Martes, 29 de noviembre de 2011

     Una carta, Stefan Zweig (1930?)                      

Relato breve que en su estilo epistolar encuentra puntos de contacto con "Carta de una desconocida". De nuevo, la redactora de la carta se confiesa ante el receptor (en este caso receptora). Le confiesa un secreto que afecta a la vida de ambas. Sin embargo, el "secreto" es más amable que en el caso de la obra llevada al cine con maestría por Max Ophüls.

Es un secreto sobre una pasión de la infancia que se vuelve a cruzar en la vida de una ya madura protagonista.

Resulta difícil encontrar una obra de Zweig que sea decepcionante. Por el momento, todavía no me he encontrado con ninguna (la que menos me ha gustado, probablemente, sea Los milagros de la vida, de ahí a que sea un mal relato, va un trecho). Unas historias pueden gustar más que otras. Ser más ligeras o más intensas, pero siempre tienen ese algo reconocible del estilo del autor que es su capacidad para atrapar.

De "Una carta" me quedo con la descripción inicial que la protagonista hace del cansancio de la rutina de su vida y sus ensoñaciones y evocaciones; y el recuerdo de la gran pasión de su juventud. Quién no se siente, aunque sólo sea un poco, identificado con el amor desbocado que se siente en la juventud (quizá una de las partes del relato que más recuerdan a "Carta de una desconocida"). El epílogo es emocionante, en este caso, la piedad si da beneficios. Debe ser cuestión de saber administrarla.


Tags: stefan zweig, una carta

Publicado por ananula @ 20:57  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios