Martes, 27 de abril de 2010
       Barça   3    -    Xerez  1      



Fue extraño elencuentro del sábado en el Camp Nou. Extraño por la propia hora de juego, unsábado a las seis. Extraño por el sol casi veraniego que iluminaba parte delcésped. Extraño por el propio desarrollo del juego. El típico partido del queno se pueden extraer conclusiones porque nada de lo que se ha visto en el campoparece adecuarse a la lógica cotidiana. Guardiola afrontó un partido en casaque exigía victoria pensando en el Inter. La alineación no dejaba lugar adudas. Empezando por la defensa, cuyo eje central lo componían Puyol y Chigry,que no jugarán ante el Inter. Siguiendo por el mediocampo, comandado por Xavi–que no tiene recambio-, y acompañado por Touré y Keita, dando descanso así aBusquets. Y terminando por el ataque, donde Ibra –cogiendo minutos y confianza-estaba acompañado en esta ocasión por Jeffren y Henry, Messi y Pedritodescansaban.

Es uno de los peores partidos quele recuerdo al Barça de Guardiola, diría el peor probablemente con la ida de lacopa frente al Sevilla y el del Racing en casa. Y digo de los peores porque norecuerdo tantos fallos juntos y consecutivos en mucho tiempo. El equipototalmente desacompasado, en especial en la primera parte y los minutosiniciales de la segunda. Imprecisiones desde la defensa, pasando por elmediocampo y terminando en el ataque. Se notaba que los jugadores tenían lacabeza en otro lado y supongo que eso es en parte justificable y comprensible,claro, pero te estás jugando la Liga y si ganando 2-1 comienzas la segunda parteconcediéndole al Jerez tres oportunidades de gol clarísimas, de mano a mano conValdés, pues la tarde soleada podía haber terminado en tormenta. Soy incapaz dehacer un análisis de este partido tan raro y, sobre todo, de sacar algunalectura de cara al miércoles, porque todas las lecturas serían negativas vistolo visto. Si comentaré algo que me tiene disgustada, los pitos a Ibrahimovic enel Camp Nou. No lo entiendo. La relación del público del Camp Nou con susnueves en los últimos 13 años es para estudiarla. Supongo que deriva de habertenido a dos de los mejores nueves de la historia del fútbol de formaconsecutiva, Romario y Ronaldo, que eso ha debido de generar algún tipo demutación genética que impide que se tenga paciencia con los delanteros. Yencima nos viene Ibrahimovic, que es en sí un jugador de los que divide a lagrada. En el Inter. ya le pitaban. Técnicamente asombroso, con tendencia acierto barroquismo en sus acciones y que comparado con Messi parece el caballodel malo. Claro, E´too era rápido, se pasaba el partido corriendo, tanto pararematar como para presionar. Ibrahimovic es menos dinámico, administra losesfuerzos, lógicamente no tiene el fondo físico de E´too. A veces da lasensación de que la gente espera que Ibra sea un E´too 2 o un Messi 2, nunca ledebían de habían visto jugar o si no no se explica. Se espera que haga cosasque no están en su repertorio. Me molesta que se silbe a un jugador en casacuando el equipo es ganador y está en el mejor momento histórico de juego y detítulos, es injusto. En un partido importante en casa no hay cosa mejor quehacer una desaprobación de ese tipo cuando, además, el jugador está reciénsalido de una lesión, lo ideal para que coja confianza. Y es injusto porquepuede que todavía no se haya ganado el crédito de la afición, lleva poco tiempoen el club y tampoco ha tenido oportunidad de demostrar demasiado, pero se lesilba en un partido en el que parece que haya sido el único que ha fallado operdido un balón cuando todos han tenido un par de acciones horribles al menos.Messi ha tenido días torpes, torpes ¿a alguien se le ocurre silbarle? No ¿Messipierde balones? Sí, y también se equivoca, y chupa, y se las para el portero.Vamos, lo normal. Al sueco se le pide más, que sea una especie de Xavi, queacierte en todos sus pases, que sea rápido y veloz y que conecte con suscompañeros, una especie de mezcla de Messi e Iniesta, y además que cada balónque reciba en el área termine en gol, una efectividad a lo Romario. Siempre sele culpa de todo. En un partido en el que marca un gol y da otro no convence,en fin.

Últimamente tengo la sensación deque “voy cabreada por la vida”. Me pongo a escribir sobre los partidos y enalgún momento se me hincha la vena del cuello y termino encendiéndome, atacandoo defendiendo a alguien. Será que no estoy en mi mejor momento. Será que elfútbol hace emerger la agresividad. Será que cada vez que me voy a ver unpartido a un bar, sea cual sea, vaya acompañada o no, me toca algún gilipollascerca, sea del Barça o del Madrid y me termina hinchando los ovarios. ¿Está vezque ha sido? Uno del Barça, fumándose un puro en mi nuca, radiando cada jugadadel partido e insultando por doquier al sueco. A Dios pongo por testigo queencontraré un bar libre de gañanes en el que ver los partidos. Mientras tanto,si alguna alma caritativa se apiada de mi, se aceptan donaciones parafinanciarme el plus o gol tv.



Tags: barça liga xerez

Publicado por ananula @ 19:53  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios