Domingo, 13 de diciembre de 2009
     Ponyo  en  el  Acantilado  (2009)   


Ponyo en el Acantilado es la última película de Hayao Miyazaki. Nombrar a Miyazaki en el mundo de la animación son palabras mayores. Un director de culto que nos ha regalado maravillas como Mi Vecino Totoro o El viaje de Chihiro, sus dos películas más reconocidas. Ponyo en el Acantilado, es una adaptación libre de La Sirenita, y la vuelta de Miyazaki a la producción artesanal tras sus trabajos en digital, como El Viaje de Chihiro. De hecho Ponyo en el Acantilado es la película de animación con más fotogramas pintados a mano de la historia. Esto le confiere una apariencia muy especial, mágica. Los colores son apastelados con una amplia gama que le dan un toque de gran luminosidad y optimismo.



Ponyo en el Acantilado nos cuenta la historia de Sosuke, un niño de 5 años que vive en una pequeña ciudad costera. Una mañana mientras juega en la orilla del acantilado encuentra a un pequeño y curioso pez rojo que está atrapado en un tarro de cristal. Ese pez es Ponyo, la hija de un hechicero que trabaja en el fondo del mar, y que por curiosear de más se vé envuelta en las redes de un barco que limpiaba el lecho marino. La salva de su captura y a partir de ese momento se crea un vinculo de amistad que nunca se romperá. Pero el padre de Ponyo quiere recuperarla a pesar de que ella está decidida a ser humana y quedarse en el nuevo mundo que acaba de descubrir



En cuanto a la película, es mucho más infantil de lo que habían sido los último trabajos de Miyazaki. No hay una profundización psicológica en los personajes, todo es mucho más sencillo, una bonita historia para disfrutar. Se puede apreciar, sin embargo, algunos de los elementos habituales en la obra de Miyazaki y que forman parte de su sello: el gran mundo onírico que desarrolla, la denuncia ecologista, la poesía visual. Una delicioso película que bien puede servir para alegrar el día.             

           

Tags: miyazaki

Publicado por ananula @ 3:58  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios