Martes, 27 de abril de 2010
    *     PREVIA    Barça   -   Inter         *   


En un acto de masoquismo, me he vuelto a ver el partido de ida contra el Inter. este fin de semana. Tiene su aquél, el oir la música de la Champions, aún en diferido, acelera el corazón. En este tipo de partidos, la tensión del directo no permite fijarse demasiado en detalles y siempre a posteriori se sacan mejores lecturas, se ven mejor los detalles, fallos y aciertos tácticos. En esta revisión del partido me he fijado, especialmente, en una de las claves del partido para el Inter. que ya quedó clara en la observación en directo (no hay que ser demasiado avispada...) su intensidad defensiva. Una intensidad defensiva global, solidaria, que comenzaba con una primera línea de presión a cargo de los delanteros (en especial E´too, bastante desplazado hacia la izquierda y que en el Inter. no ejerce de delantero centro, da cierta angustia verle desaprovechado como un acompañante más), que continuaba ya en el mediocampo con los animales de presa que tiene ahí el Inter., Motta y Cambiaso y, con más calidad, Sneijder. Lo que mejor hizo el Inter. fue la manera en que juntó las líneas para defender, muchos apoyos, dando sensación de superioridad numérica en los enfrentamientos, cuando un jugador del Barça recibía en campo milanés le rodeaban dos o tres del Inter. Mourinho tenía claro lo que tenía que hacer, sabía que tenía que comerle el mediocampo al Barça, no dejar que Xavi pensara, presionarles y recuperar lo más arriba posible esto rompería el juego del Barça. El Inter. es un equipo especializado en las contras, Milito es un experto en jugar en el filo del fuera de juego (no en vano en Italia tienen al rey de la especialidad, el gran Pipo Inzaghi) y Sneijder tiene clase para crear ese último pase al desmarque, preciso. Este es el juego que peor se le da al Barça, su punto débil son las espaldas de sus defensas, en un equipo cuyos laterales suben tanto, las contras dejan a los centrales desarropados corriendo con los delanteros, por lo general más rápidos. Poniendo la vista en la vuelta, el Barça debe recuperar el balón y mandar en el partido, ese es el único antídoto frente al Inter., ganar el mediocampo y terminar las jugadas en el área rival.

 Mis sensaciones de cara a la vuelta en el Camp Nou distan mucho del ambiente de euforia reinante. Aunque puedo entender toda la parafernalia que se está montando para crear ambiente de gran remontada en el estadio, entre la afición, para que sea aquello una olla a presión que beneficie al equipo, no me termina de gustar. No estoy segura de hasta que punto el crear esa presión, exagerada, pueda tener efectos contraproducentes incluso sobre los propios jugadores. Al margen, la autosuficiencia que se masca en el ambiente con el “remontamos fijo”, que da una imagen chulesca y prepotente de la afición y del club. Una cosa es pensar que se puede remontar, confiar en el equipo y mostrar cierto optimismo, otra cosa es vendarse los ojos y olvidar que se ha perdido 3-1 y que tienes que ganar por dos goles de diferencia (dependiendo de los que pueda meter el Inter.) a un equipo italiano, es decir, de los que no sólo ponen el autobús sino que saben como aparcarlo delante de su portería. No es algo nuevo, valga recordar el año pasado el partido de ida contra el Chelsea, acoso y derribo durante 90 minutos y 0 a 0.

 Aunque no soy muy optimista de cara al miércoles sí creo que el Barça tiene opciones. Se viene comentando la importancia de marcar pronto, de que el Barça saldrá como una exhalación y tal. Bien, seguro que un gol tempranero sería positivo, generaría confianza y con el apoyo de la afición allanaría más el camino pero a mi me parece complicado que el Inter. vaya a permitir un dominio inicial fácil del Barça, saldrán a presionar fuerte y probablemente los primeros minutos sean de más tensión que de juego. Mis esperanzas se centran en que los mejores jugadores den su mejor nivel. Necesitamos a un buen Alves, incisivo y preciso en sus cabalgadas por la banda. A un Piqué líder y seguro en defensa y que le acompañe Milito en el buen nivel que ha exhibido esta temporada. A un Xavi que tome el mando del mediocampo y que haga jugar al equipo. A un Busquets agresivo en la recuperación y desequilibrante en ataque. A un Messi eléctrico, buscando diagonales y apoyos, y con la mirilla diabólicamente bien ajustada. A un Keita poderoso en el mediocampo, preciso y concentrado. A un Pedro desequilibrante, pillo y sacrificado. A un Ibra con confianza, dinámico y letal. Y a un Valdés seguro y con los reflejos en alerta permanente. Cuanto más pienso en el cerrojazo que creo que va a plantear el Inter., peor lo veo. Antes de la ida vaticinaba entre colegas que el Lucio y el Samuel en defensa, por muy arropados que estuvieran, eran costuras algo agrietadas que se podían romper, tras la ida no diré que ahora me parecen la mejor pareja de centrales del planeta, les sigo viendo vulnerables, pero pegan de pelotas y están bien arropados, lo que les protege, acciones rápidas, rupturas de líneas, diagonales, subidas de los laterales, etc. pueden ser la mejor arma para batirles.

 Serán los nervios de la cita pero estoy bipolar, a momentos me parece que los del Inter. no son tan buenos (que no lo son) y hasta veo como posible la maniobra de acoso y derribo, en otros, me los imagino defendiendo con nueve o diez en su campo, con oficio, y creando un tapón insacable a la vez que jugando a la contra con Milito... y ya no lo veo. El fútbol es tan imprevisible que cualquier cosa puede pasar. Ojalá el Barça pase, sino, habrá sido un bonito camino hasta semifinales.

 


Tags: previa barça inter

Publicado por ananula @ 20:17  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios