Mi?rcoles, 07 de abril de 2010

       Barça  4    -   Athletic 1      



El partido del sábado en el Camp Nou contra el Athletic era, a priori, un partido fácil para el Barça, arropado, en el casi inexpugnable Camp Nou, por su gente, tras la exhibición del miércoles en el Emirates. El típico partido trampa, donde todo parece favorable para que el equipo gane, bien dice el dicho que todas las rosas tienen espinas. Las dudas que a mi me planteaba el partido contra el Athletic partían de la solidez del rival, el Bilbao es un equipo en crecimiento, que por su estilo de juego tradicional tiende a hacer partidos duros, y lo más probable es que viniera a cerrarse atrás, al estilo Osasuna (con las dificultades que acarreó el Osasuna hasta que se abrió la lata). Y a las dudas se unían las bajas culés y el equipo que sacaría Guardiola teniendo por delante una semana tan complicada.  A la obligada baja de Alves por sanción se unía Iniesta, KO desde Mallorca. Las alarmas se encendieron cuando Ibra se lesionó en el calentamiento y se quedaba sin nueve. Tras este contratiempo se conocía la alineación del Barça, inédita, en la que volvía Abidal, entraba Jeffren y Maxwell adelantaba su posición para ejercer de interior, mientras Bojan sustituía a Ibrahimovic. Y entraba nuestro ucraniano preferido ¡Chigrynsky!, que ha tenido muy poca presencia en los últimos meses, ha aprendido español y calentado banquillo. Después de su mala actuación, en especial, contra el Sevilla, Guardiola lo había dejado siempre fuera del equipo, quizá como manera de protegerlo de las críticas y de incidir en su progresiva integración en el equipo. Puyol de lateral, posición en la que empezó en el Barça. Total, que cuando nos sentamos a ver el partido en casa y vimos el equipo titular del Barça nos echamos todos las manos a la cabeza. Recordé la frase del Jordi Martín que recordaba los “mejores” tiempos de la Era Cruyff en los banquillos, pero aplicada a su discípulo aventajado, ¡Guardiolada! La alineación estaba plagada de “experimentos”. El partido salió bien y Guardiola victorioso, el partido se le complica y le llueven las críticas, y ganas, en determinados medios, le tienen y muchas.  

Por lo demás el partido no tuvo mucha historia (se nota que no me tomé notas y ya se me ha ido de la cabeza bastante) porque el Barça marcó el primero pronto. Salió muy enchufado y el Athletic algo impreciso y lo pagó. De todas maneras, diría que el resultado fue algo engañoso. Fue una goleada pero el Athletic no fue tan inferior. En la segunda parte, sobre todo, dio la cara, presionó hasta el último minuto y creo peligro, en la medida de sus posibilidades. Jeffren, que ha entrado en la alineación en los dos últimos partidos de Liga frente a Mallorca y frente a Athletic, no sólo marcó y abrió el marcador contra estos últimos sino que ha demostrado descaro y un perfecto acoplamiento al equipo. Bojan Krkic tenía la difícil misión de sustituir a un Ibrahimovic enrachado, y respondió ante la cita con solvencia, marcando la diferencia que era lo que se le pedía. Entiendo que tiene que ser complicado para un muchacho tan joven, que no tiene continuidad en el equipo, llegar a cuajar y ser regular en ese rol de suplente en un equipo de primera fila, donde siempre se te exige gol, ya ni siquiera que juegues bien para el conjunto. Contra el Athletic estuvo bien, más sombrío contra el Arsenal. El cuarto gol del Barça fue de Messi, va a sonar a tontería y ventajista, porque ya ha pasado el partido contra el Arsenal y se ha visto lo que ha hecho, pero que marcara Messi me pareció muy importante. Llevaba dos o tres partidos sin hacerlo, pero no sólo eso, llevaba dos o tres partidos algo ausente y hasta tristón diría yo. Un gol siempre da moral y confianza y parece que al Messi se la debió de dar por un tubo, visto lo que sucedería tres días después, que ya es arena de otro costal, en este caso, de una nueva entrada en el blog.


Tags: barça athletic liga

Publicado por ananula @ 20:07  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios