego, macedonio y asi?tico, en una sola monarqu?a de car?cter desp?tico no dieron resultado
.

Imagen

Aqui tocado con los atributos de Amon-Zeus en un tetradracma de la ?poca

Pero en Alejandro se vislumbran por primera vez muchos de los cambios y de las caracter?sticas de los que ser? el mundo helen?stico. En ?l se produjo la mutaci?n definitiva de concepto de monarqu?a basado en el concepto del rey como guerrero vencedor, al que se atribuye un car?cter sobrehumano (identificaci?n con la divinidad). La victoria se convierte en un concepto clave del poder. Tambi?n su intento de transformar el ej?rcito en una fuerza internacional y cosmopolita, que solo debiera obediencia al rey constituye el fundamento de las monarqu?as personales helen?sticas, as? como el aumento de su autocracia y totalitarismo tambi?n preanuncia a los reyes helen?sticos

Pero con la muerte de Alejandro, el imperio mundial hab?a desaparecido de modo irremediable. Sin embargo, Alejandro dejaba tras de s? un ideal de monarqu?a seductor y persistente. Inmediatamente despu?s de su muerte, sus generales imitaron sus gestos y su vestimenta. La mezcla de la kausia (el sombrero macedonio) y la diadema, caracter?stica de Alejandro se convirti? en un s?mbolo de la realeza, en tanto que la pompa y el ceremonial de los ?ltimos d?as de la corte alentaron a los siguientes dinastas a emular sus exagerados dispendios. Tambi?n se imitaron sus relaciones con los dioses, Seleuco proclamaba que era hijo de Apolo. Los l?gidas reivindicaron su linaje divino en la casa Arg?ada, Ptolomeo remont? sus or?genes hasta Heracles. Quedaba establecida la deificaci?n del gobernante vivo. El rey en el trono era un verdadero dios entre los hombre y, como el de Alejandro, su poder era autocr?tico, sin pr?cticamente ninguna restricci?n en su libertad de acci?n. Se convirti? casi en un lugar com?n filos?fico decir que, como monarca, era nomo empsychos, la ley encarnada.

La historia de los siguientes veinte a?os (323-301) es la historia de la lucha entre los generales de Alejandro por tomar bocado de la herencia de Alejandro. Si durante estos dos primeros decenios la idea de la unidad del imperio todav?a se defendi?, a medida que avanz? el tiempo, se avanz? por el camino de la disgregaci?n en estados separados y que qued? decidido en la batalla de Pisos (301). Al final del per?odo, tres dinast?as bien establecidas, descendientes de otros tantos generales de Alejandro ( Sele?cidas en Asia, Tolomeos en Egipto y Entig?nidas en Macedonia) hab?an enterrado definitivamente el proyecto alejandrino de un imperio universal.

Tags: alejandro magno

Publicado por ananula @ 2:29  | Historia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios