Viernes, 07 de mayo de 2010

         Barça 1    -    Inter 0       



*Colorín, colorado*

Entre la entrega de evaluaciones, la fiesta del pueblo y los viajes vuelvo a ir con retraso en los comentarios de los partidos. ¿Qué decir a estas alturas del partido de vuelta contra el Inter.? Que el Barça cayó eliminado creo que ya lo sabemos todos. Que vimos a un Barça demasiado forzado con poca frescura y algo impotente que no pudo doblegar a un Inter que se encerró en su área sin concesiones, regaló el balón y defendió apretando los dientes, también.

El partido fue feo, el Barça no estuvo fino pero el Inter tampoco permitió que el Barça jugara a gusto. Cuando un equipo defiende con una línea de 6 ó 7 en defensa (cuando no eran 9), jugando todos por detrás del balón, es muy difícil crear espacios. El Barça no logró crearlos y sus mejores jugadores no estuvieron lo desequilibrantes que se podía esperar. Juntando todo esto en un cóctel el resultado tenía que favorecer necesariamente al Inter. Sólo en los últimos 10-15 minutos el Barça se echó a la desesperada y generó peligro. De ahí vino el gol en fuera de juego de un Piqué metido a delantero centro y la jugada anulada por mano que terminaría marcando Bojan. No me quiero detener demasiado en analizar el partido, sólo resaltar los decepcionantes partidos de Zlatan, Messi o Alves y el colosal partido de Piqué, el mejor. Ibra, al que he defendido a muerte, está haciendo un final de temporada horrible, falto de confianza, sintiéndose poco útil para el equipo a lo que se une que físicamente se le ve mal, yo sigo confiando en él de cara a la próxima temporada, que haga la pretemporada completa con el equipo, que se recupere y se vuelva a sentir jugador.

Entrando en cuestiones más genéricas ¿El Inter mereció pasar? Sí, si pasó fue porque hizo méritos para pasar,  pasó a su manera, que es tan válida en fútbol como otras, nos guste más o menos. El Barça cometió muchos errores en la ida (pifias del árbitro incluidas, pero contra esas no se puede hacer nada) y nunca debió de hacer tantas concesiones con un marcador a favor como lo tuvo. Ahí se perdió la eliminatoria, no en el Camp Nou. ¿La remontada era posible? Del Barça te puedes esperar lo mejor, un equipo con tanto fútbol, claro que podía remontar. Futbolísticamente es superior al Inter. De hecho se quedó a un gol de pasar a la final. No creo que sea una excusa, pero ya antes del partido a mi no me gustó la campaña mediática excesiva de apoyo al equipo y de promoción de la “remuntada”. Estas cosas casi nunca salen bien, para lo único que sirven es para poner más tensión al equipo. No creo que sea necesario decirle a la gente que tiene que animar al equipo, ni tampoco pedirle que confíe en ellos, si un Barça ha generado confianza, es éste, el de Guardiola. Con este tipo de campañas sólo puedes perder, sólo sirven para que después los de la acera de enfrente, tan acostumbrados a este tipo de excesos, se echen unas risas a tu costa.

Reflexionando sobre la semifinal contra el Inter, es curioso ver cómo en el fútbol son tan decisivos los detalles. La línea entre el éxito y el fracaso es muy fina. Mejor dicho, la línea entre la victoria y la derrota. A mi este Barça no me ha defraudado y no creo que haya fracasado, incluso no ganando nada ha hecho una gran temporada. ¿Mentalidad derrotista? No, simplemente no soy resultadista. Me gusta ganar, al final es lo que cuenta, pero a mi me importa también el cómo y lo mismo en la derrota, hay maneras y maneras de perder. Este año no hubo justicia “futbolística” en la Champions. El Inter ha pasado luciendo un fútbol feo, rudo, arcaico, tan válido como el de los demás pero con el que como espectadora yo no podré conectar jamás. Viendo el otro día un estupendo reportaje de Canal + sobre Totti, el mítico capitán de la Roma, comentaba éste, que vive en un fútbol tan poco lucido como el italiano, que creía necesario proteger el buen fútbol y a los buenos jugadores, al fin y al cabo son los que hacen del fútbol ese deporte tan disfrutable.

La eliminación siempre deja un regusto amargo. Es una verdad incuestionable que no siempre se puede ganar, como también lo es que seguir a este Barça es un placer, aún en la derrota, jamás renuncia a su esencia. El Barça se ha despedido de Europa habiendo dejado para la afición los mejores momentos de fútbol que hemos visto en toda la Champions (quedarán para la memoria colectiva futbolística los primeros 20 minutos contra el Arsenal en el Emirates). Por eso, aún en una cruel derrota, se pueden encontrar cosas positivas, el saber que este equipo tiene mucho que dar todavía en el futuro, que las cosas se siguen haciendo muy bien y que los resultados positivos seguirán llegando, porque el fútbol no siempre es justo pero la mayoría de las veces lo es.

P.D.: Lo de los aspersores, vergonzoso.


Publicado por ananula @ 18:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios