Mi?rcoles, 16 de junio de 2010

???? ??Sevilla?2? ?-?? Bar?a? 3?? ????


?????????????????????????????????????????O a sufrir para ganar la Liga

?El final de Liga me coincidi? con un per?odo algo ajetreado, entrega de trabajos, alg?n viaje y sesiones intensivas de estudio. El hecho de que el Bar?a ganara la Liga fue un momento de subid?n, s?, pero, sobre todo, de ?despresurizaci?n?, que hizo que descuidara, nuevamente, el Blog, y dejara la inclusi?n de los art?culos definitivos de esta Liga en suspenso. Un mes despu?s, me pongo a la tarea. Como excusa que sirva el hecho de que no tengo internet en mi casa en el exilio, lo que me complica todo un mont?n (hace tiempo que en mi vecindario la gente ha cogido la mala costumbre de poner contrase?a en su WI-FI).

?Escribiendo este art?culo a posteriori, una vez ya concluida la Liga, me permite afirmar que el partido contra el Sevilla no s?lo fue ?el decisivo? para la victoria final en la Liga sino que supuso la cuota, a veces imprescindible, de sufrimiento antes de la victoria. Y qu? partido m?s extra?o, de rachas, de nervios. Un Bar?a colosal domin? la primera parte de principio a fin, ante un Sevilla que parec?a un equipo menor, incapaz de arrebatarle el bal?n a los catalanes. El Bar?a se gustaba, tocaba, llegaba arriba y creaba ocasiones de gol con una facilidad pasmosa. Parec?a haber sentenciado el partido cuando en la segunda parte ya iba ganando 0-3 y con una sensaci?n de superioridad pasmosa. Cuando todo aventuraba una victoria apacible fuera de casa, mientras el Madrid no era capaz de ganar al Athletic en casa, circunstancias que convert?an al Barcelona, matem?ticamente, en campe?n de Liga, circunstancia no previsible a priori, todo se complic? en pocos minutos de manera casi inexplicable. Fue explicable el arranque del Sevilla, manoseado de aquella manera en casa, era esperable una reacci?n de orgullo y de calidad de alguno de sus jugadores ?franquicia?. El Sevilla se vino arriba y el Bar?a se repleg? un poco, tambi?n entra dentro de la normalidad cierto repliegue f?sico y mental cuando dominas tan claramente un partido. Ahora bien, si todo esto entraba dentro de lo esperable, los nervios y despistes en defensa del Bar?a, ya no tanto. Por establecer un s?mil ten?stico, parec?a que el Bar?a ten?a una bola de partido y de torneo y esta circunstancia los desconcentr?, atentos v?a transistor a lo que suced?a en el Bernabeu, pensaban m?s en que pod?an celebrar aquella tarde-noche misma el t?tulo de Liga que en que al partido le quedaban m?s de veinte minutos. Esos veinte minutos finales fueron de acoso sevillista a la meta de Vald?s, minutos de muchos nervios para los cul?s ?yo misma? que? mascaban la tragedia ?el empate sevillista?, que no se consum?. Sufriendo horrores, el Bar?a hizo valer el 2-3. El Madrid, sufriendo, goleaba a los bilba?nos. La Liga se decidir?a en el Camp Nou. El Bar?a depend?a de si mismo, viento a favor.

?


Publicado por ananula @ 18:51  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios