Lunes, 01 de marzo de 2010
LIGA 09/10

         Barça  2   - Málaga 1        


Ayer en Estudio Estadio comentaron, como no, los partidos de la última jornada de Liga, como hacen siempre, y como casi todos los domingos, lo suelo ver porque los resúmenes de los partidos son más o menos amplios y casi por una costumbre vital adquirida a lo largo del tiempo. ¿He dicho alguna vez lo repelente que me resulta Juan Carlos Rivero? Cada día crece mi cariño hacia el tipo. Cualquiera que le siga en su trayectoria en los últimos años en televisión española no necesitará que le relate mis motivos... Desde los tiempos de El rondo y sucedáneos se empezó a soltar la melena y a evidenciar su madridismo. El que sea madridista no es ningún problema, forma parte de su libertad de pensamiento y expresión, yo con eso no me meto. Ahora bien, en Estudio Estadio, el ejerce de presentador y tiene a colaboradores e invitados para que opinen, su rol ha cambiado, ya no es el periodista forofo que debatía en los otros programas y ahora, a mi modesto entender, creo que debería mantener una actitud respetuosa y, en la medida de lo posible, objetiva. Está claro que no la mantiene. El hecho de que le dedique estas líneas viene motivado por la salida de tono –otra más, y esta ha colmado mi paciencia- del pasado domingo. En su presentación del programa y a modo de resumen de lo sucedido en la lucha por la cabeza de la Liga, no se le ocurre mejor cosa que soltar que los dos primeros de la clasificación han ganado de dos maneras muy distintas (hasta aquí bien), el Madrid goleando al Tenerife y el Barça sufriendo hasta el último minuto en el Camp Nou... ¿Es necesario dar un titular tan sesgado? Un Barça que dio un recital sobre el campo como el de ayer no creo que de lugar a ese comentario, sólo se le puede ocurrir a Juan Carlos Rivero que se dedicó, durante el resumen del partido del Barça, a lanzar pullitas, ni una palabra elogiosa al juego de los azulgranas... ¡en un partido impresionante! Esto no sería reseñable si cuando comentó el partido del Madrid no hubiera estado al borde del orgasmo cada vez que Cristiano tocaba el balón. Si en el partido del Barça se tapó y apenas comentó nada, ni la maravillosa jugada del segundo gol, en el partido del Madrid saltaba a la menor oportunidad a comentar las genialidades de los madrileños. El verá, poca credibilidad le va quedando con estas “cositas”.

          

Pero vamos sobre lo realmente interesante que es el partido del Barça. Hacía tiempo que no se veía un Barça tan bien orquestado, más teniendo en cuenta la cercanía en el tiempo de los dos horrorosos partidos en Madrid y Stuttgart. No entiendo muy bien qué ha podido cambiar entre aquellos y el partido del sábado. El martes estaban lentos, imprecisos y poco acertados individualmente. El sábado, juego rápido en uno o dos pases, precisión y actuaciones individuales brillantes. En otra entrada yo creo que comentaba mi preocupación por el estado de forma de la plantilla aunque, visto lo visto, parece que fuera más algo mental, en cuatro días no se pueden haber recuperado... Quizá el alto ritmo competitivo les puede haber ayudado, hay quienes sostienen que jugar entre semana puede venir mejor a los jugadores que las largas semanas de entrenamiento y de comerse el tarro... Lo que está claro es que la charla de Guardiola y la vuelta de Alves han supuesto una transformación y se ha vuelto a ver al Barça en su estilo. Brutal lo del brasileño, tras unas cuantas semanas fuera vuelve como una moto (GP) y sin acusar el no haber estado jugando. En el Barça hay unos cuantos imprescindibles, y él es uno de los más importantes. El problema que ha acusado el Barcelona en las últimas semanas ha sido la acumulación de bajas en una plantilla justita y sin demasiados refuerzos. Se lesionaron jugadores como Alves o Abidal que estaban en un momento espectacular (Abidal estaba en su mejor momento desde que llegó al Barça) y que tenían un papel clave en el juego del equipo, en la apertura del juego por las bandas y la creación de espacios, algo que ha quedado patente en los últimos partidos, demasiado obsesionado por el juego en el espacio central.

A destacar del partido la gran actuación de Xavi, que volvió a dominar el  juego como sabe (otro que volvía de una lesión y al que habíamos visto un poco fuera en los últimos partidos), un Messi hiperactivo y que volvió locos a los del Málaga (tras unos cuantos partidos bastante gris) y volvió a demostrar por qué es tan decisivo, un Iniesta inspirado que hace grande a cualquier equipo, el mentado Dani Alves y sus carreras banda arriba y banda abajo que agotan a los que le vemos desde el televisor y un Busquets aguerrido y concentrado, lejos del alocado y descolocado de los últimos partidos. Y voy a entrar con Ibrahimovic, porque resulta bastante fácil cuestionarle y compararle con E´too en los últimos tiempos y, bueno, porque ya he dicho que se ha convertido en uno de mis preferidos. En los dos últimos partidos se le vio muy perdido, pesado y poco activo, digamos que a imagen y semejanza del equipo. Ayer estuvo participativo, trabajador y concentrado. Cuando el equipo funciona él ha funcionado. Ayer no marcó (bueno, realmente si lo hizo aunque se lo anularon de forma poco acertada. Ibra tiene un problema, es muy grandullón y le pitan faltas por si acaso, como abulta tanto en cuanto hay una carga con un defensa, falta en ataque...) pero a mi me pareció que dio un recital de juego. Sólo le achaco una cosa, que hace habitualmente y no me gusta porque me parece que indica cierta desconcentración, y es que cae a menudo en fuera de juego, una cosa es jugar a romper la línea de la defensa, más en un equipo con tan buenos pasadores, otra es quedarse rezagado, y a mi me ha dado esa impresión. Pero vamos con los elogios. Ayer estuvo brillantísimo en su juego sin balón, abrió espacios, acompañó jugadas y se le vio mucho. Recuerdo un par de Messi (en las que me cabreéGui?o en las que se desmarcó de los defensas con gran habilidad y se colocó como opción de pase clara para el rosarino. Tiró una falta con potencia y colocación. Remató de cabeza con estilo aunque poca efectividad en un par de ocasiones, ganándole la partida a los defensas (no me detendré en lo plástico que es cuando salta). Luchó por balones difíciles que le pusieron sus compañeros (recuerdo una carrera hasta las vallas tras un obús que le lanzó Alves que de lejos se veía casi imposible –esto me ha recordado algo, otro día le dedicaré unas palabras a otro “periodista” que me cae tan bien como el Juan Carlos Rivero, Antonio Esteva, me ganó para siempre con sus bien pensadas opiniones sobre el villarato hace unas cuantas semanas- y el remate a lo Cruyff volador tras otro balón cerca de la portería). Ibra habría hecho un partido perfecto si hubiera marcado. Pero no lo hizo y eso es lo que se le pide a un delantero. Eso sí, ha marcado en dos partidos decisivos: contra el Madrid, y el del pasado martes en Stuttgart, que tampoco está mal. Recordando goles decisivos no me puedo olvidar de Pedro, poco que decir, no sólo derrochó efectividad sino un juego chisposo y una frescura que este equipo necesita mucho. Se ha ganado el puesto de titular. No sé qué le pasa a Henry. En los últimos partidos que ha hecho, salvando el del Stuttgart, no le he visto tan mal como lo han puesto en los medios, yo sí le he visto activo e incluso con ocasiones. Pero todo el mundo habla de que tiene la cabeza en otros lados y tal y cual... ignoro a qué se refieren (¿a la selección?) pero creo que todavía es un jugador importante para el equipo y que va a ayudar y mucho. El próximo partido el sábado en Almería, ¡qué siga el juego!

 Antes de terminar quiero comentar algo sobre el Madrid. Es impresionante su potencial goleador. Es impresionante la verticalidad de su juego. Y el más impresionante de todos es ese Higuaín que tiene una facilidad para el gol que yo hacía tiempo que no veía en un delantero. Si están bien (concentrados) se comerán a los franceses sin problemas.


Tags: barça

Publicado por ananula @ 18:28  | Deporte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios