Mi?rcoles, 24 de marzo de 2010
LIGA 2009/2010

       Zaragoza 2  -   Barça  4      


El domingo sólo llegué a tiempo de ver en directo la segunda parte del Zaragoza – Barça, pero he subsanado éste inconveniente bajándome el partido y viéndolo y analizándolo a posteriori.Cualquier análisis del partido ha quedado, merecidamente, eclipsado por lo que hizo ese genio de la pelota llamado Lionel Messi. Por lo que hizo en Zaragoza, donde él solito se fabricó tres goles para verlos con detenimiento y porque resulta que en una semana ha engarzado dos hat-tricks en Liga y otros dos chicharros contra los alemanes en la Champions, 8 goles en 7 días, 8 goles en 3 partidos. Ante semejante actuación sólo queda quitarse el sombrero y repetir la misma cantinela de la semana pasada: Messi qué bueno eres. No me voy a entretener más en Messi hoy, le están lloviendo elogios por todos los lados hasta el empalago. Esos elogios son más que merecidos, pero deberían de dejarse de abrir debates tontorrones sobre quién es mejor, si él o Maradona y cosas de esas. El tiempo y los títulos colocarán a cada cuál en su sitio. Messi es Messi, que nos dejen disfrutarle sin tanta comparación y parafernalia. Entrando en el partido y en su juego, me gustó tan pegado a la banda en la primera parte, desequilibrante en sus perpendiculares hacia el área. En la segunda se desató cuando el equipo necesitó que marcara la diferencia y matara el partido. El ampliamente repetido segundo gol es un espectáculo desde su origen, cómo lucha el balón y se lo lleva, pasando por el espectacular eslalón de regates y terminando con el remate seco, cruzado e imparable, menudo latigazo.

 

El partido del Barça de ayer me gustó bastante por varios motivos. El primero, el buen resultado del sorprendente centro del campo sin cerebros, con Touré, Keita y Busquets, sin duda el equipo fue menos incisivo, en algunos momentos estático y faltó combinación, fue un Barça menos “Barça”, con menos toque y posesión. Sin embargo, la conexión entre líneas fue buena y el movimiento y control del balón también. Fue un Barça de músculo que transmitía seguridad y madurez, faltándole jugadores claves en su estilo de juego Guardiola supo adaptarlo a las cualidades de otros jugadores y a un rival áspero, sólido (aunque inseguro y descoordinado en defensa en muchas ocasiones) y con la lección aprendida. Me gustó el dinamismo del equipo, rapidez, presión,compromiso del primero al último jugador. Muy bien Keita, que ha vuelto a entrar en el equipo tras su lesión sin desentonar. Touré ya impresionó contra el Stuttgart y el domingo volvió a hacer gala de su buen momento, muy digno en su papel de surtidor de balones al equipo cuando le tocó. Busquets genera controversia, muchos se fijan en sus errores habituales, pérdidas de balón, pases imprecisos, entradas a destiempo. Sin olvidar estos, yo prefiero fijarme en los muchos más balones que recupera y en la frescura y garra que aportan carácter al equipo. El Barça controló mejor la primera parte, jugó mejor en todas las líneas, más sólido y preciso. En la segunda se perdió ese control, el Zaragoza mordió mucho más y los catalanes estuvieron más imprecisos aunque igualmente intensos. El baile de goles de la segunda parte unido a que el partido estaba más roto, de cara al espectador, la hicieron notablemente más espectacular y disfrutable.

Sobre Ibrahimovic. Sigo en mi particular batalla contra los elementos. Para mi sigue siendo incuestionable. Lo era hace una semana, hace dos, y hace cinco meses cuando todos asentían lo acertado de su cambio por E´too. Jamás lo he comparado con el camerunés y no lo pienso hacer ¿Por qué? Son jugadores tan distintos y con roles tan diferentes que me parece poco justo para ambos, al margen de que es un debate eterno en el que se cae de forma machacona siempre que viene un nueve para sustituir a otro, ha pasado a lo largo del tiempo y seguirá pasando en el Barça y en todos los clubes del mundo. Para vender periódicos y para tertulias en el bar puede resultar entretenido si no hay otro tema de conversación más interesante, para valorar el partido o la temporada de un jugador carece de sentido, esto es fútbol, se juega en equipo y las circunstancias son distintas e irreproducibles, lo mismo que las personas. 

¿Qué tal estuvo ayer Ibrahimovic? Falló dos o tres ocasiones clarísimas. Entonces. ¿pésimo partido del sueco? Pues que queréis que os diga, será que no soy resultadista, no lo he sido nunca, por ello me puedo permitir afirmar que me gustó mucho el partido del sueco, que me sigue convenciendo y que estoy ampliamente satisfecha con su fichaje. Se ha dicho que le falta actitud, que no conecta con sus compañeros, que no es solidario... que le echen un ojo al partido de ayer, porque desmiente todas esas afirmaciones. En la primera parte, sobre todo, consciente de que el equipo sin Xavi e Iniesta no tenía facilidad para circular el balón, bajaba hasta su propio campo para tocarla y abrir el juego, pidiéndola constantemente a sus compañeros. Recuerdo un desmarque que le hizo a Piqué, sensacional, aunque Piqué no se la pasó, ejemplo de su clarividencia para leer el juego y sus aptitudes para el  juego sin balón, en eso es el mejor, para mi sin discusión. En el citado desmarque arrastró al central y abrió hueco por el centro de la zaga rival, una de sus acciones clásicas. Me emocionan estos detalles del sueco, retazos de su brutal calidad, es técnica y plásticamente brillante y estas acciones, al menos, potencialmente desequilibrantes. Exquisitas pero no de cara a la galería, al servicio del equipo, no son brindis al sol para demostrar lo bueno que es, porque de hecho, en lo que se centra la cámara es en el balón, y los espectadores, no nos vamos a engañar, también seguimos la jugada y no tanto los movimientos del futbolista. Todos esos brillantes movimientos quedan en la sombra, sólo si termina ese desmarque en remate o gol sale en las teles y nos lo repiten día y noche. Y ese tipo de movimientos sirve para abrir huecos a sus compañeros, arrastra a los centrales consigo Que al sueco todavía le falta acoplarse más al equipo, está claro, es su primera temporada, se ha pasado media vida deportiva en Italia acostumbrado a un estilo de juego que nada tiene que ver con el que se practica en Can Barça, y cuando digo nada me quedo corta. Le está pudiendo la ansiedad por marcar últimamente, en cuanto se quite ese estigma y comience a dejarse llevar, a establecer más automatismos con los compañeros, coja el truco de los pases de primera y la frecuencia del equipo, vamos a ver la mejor versión de Ibrahimovic, una que todavía no se ha visto.

En la segunda parte Zlatan estuvo más deslucido, en el tono general del equipo, al que los cambios no parecieron sentarle bien, aunque los de defensa fueron obligados. Iniesta salió y dejó algunos toques de su calidad, pero en general estuvo intermitente. La segunda parte para Ibra sepodría resumir en infortunio con la terna de ocasiones que no materializó que le valieron el cachondeo de la grada de La Romareda (¡tonto, tonto! le cantaban...), mostrar gestos de abatimiento, pero terminó con el gol de penalti. Gran gesto de Messi dejárselo a su compañero que lo necesitaba mucho más que él y que arrojo del sueco tirarlo, en una tarde aciaga de cara a la portería hay que tener muchos arrestos para lanzar un penalti con el que tenía mucho más que perder que ganar. Comentaba Michael Robinson en la retransmisión de Canal + que ese penalti equivalía a un gol de chilena, agudo comentario del inglés. Bajo esa presión ese gol tiene un valor extra, de superación, de moral. Ese gol debería de suponer un punto de inflexión en la autoestima de Ibrah. Ayer hizo un gran partido, cuando le quiera entrar va a empezar a marcar todas las que hasta ahora se le han resistido. Un detalle de la primera parte, su compenetración con Keita ya al comienzo del partido, intento de pase delafricano que no pudo completar, sonrisa, guiño y agradecimiento del sueco. Para los que dicen que no trabaja para el equipo como lo hacía E´too. Sin entrar en comparaciones con el maravilloso camerunés, ayudó en la presión (como en tantos otros partidos de esta Liga que ya parece que todos hemos olvidado) y recuperó balones en la cancha aragonesa, valga como ejemplo la jugada del primer gol, donde la pifia es del defensa del Zaragoza pero está lo suficientemente bien colocado y atento como para interceptarla.

Un par de apuntes sobre otros jugadores:

Gabi Milito muy seguro, incluso en la primera parte se atrevió a salir con el balón jugado y meter algún pase“a lo Piqué”, rompiendo las líneas del mediocampo zaragozista.

Maxwell está creciendo a medida que está teniendo minutos. Desde que ha entrado se puede decir que no ha desentonado, lo cual ya es decir mucho. Comenzó estando correcto, a pesar de lo cual, siempre caían de su banda un par de pifias, más o menos graves, por partido. En los últimos, sin embargo, se le nota más confiado y compenetrado con sus compañeros. Contra el Zaragoza dejó unas cuantas buenas subidas por la banda con centros peligrosos al área y estuvo contundente en defensa, cada vez me está convenciendo más, y no es fácil sustituir a Abidal.

De otro del que paso de hablar es de Dani Alves, menudo bicho fichamos, el fichaje del siglo, qué dinero más bien pagado. Ya lo decía el Del Nido... yo no he visto tipo igual, con él el Barça es otra cosa, le sube un nivel. Sólo le he visto flojito esta temporada, que recuerde, en el partido contra el Almería, aunque de aquel partido sólo se salvo el rosarino...

 En resumen, me gustó mucho el partido, sin ser brillante, la presión arriba, los jugadores muy activos y, sobre todo, la movilidad, no se pedía el balón al pie, se buscaba, se presionaba muy arriba, y presionaban todos. Se ha hablado de exceso de confianza después del primer gol. La hemos visto en muchos partidos pero no en el de ayer. El equipo hizo su juego y fue ambicioso, pero no un ciclón. El primer gol no llegó tras un dominio avasallador del juego por parte del Barça sino en una recuperación en el campo rival, casi un contrapié. Después del gol no cambió mucho el panorama y no se perdió intensidad, insisto, el Barça no estaba dominando el partido como contra el Stuttgart, por poner el ejemplo más cercano en el tiempo, el planteamiento del partido con un centro del campo con mordiente y sin tanto toque, era otro. El equipo, con rotaciones y bajas importantes, fue sólido y jugó un partido muy serio. La segunda parte fue más floja, los chispazos de Messi y mucho cuerpo a cuerpo. El Zaragoza me sorprendió positivamente, tienen todavía desajustes en defensa, sobre todo, que les hacen vulnerables pero con la actitud y garra deayer, este equipo se tiene que salvar. Desde pequeña tengo simpatía por el Zaragoza así que les deseo lo mejor de aquí en adelante. Y esta tarde a ver cómo se da con el Osasuna en casa, espero descanso para Messi. El Barça no debe de tener problemas, tropezar en casa sería perder la Liga.


      

Tags: barça

Publicado por ananula @ 16:14  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios