S?bado, 17 de marzo de 2012

     War Horse, Steven Spielberg (2011)    
 

Desde que vieron la luz los primeros trailers de la película, pareció perder la posición de privilegio que el empaque Spielberg y el éxito de la obra teatral parecían destinada a darle a la película en la temporada de premios. Una película emotiva de las que tanto le suelen gustar en la Academia. Las tempranas críticas que comenzó a recibirde película lacrimógena y ridícula hacían preveer que la nueva cinta de Spielberg era uno de los bluffs del año. Y que queréis que os diga: no lo es. La película, innegablemente, abusa del sentimentalismo y está hecha, descaradamente, para emocionar y gustar. Pero hay formas y formas de hacer esto. Y a Spielberg el tema se le suele dar bien. No deja de ser un ingrediente habitual en su obra y que ha tenido muestras sublimes como E.T. (sí, para mí E.T. es sublime). Nada nuevo bajo el sol.

La peor parte de la película es la primera hora, donde la presentación de los personajes y el desarrollo de la amistad entre el chico y el caballo en ese paisaje bucólico de cuento, resulta algo empalogosa y larga (la parte más John Ford de la peli). Todo cambia con la entrada de Inglaterra en la I Guerra Mundial (este año está de moda el conflicto, también fue el eje histórico de la 2ª temporada de Downton Abbey y lo será de la otoñal Parade’s End), hecho que revoluciona la vida de millones de europeos y también del joven y su caballo, que verán sus destinos separados. El tratamiento del conflicto por parte de Spielberg es fantástico, por no hablar de la extraordinaria ambientación. No se trata de emocionarse con el despliegue técnico y la demostración de medios, que es algo (para míGui?o secundario, simplemente es de justicia resaltar cómo todo ello ayuda a crear algunas de las secuencias y momentos más extraordinarios de la historia: la carga de la caballería que dice muchas cosas con una gran economía de gestos/imágenes/palabras. Hay que tener un gran dominio del oficio cinematográfico para lograrlo. Esto me recuerda un poco a lo gratuitas, aunque espectaculares, que me parecieron algunas de las imágenes de la guerra en Expiación hechas más como una demostración técnica y de medios que cómo un complemento a la historia. Este no es el caso. De paso, esa parte de la guerra con Hiddleston y Cumberbatch (y la carga de la caballería) me parece lo mejor de la película.

En general, toda la odisea del caballo, que deja ver los horrores de la guerra, en ambos  lados de las trincheras, está muy bien contada, quizá con algún exceso en la parte del abuelo y la nieta, que se alarga demasiado sin aportar nada crucial. El final es emotivo y consecuente con lo que la película ha propuesto de principio a fin.

 7/10


Tags: war horse, steven spielberg, tom hiddleston, benedict cumberbatch, peter mullan, emily watson

Publicado por ananula @ 15:21  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios