Lunes, 25 de agosto de 2008

.:. THE STROKES - Reptilia .:.



En homenaje a Julian por su cumpleaños, dejo una de las mejores canciones de los Strokes, Reptilia. Bueno puede que parezca que exagero pero es mi opinión: una de las mejores canciones de la década de los ´00. Los solos de guitarra espectaculares, la voz desgañitada de Julian rompedora y, encima, el videoclip es maravilloso ¿qué más se puede pedir?


Reptilia - The Strokes


He seemed impressed by the way you came in.
"Tell us a story
I know you're not boring"

I was afraid that you would not insist.
"You sound so sleepy
just take this, now leave me"

I said please don't slow me down
If I'm going too fast
You're in a strange part of our town...

Yeah, the night's not over
You're not trying hard enough,
Our lives are changing lanes
You ran me off the road,
The wait is over
I'm now taking over,
You're no longer laughing
I'm not drowning fast enough.

Now every time that I look at myself
"I thought I told you
this world is not for you"

The room is on fire as she's fixing her hair
"you sound so angry
just calm down, you found me"

I said please don't slow me down
If I'm going too fast
You're in a strange part of our town...

Yeah, the night's not over
You're not trying hard enough,
Our lives are changing lanes
You ran me off the road,
The wait is over
I'm now taking over,
You're no longer laughing
I'm not drowning fast enough.


Tags: the strokes reptilia

Publicado por ananula @ 15:59  | Musica
Comentarios (0)  | Enviar
     :.:¡Feliz Cumpleaños Jules!:.:
                                                                
                 
                    
OMG se me ha pasado el cumpleaños de Julian Casablancas. Bueno no es que tenga su número de teléfono para dejarle un mensaje pero quería reseñarlo por aquí. Fue el pasado día 23. Y es que el grandioso Julian nos cumplió 30 añitos. Cifra redonda que merecía una celebración especial que espero que haya hecho con familia y amigos. Simplemente desde aquí desearle lo mejor y, sin presionar, que me muero de ganas de escuchar lo próximo de los Strokes. ¡Esperamos ansiosos esas nuevas canciones con las que nos deleitarás Jules! Está claro que sólo Julian me podía hacer volver a la cordura y romper el monopolio "phelpense" del blog que desde hace dos semanas se ha producido. Gozoso monopolio, dicho sea de paso. Pronto vuelvo con las recomendaciones musicales porque me falta sonido en este blog.

Tags: julian casablancas

Publicado por ananula @ 9:16  | Musica
Comentarios (1)  | Enviar
Y ¿qué hace Mike trasBeijing?


Parte 1  Domingo 24 agosto 2008

Pues tras correrse unas cuantas juergas por Portugal los dos últimos días, ayer Michael aterrizó en la capital de la pérfida Albión como una de las estrellas del evento que celebraba el relevo olímpico entre Pekín y Londres (me sale humo de las orejas de pensar cómo nos tangaron estas olimpiadas los británicos) y por allí apareció ante el clamor de las masas que lo jaleaban el espigado baltimoreño sonriente y muy guapo con una camisa negra y unos vaqueros que le quedaban maravillosamente bien.

            

            

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 5:02  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Y ¿qué hizo Mike por Beijing?


Parte 5  Miércoles 20 agosto 2008

Pues el miércoles 20 acto promocional con Omega, otro de sus patrocinadores, donde coincidió, entre otros con Ian Thorpe y Alexander Popov, a los que no les dolieron prendas para elogiar al de Baltimore. Como siempre, recopilación de fotos del evento, y video del mismo (que mola más verle en movimiento ¿verdad?) 

         

         

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 4:44  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Y ¿qué hizo Mike por Beijing?


Parte 4. Martes 18 agosto 2008

Hace unas entradas atrás comencé un "ciclo" para recopilar los movimientos de Michael por Pekín tras finalizar su competición. He pasado de ¿qué hace Michael por Beijing? a ¿Qué hizo Mike por Beijing? porque ya voló hacia Europa. Le tuvimos el viernes y sábado por Portugal de juerga y hoy ha estado en Londres, promocionando Londres 2012, no para el tio. Pero voy al tema que divago demasiado. Volvamos al día después del 8º Oro porque se me olvidaron un par de cosillas que sucedieron con el de Baltimore. Por el día fue a devolverles la visita a sus compatriotas del basket, que le habían ido ver competir unos días antes (a la final de los 200 mariposa y 4x200 libres). Y aqui tenemos las foticas del distendido y cordial encuentro tras el partido de los estadounidenses con Alemania:

        


 El día 18 por la noche, Michael acudió a los estudios al aire libre de la NBC del Today Show para ser entrevistados, como es habitual con las estrellas del deporte estadounidense. Por allí estuvo un buen rato conversando, estuvo acompañado por el gran Bob Bowman y otros nadadores estadounidenses como Aaron Peirsol. Unas chicas del público proclamaban su sueño olímpico: "Un beso de Michael Phelps" xD:

      

Y aqui los videos, imprescindibles, de nuestro Baltimoreño predilecto (soy pesada con lo de baltimoreño preferido, predilecto, etc. pero es que me gusta llamarle asíGui?o :
 



Tags: michael phelps

Publicado por ananula @ 4:15  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
PHELPS Beijing 08 - .:Imágenes de Oro:.


Muy bonito les quedó a los de TVE este resumen en imágenes de la gesta de Michael Phelps. Preciosa la imagen con la que abren de Michael saliendo de la piscina, ains:

        

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 1:06  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 24 de agosto de 2008
     Gomaespuma y la Dieta de Phelps

El pasado día 21 a los de Gomaespuma les dio por analizar la dieta de Michael, así empíricamente, en su programa en TVE, Pasando Olímpicamente, casi me parto xD


          

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:42  | Michael Phelps
Comentarios (2)  | Enviar
Michael Phelps - Entrevista para TVE (integra)

Nos han hecho esperar un porrón de días para darnos esta ración tan escasita de nuestro Baltimoreño predilecto, pero bueno, no nos vamos a quejar, peor habría sido que ni lo hubieran entrevistado ni nada de nada xD. Por lo que contó Lourdes García Campos al Ernest Rivera (con la emoción debió de ser) se le olvidó ponerle el micrófono a Michael y perdieron 2 minutos de los 5 que tenían para entrevistarle   anda que.... Por cierto coincido con dos cosas con Lourdes García Campos, primero, en el comentario a reseñar sobre la exhibición abdominal phelpense aunque estemos acostumbradas a eso y a más, nunca está de sobra y siempre se agradece; segundo, yo también quiero nacionalizarme en ese país llamado Michael Phelps, situado en el número 9 del medallero, tiene toda la pinta de ser un país maravilloso 

        

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:20  | Michael Phelps
Comentarios (4)  | Enviar
S?bado, 23 de agosto de 2008
La Calle Habla sobre la portada de SI ¿Phelps o Spitz?


El pueblo reclama más abdominales y menos medallas xDD y prefieren a Spitz...

  

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 2:05  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 22 de agosto de 2008
JLO hace de menos a Phelps

 

Jennifer López no está dispuesta a que el héroe de Pekín, Michael Phelps, le robe el protagonismo ni en plenos Juegos Olímpicos. La cantante y actriz estadounidense ninguneó a Phelps tras participar en el programa de televisión 'Good Morning America'. La mujer del también cantante Mark Anthony habló fuera de cámara sobre Michael Phelps y lo ninguneó refiriéndose a él como "el nadador ese".  Y es que López está preparándose de forma intensa para participar en un triatlón de Malibú el próximo 14 de septiembre y parece ser que las ocho medallas de Phelps  le estaban restando atención a su "gran" reto. Madre mía, el egocentrismo de esta mujer no tiene límites... De todas formas, que esté tranquila que en unas semanas ya nadie se acordará de Phelps.

        

Fuente: mundodeportivo.es


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:58  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
    Mike escribirá un libro
                                 Contando las claves de su éxito

     

El nadador estadounidense Michael Phelps escribirá una libro en el que contará cómo hizo para ganar las ocho medallas de oro conseguidas en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, una hazaña que lo ha convertido en el deportista olímpico más exitoso de todos los tiempos.

El libro se titulará "Hecho para triunfar" y saldrá a la venta el próximo diciembre, según anunció hoy la editorial Free Preess, una división de Simon & Schuster.

En él, el deportista de 23 años, quien tiene siete records mundiales, contará algunos secretos de cómo entrena y cómo compite, además de otros aspectos personales, como haber crecido con una madre soltera y haber sido diagnosticado con desorden de déficit de atención
.

Fuente: elfinanciero.com

Tags: michael phelps

Publicado por ananula @ 21:46  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
COLUMNA OPINIÓN AS

   "Phelps, ejemplo de superación"


Me ha gustado mucho esta opinión escrita en el diario AS por Juan Moreno, de Huelva. Creo que expresa de forma perfecta lo que mucha gente ha sentido al ver competir a Michael en estos Juegos Olímpicos:


Juan Moreno | 22/08/2008

Aún no puedo creerlo: ¡menudo subidón de adrenalina! Y eso que esto a mí ni me va ni me viene; es decir, sólo soy un simple aficionado que ni entiende de natación ni pretende entender. Tan sólo veo y disfruto. Disfruto de una forma especial porque veo en la natación un gran ejemplo de esfuerzo, de motivación, de concentración, de superación constante.

Ver a los nadadores luchar contra los elementos me estimula para ser mejor y superarme en el día a día. Por eso me apasiona tanto la natación. Y viendo la última carrera de Michael Phelps en su intento de conseguir ocho medallas de oro, me emocioné. Había más dudas y preguntas de lo que uno se puede imaginar. Eran los 4 x 100 metros, y uno se preguntaba: ¿le fallará el equipo?, ¿le podrá la presión de saber que todos le miran a él o, por el contrario, sentirá menos presión y la compartirá con sus compañeros? ¿Hará mella el cansancio o la discutida séptima medalla que muchos dicen que no debió ganar?

EE UU no empezó bien, pero Michael saltó al agua en su relevo y medio mundo era entonces estadounidense. No tengo una simpatía especial por este país, pero salté y grité come on, Michael! porque todos queríamos que lograse su magnífico reto. Nos gusta la superación, nos gusta pensar que con esfuerzo todos podemos lograr lo que nos propongamos. Como Michael, ¡qué grande! Menudo subidón.

Muchas gracias a AS y enhorabuena por su labor.

Fuente: As.com

Tags: michael phelps

Publicado por ananula @ 21:34
Comentarios (1)  | Enviar
Versiones alternativas de la portada de Sports Illustrated


Hay que ver el manejo que tiene la peña con el photoshop. Están hechos unos artistas :

          
         

Fuente: prettyontheoutside.com

Publicado por ananula @ 21:22
Comentarios (0)  | Enviar
Entrevista con Michael en MARCA:

"No Quiero Olvidar por nada del mundo todo lo que ha pasado aquí"



Michael Phelos subió ocho veces al podio del CUbo de Agua para recoger otras tantas medallas de oro, una gesta que le ha convertido en el deportista más exitoso de la historia de los Juegos Olímpicos. En este reportaje el nadador estadounidense escenifica la imagen más perseguida, la suya con sus ocho medallas al cuello.



ALISON CROMBIE

En una calle tradicional china, alejada de las instalaciones olímpicas, Michael Phelps posa para la foto que se recordará durante décadas: su torso desnudo con las ocho medallas de oro conquistadas en Pekín. El escenario es el Palacio del Príncipe Jun, que acoge durante los Juegos el Centro de Reunión para los Olímpicos. Pero no cualquier deportista olímpico tiene acceso: sólo los que han hecho historia en ediciones precedentes son bien recibidos. Una de las salas de reunión del Palacio del Príncipe Jun fue transformado en un estudio fotográfico, lleno de focos y paneles, para captar un momento histórico.

Cuando llega Phelps con un reducido grupo de acompañantes, parece relajado. Viste unos pantalones piratas azules, una camiseta amarilla y azul, chanclas y una forra de baloncesto azul. Ofrece la imagen de cualquier otro muchacho estadounidense, amante del hip hop, hasta que cambia s ropa de calle para la sesión fotográfica. Con su ya famoso bañador Speedo y sus medallas cayendo sobre su pecho está claro que estamos en presencia de un nuevo miembro de la realeza olímpica.

Phelps se presta de buen grado a todas las indicaciones del fotógrafo Al Bello cuando éste comienza su trabajo. Su madre, Debbie, estaba presente, como a lo largo de toda la competición de natación. Asiste orgullosa a la sesión. Michael comenta que la nohe anterior "fue muy larga". Le recibieron con una alfombra roja en un club nocturno pekinés donde sólo se sevían bebidas energéticas, que le ayudan a afrontar otro día con una agenda apretadísima, en la que también se incluye un encuentro con patrocinadores y una rueda de prensa.

Mira de vez en cuando al teléfono móvil de su madre, que constantemente se ilumina y avisa."¡He recibido 1.500 mensakes esta mañana y ayer llegaron 3.000!" exclama perplejo por el nivel de interes que ha despertado. ¿De qué se extraña?

ALISON CROMBIE: Felicidades por su éxito ¿Cómo se siente?

Michael Phelps: Muchas gracias. Estoy cansado pero me siento muy aliviado. ¡Estoy deseando relajarme y marcharme a una plata en cualquier sitio!

A.C.: ¿Ya es consciente de lo que ha protagonizado?

M.P.: Bueno, es algo que lleva su tiempo. Desde hablar con el presidente Bush, reunirme con Kobe Bryant, o el enorme volumen de llamadas que he recibido, mensajes y e-mails. Es realmente asombroso el apoyo y la reacción de la población china por donde quiera que vaya, ha sido increíble... Estoy un poco sobrepasado por todo esto, pero intento vivir a fondo cada minuto.

A.C.: ¿Cuál fue el momento estelar, el más emotivo en los Juegos?

M.P.: Ha habido muchos, desde ver a mi madre y mis hermanas en las gradas hasta la victoria en el relevo de 4xq00 metros libre con la increíble carrera de Jason Lezak o la última medalla de oro del pasado domingo junto con mis compañeros...¿Cómo elegir uno sólo? Ha habido tantos y tanta gente a a que dar las gracias...

A.C.: ¿Y qué está deseando hacer una vez abandone Pekín?

M.P.: Estoy ansioso de tener unos momentos de tranquilidad junto con mi familia, ver a mis amigos, quizá jugar un poco al golf y salir a pasear con mi perro, Herman, y también jugar con los últimos videojuegos que han salido al mercado ¡Ah, y también estoy deseando ir a algún partido de los Ravens (el equipo de beisbol de Baltimore) este otoño! Quiero solamente relajarme un poco antes de volver a los entrenamientos en enero próximo.



Phelps ha guardado con cuidado cada bañador, cada gorro, cada par de gafas que utilizó durante los nueve mágicos días vividos en el Cubo de Agua. "Ha habido momentos que nunca olvidaré" insiste. "He intentado vivir intensamente cada momento en cada prueba individual, cada instante en compañia de mis compañeros de equipos y recordarlos. No quiero por nada del mundo olvidar todo lo que ha pasado aquí".

  

Fuente: Diario marca

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:03  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
            Camisetas  a lo Phelps

         

La 'fiebre Phelps', que estos días es la figura más cotizada en todos los programas televisivos estadounidenses y por el que se pegan las principales empresas para que sea su icono publicitario, también ha llegado al mundo del 'merchandising'. Avispados empresarios ya han encontrado la manera de que cualquier ciudadano de a pie pueda colgarse al cuello las ocho oros de Phelps en Pekín, y han creado una camiseta que simula las ocho preseas colgadas al cuello.

Fuente: marca.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 0:17  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 21 de agosto de 2008
Lio con Phelps, Spitz, Owen y Hitler en la Televisión Venezolana

¡Madre mía! una de las cagadas (con perdón) más mayusculas de la historia de las retransmisiones deportivas xDDDDDD hilarante 

         

MADRID.- Frecuente es que presentadores o comentaristas de televisión cometan pequeños errores al recordar algunos datos históricos. Errar es humano, dicen. Pero lo de Willie Oviedo, comentarista de Televisora Venezolana Social (TVes), la nueva estación de televisión de servicio público tras el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV), es otra cosa. El baile de fechas y nombres que protagonizó durante una de las pruebas de natación en Pekín ya es todo un 'hit' en la Red.

No es para menos. Va a comenzar la prueba, Michael Phelps está preparado en la calle número siete y, en ese momento, el periodista se hace un lío con Michael Phelps, Mark Spitz, los Juegos Olímpicos de Múnich, los de Berlín, Jesse Owens y Adolf Hitler. Casi nada.

"Jamás en unos Juegos Olímpicos, ningún mortal, ningún ser viviente ha podido colgarse la cifra de ocho medallas doradas. Únicamente lo logró Michael Phelps en los Olímpicos de Múnich del año de 1972. Allá en la Alemania de Hitler, donde ni siquiera él mismo quiso darle las medallas", dijo.

En primer lugar, confunde a Michael Phelps con Mark Spitz, el norteamericano que alcanzó los siete oros en los Juegos de Múnich de 1972. Luego, confunde las pruebas muniquesas con las de Berlín de 1936, donde ahora sí, Adolf Hitler -en el 72 ya había pasado a mejor vida- se negó a entregar los cuatro galardones que había logrado el atleta afroamericano Jesse Owens, no Spitz ni mucho menos Phelps.

Fuente: ELMUNDO.ES

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 23:35  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
Entrevista con Bob Bowman. Cómo descubrió a Phelps


   

Por Julian Linden
PEKIN (Reuters) - Cuando Bob Bowman conoció a Michael Phelps supo al instante que había descubierto un nadador especial, el que todo entrenador sueña tener.

En ese entonces, Phelps sólo tenía 11 años, pero Bowman estaba tan emocionado por su increíble condición atlética y talento sin explotar, que no pudo dormir esa noche.

"Era tan rápido que debía correr con nadadores de mayor edad, y debido a que era su nuevo entrenador quería impresionarlos y hacerlos pensar que era exigente, les di un programa de entrenamiento extremadamente difícil," dijo el miércoles Bowman a un selecto grupo de periodistas, antes de revelar algunos de los métodos que usó para entrenar al deportista olímpico más exitoso de todos los tiempos.

"Michael era el más joven, por eso le permitía regresar a la línea, pero al final de la práctica, en la parte más complicada de la sesión de entrenamiento, vi un pequeño gorro que se movía arriba, y nadaba una y otra vez hacia adelante de la línea."Fue asombroso, nunca vi algo parecido, cuando regresé a casa esa noche no pude dormir, estaba muy emocionado, pero por supuesto que no le hable sobre esto," contó.

La emoción de Bowman se fue apaciguando cuando se dio cuenta que necesitaba mejorar sus propias habilidades como entrenador y crear nuevas maneras para obtener lo mejor del joven atleta.Empezó por aumentar sus cargas de trabajo en los entrenamientos. Phelps cumplió sin esfuerzo cada tarea que le asignó. En una ocasión durante las vacaciones escolares, Bowman extendió sus sesiones de entrenamiento y la hizo lo más exigente posible. Apenas terminó, Phelps salió de la piscina y comenzó a lanzar agua a unas chicas del club. "Cuando le llamé la atención para hacer que se concentre, le dije: deberías estar cansado, es la práctica más difícil de todas las que has hecho," continuó."Nunca lo olvidaré, me miró fijamente y dijo 'yo no me canso', así que la transformé en mi meta, ver si conseguía que se canse," añadió.

El primer año que Bowman entrenó a Phelps en el norte de Baltimore, le pidió que elija sus tres carreras favoritas y que le indique los tiempos que quería conseguir en cada una, como objetivo para el año."El tenía apenas 11 años, pero seis meses después nadó los tiempos exactos, para el centésimo de segundo," dijo Bowman."No se si es posible, pero es verdad," aseguró. "Siempre tuvo una buena intuición para descubrir dónde quiere llegar y cómo hacer para lograrlo," comentó.

Bowman comenzó a plantear retos inauditos a su pupilo y prepararlo así para el futuro.Todo el trabajo dio sus frutos en Pekín. Phelps debió nadar 17 carreras en nueve días para ganar sus ocho medallas de oro en los Juegos Olímpicos, nada comparado con las 21 carreras que Bowman le hizo correr en tres días, cuando tenía 13 años. Ese mismo año, cuando Phelps estaba compitiendo en su primer torneo nacional juvenil en Estados Unidos, Bowman se percató de que había dejado sus gafas protectoras justo antes de caminar hacia las plataformas."Lo vi sentado en el área de nuestro equipo, pude llevárselos, pero decidí guardarlos y ver qué hacía," contó Bowman. Entonces, nadó y ganó la carrera sin las gafas, tal como hizo aquí en los (200 metros) mariposa cuando se le llenaron de agua.

Nadie ganó ocho medallas en un sólo evento olímpico antes de que Phelps dominara la natación en Pekín. Pocos creyeron que lo haría, pero el hombre que mejor lo conoce, nunca dudó de él. "Siempre busqué la manera de hacerle enfrentar y superar la adversidad en torneos o en prácticas," señaló Bowman."Mientras más alto es el nivel de presión, mejor es la actuación de Michael. Cuando las expectativas son mayores, más se relaja. Por eso es el más grande," concluyó.

Fuente: reuters


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 15:01  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
MICHAEL NO SUPERARÁ SU RÉCORD

     

Según lo previsto, Michael no intentará superara los 8 oros. Que la gente no guarda el sentido de la proporción, que no ha ganado 8 medallas sin quitarse la gorra, que se lo ha currado mucho y ha hecho esfuerzos bestiales que, es comprensible, que no quiera repetir tal nivel de sacrificio personal. Ocho oros ya es una marca suficientemente estratosférica.
Miércoles 20 de Agosto de 2008
PEKIN.- El entrenador Michael Phelps ha renunciado a mejorar el récord de ocho medallas doradas que logró el nadador en un mismo Juego Olímpico.

Bob Bowman dijo que Phelps ha elevado tanto su nivel que será prácticamente imposible que alguien rompa el récord que consiguió en Beijing.Phelps ya se comprometió para cuatro años más de entrenamiento con el objetivo de competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero Bowman aseguró que planean un programa menos exigente para la próxima ocasión.

"Es imposible para cualquiera superarlo si no tiene el programa que mantenemos", dijo el lunes Bowman a Reuters en una entrevista.
"Fue un logro especial y no buscamos repetirlo. Intentaremos encontrar nuevas metas. Creo que es una marca muy alta en cuanto al número total de medallas", añadió Bowman, de 43 años. Dijo que Phelps quería probar en estilo espalda y en los 100 metros libre, luego de romper su propio récord mundial en los 200 metros durante los Juegos Olímpicos de Pekín.

Descartó cualquier pensamiento acerca de perseguir el récord mundial que ostenta el retirado nadador australiano Ian Thorpe en los 400 metros. "Pienso que unos 100 metros más veloces le ayudaría a ser más rápido en los 200, eso encajaría con lo que estamos haciendo, no tenemos intenciones de ir hacia arriba", aseguró Bowman."Pienso que tiene metas para trabajar y cosas que son emocionantes y nuevas para él", agregó.

Fuente :Reuters





Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 14:37  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Thorpe y Popov se rinden ante Phelps

        

Alexander Popov e Ian Thorpe, nadadores que marcaron distintas épocas, se rindieron ante la grandeza adquirida por Michael Phelps en Pekín, donde ha conquistado ocho medallas de oro, algo jamás logrado en la historia de los Juegos.

Thorpe, de 26 años y natural de Sydney, obtuvo cinco oros. Algo sin precedentes en la historia del deporte de su país. Sin embargo, no dudó en reconocer los méritos de Phelps, calificándolos de "hazaña prácticamente irrepetible". De similar contundencia fue el reconocimiento del ruso Popov, de 37 años, que ganó 50 y 100 m. en los Juegos de Barcelona'92 y de Atlanta'96. "Lo que Phelps ha hecho ha sido increíble. Estos Juegos serán recordados por él, que ha sido la estrella de esta competición", apuntó Popov, que no dudó en responder que en una competición entre los tres "ganaría Phelps".

El estadounidense, que ha rebasado la mítica marca de Mark Spitz, se sintió "feliz y halagado", por las valoraciones de sus compañeros. El 'tiburón' de Baltimore reconoció que había habido "mucha expectación en cuanto a mi papel aquí. Todo estaba pendiente y centrado en esto", añadió Phelps, que destacó el trabajo de todo el equipo estadounidense. Ahora desea volver a entrenarse en su club, el North Baltimore Aquatic Club, donde empezó, tras haberlo hecho en los últimos cuatro años en la Universidad de Michigan. Todo depende de si llega a un acuerdo con su club para comprar la piscina a medias con su entrenador Bob Bowman.

Fuente: mundodeportivo.es


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 14:11  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Michael Phelps - Entrevista para TVE (cacho)


Bueno que hemos estado aqui pendientes todo el día de la dichosa entrevista y al final sólo han echado un brevísimo corte en el Conexión Pekín al final de todo ¡qué frustrante! bueno el domingo han dicho que la emiten íntegra. De paso, podían poner subtitulos y quitar el doblaje con la voz ¡queremos oir la voz de Michael! Por cierto, que no se ha animado a decir algo en español...

          

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 0:34  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
Mi?rcoles, 20 de agosto de 2008
Desayuna con Kellogg´s

Ya "estamos" acaparando contratos publicitarios. El tirón de Michael entre los jovenzuelos es enorme, asi que ahora todos a desayunar Corn Flakes (¿he dicho que son mis preferidos? xD Una pena que no exporten el diseño a España.
     

Publicado por ananula @ 16:54
Comentarios (0)  | Enviar
Y ¿qué hace Mike por Beijing?

Parte 3. Martes 19 agosto 2008



¿Y el martes descansó? Pues va a ser que no. A pesar de lo que pueda sugerir la foto . Más compromisos publicitarios. Estos me gustaron más porque lució torso lol. En el Speedo Athelete Media Day, estuvo acompañado por otros nadadores estrella: Katie Hoff (que malos Juegos Olímpicos ha hecho), Natalie Coughlin (que se va a tomar un año sabático para, entre otras cosas, casarse), Stephanie Rice (esta chica que vuelve locos a los chicos, y que se arrima más de lo necesario a Phelps), Ryan Lochte, Eamon Sullivan, Grant Hackett (otro que se dio el batacazo)


        

Por cierto, creo que voy a reconciliarme con TVE, después de esta desastrosa cobertura de los Juegos en muchos aspectos..habrá que darles una segunda oportunidad  ¿qué por qué tanta generosidad de mi parte (lol)? pues porque, atención, atención.... ¡MAÑANA ENTREVISTAN A MICHAEL PHELPS! SIIIIIIIIII xDD Increíble pero cierto. A ver que entrevista le hacen, quién se la hace y cuánto dura, pero el hecho en sí ya es macro emocionante. El Sr. Phelps dirijiéndose a nosotros, oh humildes españolitos de a pie xD. Como diga alguna palabra en español, en plan "hola!" o similares, me puedo morir del gusto xD. En fin que tampoco me quiero emocionar demasiado que me pierdo...Así que mañana conectad con los telediarios y sobre todo con Conexión Pekín, se perfila una muuuy buena jornada .

        


Y se volvió a tirar a la piscina, en otro compromiso de VISA en el Hotel Hilton. Aqui hasta recogió un talón de 50.000 dólares para un proyecto formativo para nadadores en EE.UU.. En estos días se va a cansar de recoger talones, propios y ajenos, se va a forrar.





Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 3:46  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Y ¿qué hace Mike por Beijing?

Parte 2. Lunes 18 agosto 2008

El día de la resaca dorada comenzó también fue ajetreado para el Baltimoreño. Rueda de prensa patrocinada por VISA, para alegría de la empresa de las tarjetas de crédito que habrá visto hoy su logo detrás del héroe del deporte mundial, en todos los telediarios del planeta. Mejor publicidad imposible. 

       

No ha sido la única cita del día. Hemos visto a Michael en otro compromiso con otro patrocinador, McDonalds, en este caso dentro del programa en el que Mike participa para promover el deporte entre los más jóvenes. Después de difundirse durante la competición la dieta diaria de Michael (de más de 10.000 calorías), los del McDonalds se frotan las manos:


      

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 3:03  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Y ¿qué hace Mike por Beijing?

Parte 1. Domingo Noche

Mientras los períodicos de medio mundo siguen dedicándole titulares y páginas a cientos cada día (y lo que te rondaré moreno), ¿que es lo que hace Michael? ¿dónde se ha metido? ¿de merecido descanso?. Pues descansar, descansar, lo que se dice descansar... no. No se mete las maratones piscineras de la semana pasada pero no para de acto promocional en acto promocional. Vale comparado con lo de la semana anterior se está rascando la barriga a cuatro manos, pero ha comenzado otra maratón, mediática esta. El día 17, tras conseguir la octava medalla, por la noche se fue de cena, cena organizada por la marca Speedo. Allí cenó con su mamá y sus hermanas. Que le gusta ponerse gorritas de esas xD:

 

           


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 2:39  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 19 de agosto de 2008
Phelps arrasa en audiencia en EE.UU.

SEGUIDO POR 31 MILLONES DE ESPECTADORES


Phelps se acerca al récord histórico de audiencia de 'Las chicas de oro'

 18/08/2008 REUTERS

LOS ANGELES.- El nadador norteamericano Michael Phelps ha marcado un hito en los Juegos Olímpicos, con ocho medallas de oro, y en la NCB congregando a una audiencia no superada en 18 años. La emisión de la carrera de la competición en la que participaba Phelps el pasado sábado, fue seguida por un promedio de 31,1 millones de espectadores, una cifra que supone la mayor audiencia en un sábado por la noche después de un episodio de 'Las chicas de oro' que fue visto por 31,4 millones de espectadores en febrero de 1990.

Gracias al éxito obtenido, irónicamente, la cadena se ha lamentado de que el nadador sólo participe cada cuatro años. (xD al final le salió más que rentable a la NBC poner las finales de mañana) El pasado sábado, el deportista de 23 años de Baltimore, ayudó al equipo americano de natación a conseguir un tiempo récord en la prueba de los 400 metros y este oro supuso la decimocuarta medalla que obtiene Phelps a lo largo de su carrera y la octava de los Juegos Olímpicos.

La victoria también fue el mayor número de metales jamás conseguido en los Juegos Olímpicos, superando las siete medallas conseguidas en 1972 por el nadador Mark Spitz

Fuente: elmundo.es


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 22:54  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

Una estrella la NFL reta a Phelps...y dice que le va a ganar

Cómo se van las cabezas, madre mía xD



OCHO CINCO’ JOHNSON LO DIJO EN LA TELEVISIÓN ESTADOUNIDENSE

Una estrella de la NFL reta a Phelps… y dice que le va a ganar

Por ENRIC CORBELLA
Chad 'Ocho Cinco' Johnson, jugador de los Bengals de la NFL, ha retado a Michael Phelps (ganador de 8 medallas de oro en Pekín) a una carrera de natación

El 'wide receiver' de la franquicia de Cincinnati utilizó el programa 'Pardon the interruption' de la cadena estadounidense ESPN para proponer el reto al ya legendario 'Tiburón de Baltimore', e incluso se aventuró a pronosticar que le iba a ganar.

Johnson se atrevió a proclamar a los cuatro vientos que Phelps se colgó los ocho oro en los Juegos Olímpicos de Pekín porque no tiene competencia, y que él se la puede ofrecer (dijo que fue tres veces campeón de natación de su instituto...)."De donde yo soy, Liberty City, conozco a varios que podría ganar a Michael Phelps ahora mismo... y yo soy uno de ellos", sentenció Chad Johnson


        

De momento el gran Michael Phelps no ha recogido el guante lanzado por la estrella de la NFL.

Fuente: marca.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 22:42  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
   Phelps en la prensa Española






Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:44  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

Crónica El País. DIEGO TORRES

    "Ha sido divertido"


Diego Torres, 18/8/08

Michael Phelps se secó el agua, se colgó el octavo oro y, en pleno delirio de felicidad, escaló las gradas hasta donde estaba Debbie, su madre, regordeta, y sus hermanas, Hilary y Whitney. Entre las tres, hace 16 años, lo llevaron a una piscina por primera vez. Ahora él emergía del agua como el gran tiburón blanco de los Juegos de Pekín, en el paroxismo de la gloria olímpica. Abrazados, los cuatro rompieron a llorar con desgarro.

El chico de los suburbios de Maryland, el hijo de los hillbillys que emigraron desde los Apalaches hasta la gran ciudad, había soñado toda su vida con seguir los pasos de Mark Spitz, el héroe olímpico de 1972. Spitz consiguió nueve medallas de oro en dos Juegos sucesivos (dos y siete). Phelps acababa de ganar su oro número 14 y la mente se le nublaba en un torrente de imágenes atropelladas. "Me acordé de una profesora de literatura inglesa", confesó, "que me dijo que yo no triunfaría en la vida".

A sus 23 años, casi sin saberlo, en Pekín, en el aislamiento aséptico del Cubo del Agua, Phelps se despidió de la primera parte de la juventud. "Todo lo que nos propusimos con mi técnico, Bob Bowman, lo conseguimos", dijo; "quisimos hacer mis mejores tiempos y ganar las ocho finales. Aquí he podido hacer realidad todos los sueños. Ha sido divertido. Desde los trials, he pasado los dos meses más divertidos de mi vida. Vivir en la Villa Olímpica fue grandioso. He podido conocer a Federer, a Nowitzki y a Nadal".

Phelps exhibió una mirada sombría. "No sé realmente cómo me siento en este momento", dijo; "hay tantas emociones y tanta excitación que tengo ganas de estar con mi mamá". "Me llevo cada gorro, cada par de gafas, cada bañador, todos los recuerdos que puedo", añadió; "mis mejores recuerdos corresponden a mis momentos fuera de la piscina, con mis compañeros. Ahora mismo veo cada una de las carreras. Cada instante. No quiero olvidarme de nada de lo que me ha pasado".

El héroe habló como si supiera que el olvido equivale a la muerte. Acto seguido, como intentando olvidarse del olvido, pasó a señalar que su empeño es hacer con la natación lo que Tiger Woods hizo con el golf: un deporte popular. "Si no hubiera sido nadador, habría vivido en el mundo real", admitió; "con un trabajo normal en el que probablemente no daría la talla. Como nadador, creo que he puesto a este deporte en otra órbita, al menos en Estados Unidos. Me han dicho que en el estadio de los Ravens 70.000 personas vieron la final del relevo. He escuchado que hicieron un anuncio en el de los Yankees cuando gané los 100 mariposa. Ha sido una locura". Sobre su futuro en las piscinas, observó que no tiene claro el programa hasta Londres 2012: "Me gustaría acortar el repertorio y dedicarme a las carreras de 100 metros", reconoció; "pero Bob [Bowman, su entrenador y descubridor] no está muy entusiasmado".

¡Qué grande es Bowman! xD

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:51  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Michael Phelps  El 8 ya no sólo es el número de la suerte en China, es el mío”

 

 

EL DE BALTIMORE SONRIÓ CUANDO LE PREGUNTARON SI ERA EL MEJOR NADADOR DE MARTE, COMO HABÍA DICHO MARK SPITZ

 

Llegó 1h.35 minutos tarde a la sala de prensa del MPC pero, todo y así, recibió una cálida ovación por parte de los centenares de periodistas allí congregados. No cabe duda que Michael Phelps ya es el héroe de   los Juegos de Pekín. Esto fue lo que dijo: “Me siento exhausto por el esfuerzo realizado pero, a la vez, estoy feliz. He alcanzado mi sueño. No ha sido fácil porque tenían que confluir todas las circunstancias favorables. En los próximos días trataré de digerir lo ocurrido, que ha sido mucho. Hay demasiadas imágenes en mi cabeza, momentos inolvidables que nunca olvidaré, gente a la que debo mucho, como mis compañeros de equipo, mi madre, mi familia, mi entrenador Bob, mis fans...”

 

El de Baltimore que no se quedará a la ceremonia de clausura –regresará a su país el 21 porque ha de cumplir con los contratos comerciales, reconoció: “volveré a casa y me tomaré unas vacaciones. Necesito  descansar y ver a mis amigos”. Residir en la Villa Olímpica, junto al resto de deportistas, le produjo una honda satisfacción: “Tuve la ocasión de conversar con Rafa Nadal y también de seguir alguno de sus partidos. Es extraordinario. También estuve con varios atletas... Es una experiencia irrepetible”. Mark Spitz se definió recientemente ante el mejor nadador del mundo y situó a Phelps en la órbita de Marte. El ocho veces medallista de oro en Pekín sonrió: “Bueno, agradezco esas palabras. Es un honor. Lo cierto es que los récords están para ser batidos pero, en fin, creo que yo también pertenezco a este mundo”. Apenas tuvo tiempo de estar con su madre “más que 30 segundos, al finalizar el 4x100 estilo. Cuando la vea, le daré un gran abrazo. Tengo unas ganas enorme de encontrarme con ella. Necesitamos conversar, compartir experiencias, explicarnos lo que ha ocurrido aquí, en Chinas”. La ceremonia de apertura fue el 8 del 8 de 2008 y ese número también le ha traído suerte al estadounidense: “Pues sí... Ya no sólo es el número de la suerte en China. También es el mío. No sé si en otras circunstancias sería posible repetir lo que ha conseguido. He entrenado mucho para llegar hasta aquí. Alguna vez me enfadé con Bob (su entrenador) pero él me dijo: mira, estos es como poner dinero en un banco. Cuando lo saques, habrá más. Y eso es lo que hice. En realidad, creo que he sacado hasta el último dólar. Dentro de un tiempo, volveremos a invertir...” (bromeóGui?o. Entre sus planes figura participar en los Campeonatos del Mundo del año próximo en Roma: “Sí... Mi madre le ha cogido gustillo a viajar y quiere ir a Italia así que tendré que prepararme”. Reconoció que en las semifinales de los 100 mariposa lo pasó realmente mal: “Pensé, Dios mío, esto es muy duro”. Concluyó con su visión sobre los Juegos: “No quiero olvidar nada de lo que he vivido. Son experiencias que siempre me acompañarán”.


Fuente: Sport.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:00  | Michael Phelps
Comentarios (3)  | Enviar
CRÓNICAS EL PAÍS. Diego Torres

 "Perfección Mágica"


Diego Torres. Pekín 18/8/08

La tecnología y la bioquímica ayudaron a Michael Phelps a superar el tránsito más audaz de la historia del olimpismo. Sólo los deportistas, algunos funcionarios y los técnicos autorizados pudieron ver lo que ocurría en el rincón que el equipo de Estados Unidos ocupó en el subsuelo del Cubo del Agua. Allí había médicos que constantemente tomaban muestras de sangre y orina, camillas con decenas de masajistas y compartimentos para uso exclusivo de cada nadador. En los compartimentos se ordenaban pastillas relajantes, píldoras reconstituyentes y varias botellas con líquidos sin etiquetar que cada uno ingería según su agenda. En un costado destacaba un grupo de bañeras cubiertas, como una especie de neveras circulares, alimentadas con un generador eléctrico independiente.

En una de estas neveras permaneció Phelps muchas de las horas que pasó en Pekín. Como Walt Disney. Metido hasta el cuello en agua helada, encapsulado, sacando la cabeza por un orificio. El dolor del frío se compensó con el efecto regenerador en sus músculos. Phelps sobrellevó la extenuante rutina de competición (17 carreras en nueve días para totalizar 3.300 metros en 31m 14,3s) con una disciplina paralela de recuperación física. De este modo, y ayudado por un organismo privilegiado, fue capaz de nadar cada una de las pruebas sobrellevando los efectos del desgaste.

Ayer nadó por última vez, batió con Estados Unidos el récord mundial de 4x100 metros estilos y pasó su 40º control antidopaje desde junio. Dio por inauguradas sus vacaciones y no pasó por el hielo. Ayer, no. Dijo que ansiaba volver a Baltimore, a su barrio de Whiteford, a su pizza, con sus amigos de siempre, los del colegio. Lo hará con el cargamento de oro más grande de la historia olímpica.

Phelps se inscribió en ocho pruebas y ganó ocho oros dando a su epopeya una apariencia de sencillez y liberalidad. En su lucha contra el tiempo, encontró obstáculos que parecían insalvables y siempre los superó con clase. Le dio a cada carrera su ritmo. Hizo que lo inconcebible pareciera fácil. Al cabo de su jornada, los cronómetros, el agua y hasta los nadadores que le retaban dieron la impresión de plegarse a su mundo.

Hasta la última carrera, Phelps hizo que su objetivo pareciera inevitable. La realidad fue bien distinta. Estados Unidos nunca estuvo tan cerca de perder esta final. Desde que se instauró, en 1960, la carrera de los relevos de estilos examinó la excelencia de la natación de cada país poniendo a prueba a los mejores en las cuatro técnicas. Estados Unidos no perdió nunca. Ganó once veces con once récords mundiales. Siempre se impuso por más de un segundo de diferencia. Pero en Pekín el viejo monopolio no fue tan evidente.

Australia y Japón salieron a dar la batalla. En los primeros 100 metros, el mayor espaldista de todos los tiempos, Aaron Peirsol, hizo la mejor posta de su vida (53,16s) pero sólo pudo adelantarse por 60 centésimas de segundo al australiano Hayden Stoeckel. En el segundo parcial, las cosas se complicaron más. Brendan Hansen, la estrella de la braza, pasa por una fase de melancolía. Nadó muy bien (59,27s), pero no supo aguantar la embestida. Kitajima y Rickard le adelantaron. Japón pasó al frente, detrás marchó Australia y en tercer lugar Estados Unidos. El equipo norteamericano se vio en un problema grave y Phelps debió salir a resolverlo.

Diez centésimas por detrás de Lauterstein y 50 por detrás de Fiji. No sólo tenía que remontar. Además, necesitaba abrir hueco para que su compañero Jason Lezak partiera finalmente con ventaja frente al australiano Eamon Sullivan.

Si el hombre más rápido del mundo salía a la par que Lezak en la última posta, el octavo oro de Phelps estaría perdido. Phelps lo sabía y nadó la mariposa en 50,15s. La posta más rápida de la historia. Un fondo de garantía para Lezak, que se enfrentó a su contrincante australiano con la suficiente holgura para cerrar la prueba con victoria. En 3m 29,34s. Otro récord mundial. El séptimo de Phelps. El último de su excepcional botín pekinés.

Fuente: elpais.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:51  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICA MARCA.  PASANDO OLÍMPICAMENTE por Roberto Palomar

 



Me ha hecho mucha gracia la página de Roberto Palomar el pasado lunes 17 en el Diario Marca, ha estado sembrado xD:

Nadal: “Me hice una foto con Phelps y salgo mal”. Es que en las fotos siempre gana Phelps. Sobre todo, en las foto-finish”.


MI PODIO

 ORO


Salvo que bata otro récord mañana o pasado en la bañera de su casa, despediremos de esta sección al gran Michael Phelps. Es el rey de los Juegos ¿Cómo enfocará su vida deportiva después de esto?




Respondiendo a esto último: como siempre, con humildad y buena cabeza. Pensando en descansar y afrontar nuevos retos. Conociendo a Bob Bowman no le permitirá mucho desenfreno xD

Fuente: Diario Marca

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:32  | Michael Phelps
Comentarios (2)  | Enviar
FINAL 4X100 ESTILOS. Crónica diario MARCA

MICHAEL PHELPS SUPERA A MARK SPITZ CON LA MEDALLA DE ORO EN EL RELEVO 4X100 ESTILOS DE EE.UU.

 

     “La Octava Maravilla”

          

 SANTIAGO SEGUROLA, 17/8/08

El nadador estadounidense completa la prestación más asombrosa de la historia olímpica. Speedo le recompensará con un millón de dólares. Con 23 años, sus límites aún están por determinar.

 

 

Un excelente trabajo del equipo estadounidense impidió cualquier contratiempo para Michael Phelps. Cerró con una nueva medalla de oro su extraordinaria aventura en los Juegos de Pekín, que incluye el cobro de un cheque de un millón de dólares que le prometió hace cuatro años la firma Speedo si mejoraba la cosecha de Mark Spitz. Atrás deja a Spitz, ganador de siete oros en Munich 72, y una multitud de detalles que le consagran como el mejor nadador de la historia.

 

Desde niño se preparó con su entrenador, Bob Bowman, para someterse a los desafíos más extremos. En Sydney 2000 exploró la grandeza y las enormes exigencias de los Juegos Olímpicos. Era un chaval que acababa de cumplir 15 años y llegaba como figurante a la final de los 200 metros mariposa. Fue quinto, pero Phelps y Bowman sacaron conclusiones definitivas: el chico valía y su respuesta a la presión fue impecable. Desde ese momento, Phelps comenzó a procesar los datos que le han llevado a erigirse en un mito del deporte.

 

Bowman ha encontrado en Phelps el perfecto laboratorio humano. Phelps le debe a su entrenador un meticuloso programa de planificación que le ha llevado a la cima del deporte. Pero la deuda de Bowman no es menor. Durante años atravesó por periodos sombríos, sin un puesto relevante en la jerarquizada escala de los entrenadores norteamericanos. Tenía fama de innovador, minucioso y neurótico. Sentía una admiración sin límite por Paul Bergen, el técnico que dirigió a Tracey Caulkins, la nadadora más completa que ha dado Estados Unidos. Un crío de 10 años se convirtió en el nadador que Bowman quería modelar. Era Michael Phelps, hermano de nadadoras, hijo de padres divorciados, con problemas de déficit de atención. De esa ensalada personal surgió el típico chaval que requiere una figura paterna y de una actividad que canalice sus dispersiones. Bowman ya tenía lo que buscaba: un nadador dispuesto a ejecutar sus planes al milímetro. Han pasado 13 años desde entonces y su conexión no se ha deteriorado.

 

Donde ha ido Bowman le ha seguido Phelps. Hace tres años recibió una oferta para dirigir el programa de natación de la Universidad de Michigan. Abandonó Baltimore y se trasladó a Ann Arbor. Le siguió Phelps. El entrenador regresará a Baltimore tras los Juegos. Phelps volverá con él a su ciudad natal. El técnico vigila su trayectoria con ojo de halcón. Nada se le escapa. En Pekín ha ejercido literalmente de guardaespaldas del campeón. Bowman se ha encargado de rechazar entrevistas, establecer un cordón de seguridad y evitarle todo contacto con el exterior. Habían trabajado durante años para completar la semana perfecta. No podía fallar ningún detalle.

 

Adversario real y virtual.

 

La octava medalla de oro resume la colaboración que han mantenido el maestro y el artista. Phelps ha ganado unas pruebas con facilidad y otras le han exigido esfuerzos milagrosos. Ha dependido de su genialidad y de la ayuda de gente como Jason Lezak, el héroe de la victoria del equipo de Estados Unidos en el relevo 4x100 metros libre. Se ha encontrado con toda clase de rivales, algunos de ellos excepcionales, como el húngaro Laszlo Cseh o el estadounidense Ryan Lochte. Ha vencido a adversarios tan fatigados como él y a rivales que han ejercido de francotiradores. Ni tan siquiera la adversidad ha logrado derrotarle. Nadó a ciegas, con las gafas invadidas por el agua, la final de 200 metros mariposa y la ganó. Phelps tiene respuestas para todas las situaciones porque ha sido construido para ganar. Aquí, en Pekín, se trataba de vencer a un adversario virtual: Mark Spitz. Derrotarle significaba conquistar ocho medallas de oro. Ya las tiene.

 

Phelps no permitió que nada estropeará su festival. En la última prueba, el 4x100 estilos, zanjó cualquier duda con un parcial expeditivo en la mariposa. Australia no consiguió remontar: Phelps había marcado demasiadas diferencias. Venció Estados Unidos con un nuevo récord mundial y Phelps coronó su desafío con una nueva medalla. Diecisiete carreras después, había cumplido su sueño. En cada una de sus victorias había logrado un nuevo récord de mundo, excepto en los 100 metros mariposa. Acaba de cumplir 23 años. Queda por saber hasta qué punto ha saciado su apetito ganador. Explorará nuevas pruebas, abandonará los 400 metros estilos y buscará nuevos objetivos. Asegura que competirá  en Londres. Es Phelps: conviene confiar en sus pronósticos.


Fuente: Diario MARCA


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:17  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Michael Phelps- NBC Nightly News (08-17-2008)

Las impresiones del campeón después de terminar su maratón olímpica


          


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 7:04  | Michael Phelps
Comentarios (5)  | Enviar
Phelps, humilde: "No soy invencible"



El astro Baltimoreño, afirmaba tras haber conseguido su sexto oro, que podía ser derrotado y que el sueño Olímpico le seguía emocionando. Cortesía de rtve.es:



Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 6:32  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRóNicas EL País: Diego Torres

   La justicia es una máquina

Tras la protesta de Serbia, la FINA demuestra con tres métodos distintos que Phelps fue el ganador

Diego Torres
Los responsables del equipo serbio de natación presentaron una protesta formal ante la FINA (Federación Internacional de Natación) tras repasar el vídeo de la llegada de la final de 100 metros mariposa. Milorad Cavic, según los serbios, había tocado la placa de contacto antes que Michael Phelps. Rápidamente escribieron la apelación alegando que las tomas que vieron en la televisión demostraban que los dispositivos sumergidos no habían reaccionado al contacto de la mano de su nadador. Ben Ekumbo, el árbitro a cargo de la final, defendió la fiabilidad de las placas de contacto de Omega, que es patrocinador de la FINA y del COI. El incidente dio la posibilidad a la FINA de celebrar una conferencia de prensa en la que un grupo de cinco funcionarios, incluido el juez, exaltaron la infalibilidad de Omega. Entre las decenas de curiosos que se agolparon en la sala hubo quien entró de lleno en la metafísica: “Señor Ekumbo, ¿podría determinarse por cuántas milésimas de segundo ganó Phelps?”.

Según las fuentes consultadas en Omega, el sistema de placas se utiliza sin problemas desde los Juegos de 1968. Consiste en 16 placas impermeables adheridas a los extremos de las ocho calles de la piscina, dos por nadador. En el interior de cada una operan dos dispositivos independientes de detectores ultrasensibles. Uno funciona con la instalación eléctrica general. Por si falla, hay otro alimentado a pilas. Los dos registran simultáneamente los resultados. Si uno se apaga, el otro sigue activo. Si no coinciden, Omega y Ekumbo, aseguran tener una garantía superior. “Bajo la piscina hay una sala a la que no puede entrar nadie salvo los árbitros”, dijo el colegiado. En ese lugar secreto se dispone del ordenador que vela por el buen funcionamiento de la justicia acuática. El aparato, conectado a un grupo de cámaras capaces de hacer 100 fotos por segundo, coteja la coincidencia de imágenes y tiempos.

Omega asegura que los cronómetros también miden las carreras en milésimas de segundo, pero estos resultados también son secretos. Resulta que, según Omega, las calles de la piscina no son exactamente igual de largas porque la arquitectura no es capaz de cuadrar estructuras infinitesimales. Esto implica que cada nadador recorre distancias infinitesimalmente distintas y que, por tanto, hay una injusticia microscópica subyacente que quedaría revelada en milésimas de segundo. Esto no quedaría bien, según Omega.

Ekumbo dijo que, al ver las pruebas electrónicas, los serbios se maravillaron. “Les ofrecí repasar el vídeo por sí mismos, aunque el reglamento no les da ese derecho. Estuvieron de acuerdo con el vídeo a pesar de que podrían haber apelado ante el jurado de la FINA. Porque no es el ser humano el que hace el juicio. Es el sistema electrónico”.Cavic, el derrotado, explicó su visión del asunto: “Antes de la carrera, mi entrenador me llamó para afeitarme unos pelos que me vio en la nuca. Me ha dicho: ‘Te los voy a quitar, no sea que pierdas el oro por una centésima”.

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 6:20  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICAS El Pais: Cadic perdio la carrera

ANÁLISIS: PEKÍN 2008 - Natación ENTRE CORCHERAS

Cavic regaló la carrera




SERGI LÓPEZ
Michael Phelps se ha quedado a una décima de segundo de batir el récord del mundo de los 100 metros mariposa. Además de demostrar que es el mejor nadador que ha habido, ha quedado claro que tiene una suerte increíble. Milorad Cavic le había ganado. Estaba a dos centímetros de llegar y Phelps todavía no había sacado los brazos desde atrás. Estaba perdido. Pero Cavic, cuando estaba a punto de tocar la pared, ha levantado la cabeza y los pies. Esto va contra la norma. Cuando un nadador llega a la meta, nunca debe levantar la cabeza hasta que toca la placa porque, al levantar la cabeza, los hombros tiran de los brazos hacia atrás. Al levantar los pies, pasa algo parecido: se pierde la línea recta. Siempre lo digo. La distancia más corta entre dos puntos es una línea recta. Si Cavic hubiera alineado su cuerpo con la línea de la corriente, habría tocado el muro unas centésimas antes. Lo justo para ser campeón olímpico y dejar a Phelps sin sus ocho oros.

Si me pongo en el lugar de Cavic, en esa posición no habría levantado la cabeza hasta que hubieran pasado dos segundos después de que mi mano estuviera contra la placa. Esto es fácil decirlo, pero en esos momentos los nadadores hacen gestos inconscientes. Tengo la impresión de que Cavic pensaba que había ganado y ya empezaba a girarse para ver el resultado en el marcador. Mientras tanto, le daba la medalla de oro a Phelps.

Normalmente, en los entrenamientos, los nadadores calculan las brazadas que deben dar para llegar a la pared en la posición más acuadinámica. Antes de llegar a las banderas, a 15 metros de la pared, debes saber ajustar. Esto se acaba haciendo instintivamente. Es como cuando coges una naranja y la lanzas para arriba, la vuelves a coger y la vuelves a lanzar. Hasta que dejas de mirarla. Luego, puedes repetirlo sin mirar. Tienes la percepción.

Lo que ocurre es que, en una final, por los nervios, a veces pierdes la coordinación y das una brazada de más o una de menos y te quedas corto. Phelps se quedó corto y tocó la placa fuera del agua para ahorrar tiempo. Se impuso como siempre hace en esta prueba, en las últimas cinco brazadas. Si fuera mi nadador, como técnico, tal vez pensaría que le faltó la relajación de otras ocasiones. No hizo una carrera controlada. Hizo lo que sentía antes que lo correcto. Pero ganó. En ocasiones, la clave está en la intuición.

Fuente: elpais.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 5:58  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
VIDEO 100 Mariposa Ralentizado
              ¿Duda alguien ahora de que ganó Phelps?

             

Espero no tener que volver a repetir, que gana el que toca la pared con la palma de las dos manos, el que oprime la pared, aunque como se puede apreciar, Phelps hasta toca antes.



Gracias a Pauleta que en el chat-box dio la pista he visto en el youtube un video inédito para mis ojos, del final de la prueba, la grabación subacuática. Para mí no había dudas ya, pero ahora quedan despejadas del todo:

         

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 3:34  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICA MARCA. Santi Segurola

PHELPS IGUALÓ EL RÉCORD DE SPITZ TRAS GANAR A CAVIC EN LOS 100 MARIPOSA POR SÓLO UNA CENTÉSIMA

     "La Mano de Dios"




El de Baltimore inventó un final que le valió su séptimo oro en el final más igualado posible. Una brazada ganadora se impuso a la lógica de Cavic. Hasta cuando se hace humano, Phelps es mejor que los demás.


La séptima fue especial, un duelo contra la historia y contra un rival – el serbio Milorad Cavic. Que exigió de Phelps un recurso mágico: la frontera que marca la diferencia entre los grandes y los genios. En el último instante de una carrera que tenía perdida, tomó la decisión que alteró definitivamente el resultado. Se levantó sobre el agua para dar una pequeña, contundente y ganadora brazada. Cavic, que había gobernado la prueba con autoridad, hizo lo contrario y quizá lo más natural: aprovechó su último impulso para deslizarse bajo el agua hacia la pared. Su mano estaba a 30 centímetros del muro. Desde atrás, como un pájaro gigantesco, abrió los brazos, los elevó sobre sus hombros y los desplazó hacia la pared como una catapulta. Tardó menos en describir un arco de metro y medio que Cavic en alcanzar su cercano objetivo. Ganó por una centésima de segund0, la menor ventaja posible para la victoria que le iguala a Mark Spitz. Fue la séptima medalla de oro de Phelps.

 

No hay una imagen que acredite la victoria ante la opinión pública. Los dos nadadores se giraron hacia el marcados situado en el otro fondo de la piscina. Apenas diez segundos después aparecieron los tiempos y la clasificación. La rutina de cada día, la misma que vale para confirmar todos los márgenes de ventaja que ha obtenido Phelps durante los Juegos: los grandes, los normales, los pequeños y los ínfimos. Éste fue el caso de los 100 metros mariposa. Cavic, el nadador serbio que nació en Anaheim (California) y se entrena en Estados Unidos, había esperado su momento durante una semana. Tenía tres carreras para derrotar al mito: la primera ronda, la semifinal y la final. 300 metros en total. En ese mismo intervalo, la laboriosa epopeya de Phelps le había obligado a disputar 16 carreras, recorrer 3,2 kilómetros, acudir al podio, recibir medallas, escuchar el himno y acudir a las conferencias de prensa que conceden los medallistas de cada prueba.

 

El efecto de la fatiga se ha hecho evidente en los dos últimos días. Ha sufrido más para vencer y ha encontrado rivales cada vez más voraces. Al problema del cansancio se agregaba la dificultad de Phelps para tramitar los 100 metros mariposa. Perdió el récord mundial en los Mundiales de 2003, y desde entonces no lo ha recuperado. Esta dificultad acrecienta su magnitud como nadador: gana las fáciles, las difíciles y las imposibles. Cuando se hace humano y tiene que combatir en el barro de la competición, Phelps es también mejor que los demás. La carrera de los 100 mariposa puede presentar a un Phelps vulnerable, pero la realidad es que ha ganado la prueba que en los Juegos de Atenas de 2004, en los Mundiales de Melbourne 2007 y en los Juegos de Pekín.

 

En esta ocasión no le salió su compañero Ian Crocker como principal adversario. Crocker posee el récord mundial en 50,40 segundos, comienza a declinar. No siente la misma pasión que Phelps, ni le motiva como antes la posibilidad de derrotar a su rival. Prefire disfrutar de los placeres mundanos: los buenos restaurantes, la música de Dylan, los viejos coches. A Crocker le ha sucedido Cavic, cuya especialización en la prueba de 100 metros mariposa le ha rendido unos resultados espectaculares. Durante años fue un buen librista que no consiguió éxitos relevantes. Su estirón como mariposista ha sido  fulgurante. Sólo se había reparado en él por un incidente extradeportivo. Tras ganar la prueba de 50 metros mariposa (distancia no incluida en el programa olímpico) en los últimos Campeonatos de Europa, apareció en escena con una camiseta que reclamaba Kosovo para Serbia. El sucedo hizo ruido y Cavic fue expulsado de la competición.

 

No se ha sabido mucho más de él hasta el pasado jueves, fecha de la primera eliminatoria de los 100 metros mariposa. Logró el mejor tiempo de todas las series y repitió en las semifinales. Nadador explosivo, parecido a Crocker en su estrategia –salidas eléctricas, un primer parcial extraordinario y administrar con bastante esfuerzo las ventajas que obtiene-, insistió en su plan. Phelps ha adquirido la mala costumbre de conceder demasiado tiempo a rivales demasiado rápidos. En el giro de los 50 metros fue penúltimo, en una situación de alerta máxima. Cavic había cobrado una ventaja de 63 centésima, una eternidad par a una distancia tan corta. La proximidad de la victoria aumentó la resistencia de Cavic. La inminencia de la derrota disparó todos los resortes de Phelps, Uno siguió el canón en la llegada. El otró inventó. Ganó la mano de Dios.

 

Fuente: Diario marca

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 3:18  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICAS EL PAÍS. Diego Torres

"Una centésima para la eternidad"


Con el agobio, de los últimos días, tantas carreras, tanto que grabar, no me ha dado tiempo a recoger las crónicas como hice con las anteriores carreras, así que allá vamos con el análisis de Diego Torres para El País.


El surfero Aaron Peirsol ha perdido su abundante melena dorada. Pero sigue siendo el mejor espaldista de todos los tiempos. El jueves, después de quedar segundo en la final de 200 metros, hizo un esfuerzo por no mostrar su desolación cuando alguien le pidió que explicara sus sentimientos. Abrió un pequeño hueco en la comisura de los labios y, sin separar los dientes, articuló una de esas frases que le han dado fama, de idiota o de místico: "Hasta donde yo sé, este deporte trata de carreras. Todos los días".

Peirsol sabe que hay carreras que se ganan con los pulmones y hay carreras que se ganan con el corazón. Las primeras tienen una explicación fisiológica. Las segundas no tienen explicación. Michael Phelps ganó los 100 metros mariposa después de ir perdiendo durante 99,9 metros. Después de acumular 3.299,9 metros de competición a lo largo de los Juegos. Cuando su fuerza se agotaba y Milorad Cavic le adelantaba extendiendo sus brazos y poniendo la yema de sus dedos a diez centímetros de la placa sensible que registra la llegada. A Phelps le quedó medio segundo para cambiar su destino. Había nadado la mariposa más rápida de su vida y la carrera era de Cavic. Al menos, hasta los últimos diez centímetros. El serbio tocó la pared pensando en el festejo: 50,59 segundos después de saltar al agua. Phelps lo hizo 0,01 segundos antes. En 50,58s. El público profirió un grito de incredulidad. El estadounidense acababa de conseguir la segunda mejor marca de la historia, su séptimo oro en Pekín. El que iguala el número mágico de Mark Spitz. El que le convierte en una leyenda.

Bob Bowman, el entrenador de Phelps, lo vio desde la grada con horror: "Cuando llegó a las banderas [a 15 metros de la meta], sólo habían dos posibilidades. O que Cavic llegara antes al muro o que Michael lo hiciera con la brazada cambiada. No diría que se equivocó. Tuvo que elegir entre el peor de dos males. O deslizarse hacia adelante estirándose todo lo posible, aprovechando el impulso que traía, o dar media brazada más. Dio media brazada. Lo hizo instintivamente y acertó".

Bowman y Phelps diseñaron un plan para ganar la carrera. Consistía en llegar al primer parcial por debajo de 24 segundos. "Si no lo hacía, sus posibilidades serían casi nulas", dijo Bowman. Phelps no es un velocista puro. Carece de la fuerza explosiva necesaria. Esto condiciona sus primeros 50 metros, precisamente el tramo que sus rivales más perfeccionaron en el último año. En Pekín, Cavic, Crocker y Lauterstein sólo se prepararon para nadar los 100 mariposa. Mientras Phelps competía en 14 carreras, ellos permanecieron ocultos. Reservaron fuerzas. Le esperaron. A sabiendas de su debilidad, se entrenaron para adelantarle un metro y medio en la primera piscina. Su táctica era simple: dejarlo suficientemente atrás para que no pudiera regresar. En las carreras de mariposa, los rezagados sufren el doble. Por un lado, la angustia que asalta a todos los nadadores retrasados. Por otro, el oleaje propio del estilo.

Phelps lo sabía y procuró hacer los primeros 50 más rápidos de su vida. No lo consiguió. Los nervios le fallaron. Le pesó el cansancio acumulado después de una semana de maratón acuático. En la ida, dio 16 brazadas. Esto es demasiado gasto energético para alguien acostumbrado a 14. Un síntoma de desequilibrio. Tocó la primera pared después de 24,04 segundos. Siete nadadores lo hicieron antes que él, Cavic al frente.

Debió improvisar. Sólo le quedaban dos armas. Su nado subacuático y su resistencia al ácido láctico. Mientras que la mayoría producen esta sustancia 20 segundos después de realizar el esfuerzo máximo, Phelps retarda su aparición. Con ello soporta mejor el calambre que, poco a poco, paraliza al cuerpo. Nadó la vuelta casi un segundo más rápido que Cavic. No parecía suficiente. A falta de medio metro, apuró una brazada más. Fue un gesto forzado que debió de consumirle hasta la última gota de la reserva. Casi un puñetazo. Un golpe contra la pared. Un deseo invencible de perdurar.




Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 1:54  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 18 de agosto de 2008
        VIDEO FINAL 4x100 estilos


        

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:38  | Michael Phelps
Comentarios (6)  | Enviar
Domingo, 17 de agosto de 2008
FINAL 4X100 ESTILOS:

 

     “Y el Octavo llegó”

 

 

Sí, Michael Phelps ya es el olímpico que más oros ha conseguido en una cita olímpica. La gesta se ha completado con un último oro en los 4x100 estilos más disputado de lo que la presumida supremacía estadounidense en la prueba parecía deparar. En los primeros 100m de espalda, con Peirsol, campeón olímpico y del mundo, plusmarquista mundial, nadando por los estadounidenses, apenas abrieron hueco. Llegó primero pero con una reducida diferencia (20 centésimas). La segunda posta, a cargo de un Brendan Hansen en declive, fue la peor de los estadounidenses. Kitayima, su particular pesadilla le acoso por la izquierda, recortándole la ventaja con la que partía. Pero cuando Hansen llegará a la segunda pared podía estar tranquilo. El compañero al que daba el relevo era Michael Phelps, el rey de la mariposa. Y la remontada comenzó. Phelps saltó a la piscina con su equipo en tercer lugar por detrás de japoneses y australianos, a casi medio segundo de los japoneses. Cuando llegó a la primera pared, iba en tercer lugar pero a nueve centésimas, y eso que sus primeros 50 metros siempre son más lentos, no es un nadador explosivo. Comenzaba el recital del de Baltimore. Sale del viraje ya primero. Le pasa el testigo a Lezak con 25centésimas sobre los japoneses y cerca de un segundo (81 centésimas) sobre los australianos, el verdadero peligro con Sullivan como último relevista. Pero Lezak está intratable en estos juegos, está en estado de gracia, se sabe rápido, invencible. Y así será.  Lezak llega el primero a la pared de los 400 metros, consiguiendo el oro y récord del mundo para su equipo. Para su país. Certificando el octavo oro para el mejor nadador de la historia. Michael Phelps.



 

Creo que le he cogido gustillo a lo del diario de una carrera. Ayer lo volví a hacer xD. ¿Por qué? Porque volvía a estar atacada, creo que no superé los niveles de tensión y adrenalina de ayer pero es posible que los igualará. Los motivos los de siempre xD. Había que nadar y ganar. Nada estaba resuelto aún. En estos campeonatos han llegado todos los nadadores (o  muchos al menos) como motos y no se puede fiar uno de nadie, podría saltar la sorpresa y quedarnos sin el  octavo. Había que salvar ese último escollo para alcanzar la gloria, la eternidad. Así que pilot negro en mano me pongo a escribir para calmar nervios. Resulta algo bochornoso ponerlo en el blog porque no salgo muy favorecida xD, pero que narices ha sido como he vivido la carrera, porque no voy a contarlo con naturalidad y de paso me desahogo . Total los que me conocen ya saben lo vivo todo intensamente, particularmente cuando se trata de Phelps. Transcripción literal aunque con buena letra xD:


4:00
de la madrugada en España, aquí estamos a la espera de que conecten con El Cubo delante del televisor. Que amalgama de sentimientos. Por un lado algo de nostalgia: ha sido una semana excepcional, emocionante, vibrante. Ya se acaba. Si Phelps gana el 8º Oro habrá sido perfecta. Dios, que no falle nada, tienen que confirmar su primacía, su papel de favoritos... Michael nadará en tercer lugar, así que no le veremos batir los brazos antes del comienzo de la carrera, con lo que me gusta lol. Mejor tercero así podrá remontar si hace falta.


4:41:
Dios que nervios, en 7 minutos comienza esto. Estoy atacada

 4:48: Me sale humo por las orejas. Es increíble lo de TVE. Conectan con la natación pero... ¡están dando repetidas las primeras finales de la jornada! No me lo puedo creer. ¡Son las 4:48 y está a punto de comenzar los 4x100 y no la van a dar en directo! Los voy a asesinar, nos dejan en diferido en la última jornada...que vergüenza. Se ponen a televisar la final de los 50m.  Cuando se acerca la hora y recobro la esperanza de que den la carrera en directo aún, se ponen a emitir la final de los 1.500, encima la carrera más larga. Ale a aguantar 15 minutejos viendo a estos nadar. Que sopor de distancia. Odio los 1.500, sobre todo porque no tenían que estar televisándolos ahora. Es que no me lo explico. Dan los 1.500 en diferido ¿no podrían dar en su lugar los 4x100 estilos en directo y después ya repetirán el resto de finales cuando termine aquella? ¿No sería lo más lógico?¿No es Phelps el centro mediático de los Juegos? Me está bien por quejarme los otros días, que sí la han dado en directo, porque la metían con calzador. Y hoy, en los morros, a  esperar a la repetición. ¡Que frustración! ¿He dicho ya que odio los 1.500? Es la carrera de natación menos televisiva que existe ¡por qué nos hacen esto! El que haya tomado la decisión de hacer este desastre y jodernos la final arderá en el infierno.

 Tengo la tentación de tirar de la radio... No, he de resistir, quiero verlo en imágenes, puedo morirme si lo escucho por la radio y la cosa va apretada...Mientras el resto de la Humanidad sabe si Michael gana el 8º oro o no, servidora mordiéndose las uñas a la espera del diferido. Juró que mi próximo objetivo en la vida será instalar una parabólica, esto no me vuelve a pasar ¡Nunca Mais!


 
4:51: Nada a tragarse el tostón del 1.500... que tentaciones me asaltan de conectar la radio... aguanto como puedo. He de resistir. Me voy a relajar, pensaré que estoy equivocada, que las pruebas de natación se han retrasado por causas ajenas a TVE y lo que están dando es en directo, sólo queda esperar. No me autoconvenzo. Repito, ¡que situación más frustrante! Los de TVE serán los responsables de mis posibles problemas cardiovasculares tras estos Juegos Olímpicos. Ya que estamos con el tostón del 1.500 a ver si pierde Hackett, que está en caída libre... Mejor no voy a ser mala, no vaya a ser que se me vuelva en contra y pierda Mike después.... Diossss no puedo soportar tener que ver la final en diferido. Jamás he visto una carrera de Phelps en diferido, siempre en directo, snif ¿no será esto una mala señal? :O Ya empiezo a divagar con supersticioncillas. Sobra decir que repito la camiseta y pantalón cortos de toda la semana... hoy van para la lavadora ya xD. Espero que sigan trayendo suerte para esta última prueba. Estoy de los nervios y rabiosa L... que tostón es el 1.500. A ver si los últimos 50 metros tienen más emoción y está apretado porque lo que es hasta ahora... se me está haciendo eterna esta prueba...por algo es de las últimas del programa... es un sopor. Si empezarán con ella perderían a la mitad de los espectadores. Voy a ser mala, en las imágenes subacuáticas el Hackett parece rechonchote, demasiado rechonchote...


 
5:00: que termine esto ya... aún van por los 800... que les pongan hélices en los pies y acaben con esta agonía.


 5:03: bueno ya van por los 1.000m... queda menos, cinco minutitos... Practicaría kickboxing con cualquiera que llevará una camiseta de TVE en estos momentos ¡esto no se hace! No me entra en la cabeza lo que han hecho... el porqué de no darlo en directo... es que no tiene explicación lógica. Mellouli va en cabeza en los 1.200, les va a dar la sorpresa... que se apure, cambie de ritmo y terminen rápido. Hackett acelera va a estar apretada la final. Pero estos no me ponen nerviosa. ¿será posible que sólo me ataco con Phelps? XD Vaya, casi gana Hackett... ¡Por fin ha terminado la carrera! ¡Aleluya! ¡Llega lo bueno!


 
5:06:  hay dios ¡ahí vamos!. Mierda, falsa alarma, son las chicas del 4x100 estilos. Habrá que esperar..¡¡NOOOOO!! Todo el planeta ya sabe lo que ha hecho Phelps y yo no... no aguanto este sinvivir ¿seremos (ejem) ya ocho veces oro olímpico? ¿la habremos cagado? Me estoy imaginando, los titulares de los periódicos digitales “Phelps pierde el 8º Oro”. Sí estoy más mona cuando no pienso tanto, sólo consigo ponerme más nerviosa... Lo peor de todo es que es un ejercicio de masoquismo, pienso en negativo, si me equivoco el alivio y la alegría son mayores tras el mal rato pasado. Si acierto la decepción será igual de grande pero al menos no me pilla en frío.

 Bueno están nadando las chicas el 4x100 estilos. A ver quien gana. Voy con las yanquis. Y ganan las Aussies, está claro que tienen mejor equipo.. Se la devolverán los chicos estadounidenses B)


 
Sobre las 5:12 (ya no he anotado las horas) ¡SALEN LOS CHICOS! ¡llega lo bueno! Tercer relevo para Phelps. Pánico, Peirsol y Hansen no abren distancia. Sullivan me da mucho miedo en la última posta...


 



SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII. ¡EL OCTAVO! Hip, hip, hurraaaaaaaa xD. Bueno calma, calma que aún no han sacado los tiempos oficiales.... van a descalificar a alguien, tardan mucho... ay Dios... Corazón a mil por hora....Italia descalificada ufffff, menos mal xD. AHORA SÍ QUE YA ES NUESTRO!!!!

 A pesar del espectacular primer relevo de Peirsol, que apretado ha estado esto.-.. Incluso en la mariposa, Michael ha tenido que remontar y los ha dejado en primera posición pero por escaso margen. Pero Lezak de nuevo fabuloso ha aguantado a la perfección, y no tenía a un cualquiera al lado. Sullivan, el plusmarquista mundial del hectómetro. Una bala.


 
Flipo. TVE hace ahora el directo para la ceremonia de entrega de medallas 8-| sin palabras..


 
5:42: estamos en la entrega de medallas. Que subidón xD. Que contento está Michael, ains, se me sale el corazón del pecho xD. Que ven mis ojos. Me acabo de quedar muerta: en la oreja izquierda de Michael he creído ver un agujero :O ... si no recuerdo verlo jamás con pendientes... ah no, debió ser un efecto óptico, ahora claramente no se aprecia tal agujero. Se me va, se me va. Son las secuelas de tantos días durmiendo poco. Llevo una semana durmiendo cuatro horas al día con los biorritmos totalmente cambiados, no se me puede pedir que esté ágil ni mentalmente ni visualmente... que me quiten lo bailado (literalmente xD)


 



ATENCIÓN FANSIDE. (lo que va a continuación corresponde a mi faceta más fanática)

 
Estoy eufórica así que lo que escribo en el cuadernillo a partir de ahora se enmarca dentro de la reacción natural de subidón que me invade xD:

 Exceptuando al propio Phelps, espero que nadie iguale o supere jamás este récord. Ni para el bien del deporte ni leches (egoísmo puro y duro xD). Si seré extremista en esto que no me gustaría que le igualará ni mi hermano... bueno mi hermano igual... xD me lo pensaría. Dudo que Phelps vaya a por más, es decir, que no irá a ganar 9 medallas en Londres, bastante extenuado ha quedado, pobrecico mio.

 Qué día más feliz. Esta nublado pero como si brillara Lorenzo a todo trapo. En general que semana más bonita, apasionante y de sufrimiento pero con un final glorioso. Se me saltan las lágrimas al ver a Mike abriendo los telediarios. Va a copar titulares, portada, reportajes,etc. *_*. Como el rey por Nochebuena, estoy llena de “Orgullo y Satisfacción” por lo que ha conseguido nuestro pequeño baltomireño. Llevo años dándoles la paliza a amigos, compañeros y familia con Michael, para que al menos les sonara su nombre y en cuanto me daban excusa relatando sus proezas xD. Estos días he recibido mensajes con felicitaciones (y alguna coñita todo sea dicho Vacilando  por los éxitos del baltimoreño, ni que hubiera ganado yo xD. Sólo he tenido la suerte de verlo nadar en 2003 y quedarme enganchada, lo demás es cosa suya. ¿Se ha desatado la Phelpsmanía? Es posible. La pregunta que me hago ahora es otra ¿Cuánto durará? Me temo que lo que duren los Juegos y unos meses más.

 Ahora Michael se tomará un más que merecido descanso. Se le ha visto realmente con ganas de pasar página. Afirmaba que tenía ganas de que todo esto terminara. Ha sido una preparación extenuante. Le dejaremos descansar pero, la pregunta está clara, ¿y ahora qué? Mike revelamos tus próximos retos. Nos quedamos sin los 400 estilos (snif, snif). ¿Los 100 libres son el objetivo? ¿Año sabático? ¿Ataque a las pruebas de espalda?

 



P.D.: Antes de que se me olvide. Me he fijado ya en varias carreras,  que hay una voluntaria china que “persigue” a Phelps. Se le pega como una lapa cuando sale de la piscina y se le dirije y le habla. No es lista ni nada xD. Tranquilas, Michael no le presta mucha atención xD.Y tampoco la culpo, yo tampoco le daría descanso xD.

 

 


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 22:24  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
S?bado, 16 de agosto de 2008
Speedo aprovecha el tirón





Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 23:40  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Videos FINAL 100 mariposa


¿alguien no ha visto aún imágenes de la final? seguro que no, pero aquí queda esta carrera histórica:



Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 23:33  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Michael Phelps:"El marcador dice que yo puse la mano en el muro primero"



El nadador estadounidense Michael Phelps dijo hoy en Beijing sobre la protesta de Serbia que consideró que su nadador Milorad Cavic había ganado la final de los 100 mariposa, que: "el marcador dice que yo puse la mano en el muro primero". La Federación Internacional de Natación (FINA) confirmó el resultado de la final de los 100 mariposa, en la que Michael Phelps se impuso al serbio Milorad Cavic, tras la reclamación presentada por el equipo de Serbia.

"El sistema dice esto. Yo siempre he oído que no puede haber un error en el sistema de cronometraje. Lo único que puedo decir es que fue una carrera dura y que nadé lo mejor que pude", dijo Phelps que con esta sumó su séptima medalla olímpica de oro en Beijing, e igualó el récord de su compatriota Mark Spitz de 1972. "Yo sabía que no estaba tan detrás de Cavic como en la eliminatoria. Cuando corté la última brazada, pensé que me costaría la carrera. Pero fue justamente lo contrario. Si yo me hubiera deslizado, no habría ido tan lejos. Hice dos rápidas brazadas cortas para intentar llegar y tocar el muro. Al final tome la decisión correcta", explicó.

El estadounidense manifestó en una rueda de prensa: "Vi la carrera después en la pantalla gigante y la vi a cámara lenta, imagen a imagen, en la cámara de masaje en el ordenador". Phelps destacó que había ganado por una sola centésima, el margen más estrecho de victoria en la natación, y que tras la carrera no sabía que había una reclamación de los serbios, algo que le sorprendió. Sobre el récord de Mark Spitz, que hoy igualó con siete medallas de oro en unos Juegos Olímpicos, dijo: "Esto demuestra que no importa lo que pongas en tu imaginación, que cualquier cosa puede pasar. Sueña tanto como puedas soñar y cualquier cosa será posible". "Algunas personas decían que esto sería imposible y no pasaría. Esto muestra que cualquier cosa puede suceder. Antes de que yo fuera a entrenar con Bob (Bowman, entrenador del equipo de los Estados Unidos) es el único que realmente me ayudó a querer soñar acerca de cualquier cosa", manifestó. 
"Yo quería ser un atleta profesional, y sí quería ganar medallas olímpicas, pero él es el único que me dijo que soñara, que soñara tanto como pudiera. Finalmente ha ocurrido. El duro trabajo que Bob y yo hemos realizado juntos, nos ha dado sus frutos", señaló.

Un periodista le preguntó a Phelps por la palabras de Milorad Cavic de ayer, cuando afirmó que la derrota del estadounidense beneficiaría al deporte. El americano respondió que esas palabras, esos comentarios, todavía le motivan más. Fue lo mismo que en el relevo 400 libre, uno de los nadadores franceses dijo algo que nos movió. Usamos cosas como estas y comentarios como este para motivarnos, para excitarnos incluso más. Pienso que los nadadores americanos aprovechamos esto. Bob me dijo algo de esto esta mañana y pensé 'dejemos a la natación hablar', es lo que siempre hemos hecho. Siempre doy por bienvenidos los comentarios, así que si alguien quiere decir algo me gusta. Me motiva para hacer más".

Preguntado sobre el hecho de que había pasado el primer cincuenta en la séptima posición, respondió: "yo sabía que tenía que estar a medio cuerpo de distancia de Crocker (Ian, estadounidense), yo corro mucho contra él. Tengo la capacidad de saber dónde necesito estar en los 50 metros para ganar. Si tengo medio cuerpo, sé que esta bien. Cuando vi a Crocker en el giro, sabía que Cavic estaría en alguna parte con él, yo podía ver algo de él de reojo". Phelps se pronunció sobre sus futuras metas: "ya lo he dicho antes y lo seguiré diciendo: mi meta principal es cambiar el deporte de la natación. Por los chicos que vienen a este deporte y por el deporte en América". Explicó que acababa de recibir una foto de uno de sus amigos que vieron la carrera en directo en medio de un partido de béisbol. "Así que -dijo- mi meta se está empezando a cumplir, pero me queda un largo camino todavía". "Creo que Bob y yo podemos pensar en más objetivos en los próximos cuatro años", indicó el nadador de Baltimore (Maryland).

Añadió que él no hace esto por dinero, que lo hace porque ama la natación: "si Bob y yo hiciéramos esto por dinero, estaríamos en otro deporte". "Estoy en una especie de mundo de los sueños. Algunas veces me tengo que pinchar a mí mismo para estar seguro de que es real. Estoy feliz de estar en el mundo real", reveló.



Fuente: informador.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 23:27  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
FINAL 100 MARIPOSA:
          “Oro Épico

 

Phelps gana en una final histórica al serbio Cavic en una última brazada prodigiosa

 

 

Que final la de esta madrugada, 4:08 hora española. Épica, histórica, emocionante, agónica. Todos los calificativos se quedan cortos. Para matar los nervios, ayer noche me puse a escribir mis impresiones antes de la carrera, una especie de diario:

 

Si ante la final de los 200 estilos estaba atacadísima, hoy he superado el récord. Son las 3.50 de la madrugada y ya no sé que hacer de mí. A penas quedan 20 minutos para la gran final, para la prueba de fuego. Temo a todo. A Cavic. A Crocker. Al cansancio de Phelps. Al aire que respirará. Comienzo con las supersticiones. Repito el pantalón corto y camiseta de manga corta de las anteriores pruebas, nos dieron suerte. Que error, como puedo creer en estas cosas...bueno no es cuestión de arriesgarse xD. Pongo la SER esperando que Diego Torres no tenga hoy el pálpito de que gana Phelps xD. Broma fácil, disculpa Diego, un pronóstico fallido y te damos caña por todos lados. No me lo tomes a mal, estoy tan nerviosa que reacciono con estas bromitas para relajarme (ni que me fuera a leer).

 

Empiezo a cabrearme con los de TVE. En La 1, dan la marcha, normal tenemos a un español que aspira a medalla, lo entiendo. Pero lo demás no lo entiendo. En La 2, para variar, están dando una película. Que bien. Paso a Teledeporte pensando, bueno, allí si lo darán. Pues no. Están repitiendo la semifinal Nadal-Djokovic. Genial. Seguro que la gente que estaba durmiendo la siesta mientras lo daban en directo se levanta a las 4 de la mañana para verlo en diferido. Mi ira va creciendo proporcionalmente a lo que lo hacen mis nervios. ¿Una tila? No gracias, me gusta sentir como se me acelera el corazón. Me siento viva. Pienso, “como no conecten a las 4 con El Cubo no sé que les hago”. Sigo con un zapping compulsivo: de Teledeporte a La 1, de La 1 a La 2, de La 2 a Teledeporte, y así continuamente. De momento la marcha eclipsa todo. Suerte Paquillo. Seré mala española pero la cita del día para mí es con Phelps. Hasta que ésta pase, lo demás me importa poco. Llevo años esperando esto. Es la cita decisiva.

 

4.01: no conectan por ningún lado ¡aaaaaaaaaaaaaaaah!

 

4.04: siguen sin conectar. Los cojines del sofá empiezan a volar. Los insultos y demás también. Confío en que conecten justo cuando vaya a nadarse la prueba.

 

4.08: creo que voy a romper algo... ¡que impresentables! No conectan y ya es la hora. En la SER ya anuncian que los nadadores están en la piscina, queda poco para el comienzo. Con suerte claro, como lo den en diferido los mato.

 

4:08 y algún segundo: me muero no conectan... ¿¡lo van a dar en diferido?!

 

4.10: Dios, gracias por escuchar mis plegarias... conectan justo cuando presentan a Michael ¡veremos la final en directo en Teledeporte! Gracias, gracias, gracias.

 

4.14: la carrera ha terminado, ¡Ha ganado Phelps! estoy llorando xD. No puedo escribir.

 

Sí, sí, sí, Spitz ya estamos ahí. Siete Oros. Phelps no es dios, al menos no en el sentido bíblico. El séptimo día Phelps no descansó, fue el día que más tuvo que trabajar para conseguir acercarse a completar la creación más grande de la historia del deporte. Sólo queda una carrera para que Michael Phelps se cuelgue del cuello el 8 oro. Aún hay que ganarla, pero Phelps ya ha hecho historia.

 



La final de los 100 mariposa de hoy, 16 de agosto de 2008 pasará a la historia. Dentro de 20 años rememoraremos como aquel muchacho de Baltimore de 23 años, rey de los Juegos, estuvo a punto de perder su metal más querido, el de los 100 mariposa. El más difícil. El nadador que estuvo a punto de romper el sueño dorado de Phelps fue un desconocido serbio-estadounidense, que saltó a la piscina como un rayo y que completó unos primeros 50m en tiempos por debajo del récord del mundo. Las cosas no iban bien para Phelps. Ayer había dicho que sí quería ganar la prueba, tendría que pasar los primeros 50m por debajo de 24s, sino sería muy difícil recuperar la distancia perdida en la última piscina. Pasó en 24.04. Séptimo de los finalistas. Preocupación. ¿posible la remontada? Cuando hablamos de Michael Phelps, nada es imposible (deberían ficharlo los de Adidas. A nadie le pega mejor eso de Impossible is nothing). Llega el viraje mágico de Phelps, ya recupera posiciones pero Cavic está lejos. Phelps incrementa el ritmo de su brazada. Quedan 25 metros y Michael le va recortando centímetro a centímetro distancia. Cuando quedan 10 parece posible que le supere, le ha recuperado mucha distancia. Pero el serbio no cede. Todo hace prever que Phelps perderá su primera carrera en estos juegos. Ante un desconocido. Los últimos cinco metros son de infarto. Van a la par. Cavic se lanza antes hacia la pared estirando su brazada un metro antes de llegar. Phelps se lanza a la pared en una última y desesperada brazada. ¿quién habrá tocado antes? Eternas centésimas de segundo hasta que el marcador coloque el 1 en la calle 5, la de Phelps. ¡Phelps ha ganado! Increíble. Phelps celebra con un bramido su victoria. Ha sufrido.

 


Siendo una empedernida futbolera casi desde la cuna y culé a muerte, creo que esta carrera ha sido, probablemente, en la que más he sufrido de mi vida. Lo he visto segundo al llegar a la pared, el serbio se tiró antes y creí que tocaría primero. Cuando han puesto el 1 y el nombre de Phelps, he enloquecido xD. ¡ha ganado por una centésima!. Gritos, saltos, lágrimas y sonrisa nerviosa. Eso que llaman EUFORIA.

 


Siento el mal papel de Crocker en la final. Se quedó sin medalla. Le tengo una simpatía personal especial y me ha dejado triste que no haya subido al podio. Hubiera preferido que el final apretado fuera con él y no con Cavic. Que ha pasado a presidir mi podio de villanos. Ha faltado una centésima para que hundiera en el abismo “nuestro” sueño (xD). Me ha hecho sufrir mucho, aunque en realidad hay que agradecerle que nos haya permitido ver una de las mejores finales de la historia. Antológica. Orgásmica.



 

Casi me da un chungo con la reclamación de los serbios. El final fue tan ajustado que juró que después de terminar la carrera yo misma pensé en ¿no reclamarán y se la quitarán no? Pensé estar soñando cuando en la SER Gallego confirmaba la reclamación serbia. Lo dicho, ni un minuto de tranquilidad. La victoria no está clara. Pero a mi no me queda ninguna duda de que toca antes Phelps. En las imágenes a cámara lenta se ve a Cavic proyectado hacia la pared en nado subacuático, pero no la ha tocado, sus dedos quedan a unos centímetros,  mientras que Phelps se tira como un animal casi comiéndosela. El explosivo final de Phelps le dio la victoria. La insinuación de los serbios de que a la FINA le interesaba que ganara Phelps y demás, me parece lamentable. Si de algo estoy segura es de que Phelps no aceptaría jamás una victoria de mentiras. El gana en la piscina y no necesita esas argucias. No sé que tendría más impacto mediático: que Phelps halla ganado su séptima medalla o que la hubiera perdido... creo que lo segundo hubiera provocado aún más titulares. Tampoco creo que la FINA sea sospechosa en ese sentido. En los pasados mundiales de Melbourne de 2007, en las series de los relevos 4x100 estilos descalificaron a los Estados Unidos porque Crocker saltó antes de tiempo a la piscina, sin las reclamaciones de ninguna federación. Y esto significaba que Phelps perdía su octavo oro ¿no les hubiera convenido entonces también la victoria de Michael? Lo dicho, no hay tema de discusión, a pesar de que los telediarios hayan abierto con el sensacionalista titular de “séptima victoria de Phelps con polémica”.


           

 

Por último, nuevo tirón de orejas para los de TVE. Se creen que somos tontos. Dan en directo la final por Teledeporte. A esto de las 4:42 de la mañana (30 minutos después del Oro de Phelps), terminada la marcha, se desmarcan con la emisión de las pruebas de natación. Ni palabra de que las emiten en diferido: “ vamos a ver si Phelps gana su 7ª  medalla de oro”. ¡Que geta! ¡si ya debe estar recogiéndola en el podio! Lamentable. Esperemos que mañana por la mañana no haya una final de ping pong o de softball, de evidente interés mundial, por supuesto, y nos dejen sin ver la última jornada de la natación en directo. De todas formas la euforia la dejo ya aparcada. Mañana final de los 4x100 estilos que habrá que disputar. El Octavo Oro aún no está en la buchaca así que no hay que confiarse. Aún me acuerdo de Melbourne...Ya me veo otra noche sufriendo, al menos hasta que comienze la carrera, espero en cuanto empieze no haya color. Michael hace la primera posta, la mariposa. GO MIKE!

Añado este video, en el que se ve la toma subacuática de la llegada y cómo gana Phelps. Ya no caben más dudas



Un último apunte: qué grande es Joan Janeras. Se me olvidaba otro: Bolt es sobrehumano, que exhibición, madre mía.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:53  | Michael Phelps
Comentarios (5)  | Enviar
Viernes, 15 de agosto de 2008
FINAL 200 estilos:   
             Phelps no falla

 

 

La noche comienza con muchos nervios, se acerca otra prueba difícil para Michael Phelps. Será porque llevo muchos años siguiéndole y esperando esta cita olímpica, y acuso la presión xD. Tembleque de piernas, de brazos, corazón latiendo rápido. Y aún queda casi una hora. Para estas cosas soy una cagona, no me duelen prendas en admitirlo, Phelps tiene mucho que perder en esas tres pruebas que le quedaban un fallo le dejaría sin su reto sideral de 8 oros, y con las expectativas despertadas, podría parecer a los ojos del gran público, un fracaso. Nada más lejos de la realidad pero ya sabemos que la natación no es precisamente un deporte de masas. Llegan las 4.20 de la mañana y se disputa la final de los 200 espalda, donde nada Lochte, el gran rival de Michael en los estilos (y gran amigo fuera de la piscina). Grandiosa final que vence Lochte en un último largo prodigioso, con un despliegue descomunal vence a Peirsol y bate el record del mundo, siendo el primer hombre que baja del 1.54 en esa distancia. Respiro algo más tranquila. Lochte va a llegar cansado, con una medalla de oro en el cuello, lo que según mis ecuaciones redundaría en una menor hambre de oro, no se va para casa de segundón. Estos análisis los hago  a ver si así logro relajarme algo. Y funciona. En estas que conecto con la cadena SER a ver que comentan ellos. Craso error. Voy a matar a Diego Torres. Es uno de los periodistas deportivos que más admiro, sabe mucho de natación y sus opiniones digamos que siempre tienen base y a mi me influyen. ¿Qué porqué quiero matarle? Porque cuando Jesús Gallego le pregunta ¿ganará Phelps? Dice que ha tenido un pálpito al llegar a la piscina. Phelps va a perder. Lochte vencerá. Será que soy muy impresionable, a lo que se une que estaba de los nervios, bueno pues ya me he puesto taquicárdica perdida. ¡Qué sufrimiento! No sé, si la madre y hermanas de Phelps lo pasarán tan mal como servidora. Obviamente quite la radio, a centrarse en la carrera y a apretar los dientes.

 





La carrera comienza y Michael se pone ya en cabeza en la posta de mariposa, respiro xD. Y el recital Phelps ha comenzado. En la espalda, donde Lochte tenía que haberle alcanzado, Phelps se distancia más, en la braza no logran cazarle tampoco, nada con una cómoda distancia. La carrera está ganada. En el crol Phelps mantiene el ritmo, por debajo del récord del mundo (gana con 1:54.23) para variar y vence. Cseh, llega segundo. Lochte, que acusa el esfuerzo, tercero. A un suspiro del húngaro. Ambos a más de dos segundos (dos cuerpos) del de Baltimore. Phelps a lo suyo. Tiene tiempo de ver como llegan sus rivales. Mira la pantalla, se quita el segundo gorro y agita el puño. Una más para el zurrón. Estaría pensado, ya queda menos para las vacaciones. Me siento algo tonta por sufrir de esa manera. No es una reacción de desconfianza hacia su portentosa capacidad competitiva. Es miedo a su cansancio físico, miedo a que le puedan batir aprovechándose de eso, todos van a saco a por él, no le dan un minuto de descanso. Es el mejor, pero los demás no son mancos. Phelps ha conseguido que su reto sea también el mío, por eso sufro de esta manera. Me doy cuenta de que lo flipo demasiado pero no puedo evitarlo xD. De todas formas creo que no soy la única que lo vive intensamente.



 

Pero como soy una sufridora natural, terminada la carrera me empiezo a acongojar de nuevo. Que le vamos a hacer, una es como es. En apenas 20 minutos Michael tiene que nadar de nuevo. En esta ocasión las semifinales de los 100 mariposa. En un momento de locura transitoria (me duró poco, lo prometo) llego a pensar que se puede desfondar, me invade el pánico de que se pueda quedar fuera de la final. Respiro y la cordura vuelve a mí. De la final no va a quedar fuera ni de coña, hasta cojo se clasificaría. Pero si temo el tiempo que haga. Tiene que coger una buena calle. Me la traía floja que ganara la semifinal o no, paso de esas tonterías igual que él pasa en la alta competición. Donde hay que darlo todo es en la final, la gloria efímera de que salga unos segundos en pantalla tu jeta no tiene nada que ver con la eterna de llevarte la final (no entiendo -ni soporto- que cuando le superan otros en las series o en las semis se resalte tanto ¿alguien se cree que ha nadado a tope? Venga ya.).

 

Sale Michael a la palestra de nuevo para recoger el oro de los 200 estilos, feliz y distendido, sonriente y bromeando constantemente con Lochte. Pobrecillo Cseh, no le dan bola, es lo que tiene compartir podio con dos amigotes. Phelps nadará la primera semifinal de los 100 mariposa, es decir, nada más bajar del podio, sin tiempo ni para quitarse casi la medalla del cuello tiene que volver a nadar. ¿acusará el cansancio? Pues no, en unos sensacionales segundos 50 metros (como habitúa) coge el primer puesto y gana bajando de los 51 segundos (50.97). Muy buenas sensaciones me da esta victoria. Conclusión a priori, Michael tiene gasolina. Si ha sido capaz de ganar con 50.97 unas semifinales 20 minutos después de nadar una final en la que batió el récord del mundo, es que aún no ha enseñado todas sus cartas. Subidón de confianza, mañana,  más fresco lo va a dar todo. La incógnita: el nivel de sus contrincantes. En la segunda semifinal gana Cavic, que ya sorprendió en las series. Logra el mejor tiempo, irá en la calle central. Crocker quedó segundo, tercer mejor tiempo para la final. Así a las primeras me pregunto: ¡que pinta el Cavic ese ahí! Preveía que Crocker y Phelps nadarían en calles contiguas. Sería lo ideal para marcarse, para saber en cada brazada donde está el otro. Me gustaba esa idea. Pues nada, otro imprevisto. Viene un serbio salido de la nada y se coloca en medio. Un detalle, Cavic nada con el Speedo LZR de cuerpo entero, Crocker y Phelps a pecho descubierto... sí, lo digo con mala intención. Al final va a resultar que algo mágico sí que es. Entiendo que Crocker pueda hacer esos tiempazos que lleva años en la élite pero este hombre no sé de donde ha salido y ha roto mis planes, no me gusta xD. Esta vez consigo calmar mis temores un poco. En Melbourne Phelps y Crocker tampoco nadaron a la par, Phelps nadó por la calle 6 y Crocker por la 4. Ganó Michael en un final agónico. Por otro lado, que Crocker no halla hecho buenos tiempos en las clasificatorias no dice nada. Se estará guardando las cartas para la final. Mientras escribo esto me empieza a entrar miedo. En Barcelona hizo lo mismo, agazapado para dar en la final el golpe. Me estoy preparando para sufrir. Si Crocker está tan bien como comentan (Manuel de Madrid me dijo que en los entrenamientos estaba haciendo tiempazos), viviremos una final memorable con un más que probable récord del mundo. Es, objetivamente, la prueba más difícil para Phelps. Crocker es el único que ha acreditado, de todas las pruebas que ha nadado Michael en estos Juegos, mejores tiempos que él. No me vale que en Atenas y en Melbourne Michael ganó. Cada prueba es un mundo. Sí, Crocker me da mucho chungo y ya estoy acojonada (ya hasta suelto tacos).  Ya quedan menos horas para ver quién se lleva el gato al agua. La cita, a las 4.07, vosotros veréis si os la queréis perder.




Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 22:34  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 14 de agosto de 2008
La Aventura de seguir los Juegos por TVE

 

         

A medida que van pasando los días me cabreo más y más con la cobertura que TVE está haciendo de los Juegos. No critico ya el despliegue humano y técnico pero no llegó a entender cómo teniendo tres canales para emitir las pruebas hacen los desaguisados que hacen, cortando e intercalando emisiones de un modo bastante bochornoso la verdad. No escondo que mi principal referencia en estos Juegos Olímpicos es la natación y el trato que televisión española le está dando es lamentable. Cortan sin aviso para dar otras pruebas, algunas de ellas, realmente bacaladas infames (que diría el Maldini). Creo que sólo un día o a lo sumo dos, han dado las series, semifinales y finales completas... no lo entiendo. De madrugada en La2 dan que si conciertos de verano, alguna película, el 24 horas noticias... ¿quién realmente coordina esto? Vamos a ver, en unos Juegos Olímpicos, con un montón de competiciones paralelas a la vez, ¿tienen algo mejor que dar en La2 que competiciones deportivas a esas horas de la madrugada? Los que estamos a las 4 de la mañana delante del televisor ¿nos pegamos el palizón de no dormir para ver esos conciertos veraniegos cutres y salchicheros? Venga ya, y lo de emitir las noticias del canal 24 horas por La2 también es de echarse a reir...¿no tienen un canal temático ya para eso,?. Lo único que se les puede agradecer, es que han dado todas las actuaciones de Phelps en la piscina, pero de las demás estrellas de la natación se olvidan. Lo peor de todo es que si no dan algo en directo porque tienen que dar otra cosa (partidos de fútbol cuando España no está ni clasificada, partidos de hockey que ni nos vienen ni nos van o de waterpolo de otras selecciones que seguro que no los dan en directo ni en su país) luego repiten y meten los cortes de natación como pueden sin avisar, vamos que o estás las 24 horas del día delante del televisor zapeando o lo llevas claro... Por no hablar ya de las emisiones paralelas de deporte por Teledeporte y La2 a partir de las 18:00 de la tarde o por ahí ¿me puede explicar alguien a cuento de qué? ¿no dan a vasto a cubrir todas las competiciones deportivas y dan lo mismo durante horas en sus dos canales? ¿no sería el momento de repetir lo que no han podido emitir en  directo en una y las actuaciones españolas para los que no han podido verlas de madrugada y de mañana?

 

Lo de este mediodía con la natación ha sido de traca. Se han pasado una hora dando la bacalá de series de los 50 metros libres (13 series), han dado las primeras series que eran la de los nadadores con invitación olímpica, es decir, que no tenían las mínimas para acceder a los Juegos de forma directa. A mi esto me parece bien, son nadadores que tienen el mismo derecho de ser televisados que los demás, son deportistas modestos, habitualmente de países pobres, sin medios, que nadar unas series en los Juegos Olímpicos es un sueño para ellos. Luego dieron los 800 femeninos, que son un tostón, son series tan largas que se hacen un poco soporíferas, sinceramente, pero bien, yo contenta pensando que hoy daban las series completas. Pues no, cortaron las series y semifinales más interesantes para dar el partido de Federer con Blake ¿cómo se come eso? Dan lo que tiene nulo interés deportivo porque no tienen otra cosa que dar y cuando llega lo bueno, cortan ¿no pueden dar el partido de Federer en diferido o cuando termine la natación? O en La1 porque para ver la desconexión regional y el corazón de verano, la verdad, creo que un partido de tenis del más alto nivel puede merecer la pena. En fin, que lo mejor del asunto es que se ponen a dar el partido de Federer y que cada poco cortan y conectan con El Cubo, en las series de los 100 mariposa, dan las dos series de Crocker y Phelps, la de Phelps la dan porque Phelps es Phelps, pero la de Crocker no la dan por Crocker sino porque habia español compitiendo en ella, chapeau, pero me pregunto yo ¿hubieramos podido ver a Crocker en acción sino hubiera habido español? Pues no. Luego han cortado al menos en dos ocasiones más también para dar series con españoles ¿qué cara se les habrá quedado a los que estaban viendo el partido? Porque cortaron muchos de los puntos más importantes del primer set y algunos del segundo ¿merece la pena dar el partido en estas condiciones? No lo sé.

 

¿no se merece la natación, segundo gran deporte olímpico, un trato más digno?


Tags: tve

Publicado por ananula @ 20:58
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICAS DE EL PAÍS:

 

“El Nadador del millón de dólares”

 

Juan José Mateo, 14/8/08

 

Cuando Michael Phelps apareció en Pekín con su largo bigote de cuatrero, en un guiño a Mark Spitz, un escalofrío recorrió los despachos de los más importantes publicistas estadounidenses ¿tiene el chico de oro un contrato con alguna marca de cuchillas de afeitar?. Se preguntaron. Las marcas vieron en tanto pelo una oportunidad para venderse. Phelps es una máquina de hacer dinero. Si gana siete de los ocho oros que persigue – ya lleva cinco-, se embolsará por contrato un millón de dólares (unos 670.000 euros). Los publicistas hablan de un hombre capaz de trasmitir valores de altos vuelos: superación personal, éxito constante, y orgullo patriótico. Los sociólogos, además, describen a un deportista de rendimiento comercial incalculable, por su conexión con los más jóvenes. Phelps, de 23 años, es un genuino representante de los Millennials o Ecco Boomers, los jóvenes nacidos entre 1980 y 1994. Es la Generación Y, abanderada del e-mail y la ecología. El nadador de oro les vende, y por eso a él le compran las marcas.

 

Con Phelps llegamos a todo tipo de público”, explica Daniel Casas, director de Omega España. “No llegamos sólo a  nadadores, varones, en ciudades de más de 100.000 habitantes.... no. Phelps es una leyenda, porque cuando llegan los Juegos bate récords. Es difícil, en cualquier caso, medir que impacto tiene”, añade.-“Hace años tuvimos como embajador a Ian Torpe, que era importante en todo el mundo pero sobre todo en Australia. Phelps, creo yo, tendrá un impacto más grande y global si finalmente gana los ocho oros que busca en Pekín”.

 

La cláusula del millón de dólares está recogida en su contrato con la marca de bañadores Speedo, que ha hecho del Expreso de Baltimore su icono. Phelps nada para la historia, y sus brazadas son de oro. Cada medalla le reporta 25.000 dólares (unos 17.000 euros) del USOC, Comité Olímpico Estadounidense. Cada récord, otros tantos de la Federación Internacional de Natación. En total, una barbaridad: en cuatro días de natación Phelps ha ganado 250.000 dólares (unos 170.000 euros).

 

El bonus del millón de dólares”, explicó Speedo en un comunicado “ciertamente ayudará a mantener motivado a Phelps y a generar la atención de los medios”. Al chico le preguntan por lo que come, lo que duerme y lo que sueña bajo el agua. Lo hacen los periodistas y lo escuchan los estudiantes. Parte de sus ingresos llegan de las charlas que da en universidades y colegios. Es difícil imaginarse lo que cobra: Dara Torres, que a sus 41 años es la abuela de los Juegos, ingresa 25.000 dólares. Phelps ni se sabe. Por algo él y Herrrmann, su bulldog, protagonizan el anuncio que promociona los Juegos en la cadena NBC. Sus once oros olímpicos, sin embargo, no le acercan ni de lejos a los imperios económicos construidos entorno a Roger Federer o Tigre Woods. Es un problema de frecuencia. La natación, disciplina olímpica por definición, es un chispazo cuatrienal. “Para mí” explicó Federer, “es duro casi hasta decir qué ha estado haciendo Phelps los últimos años. Sólo sé que lo ha estado haciendo muy bien, que lo ha estado ganando todo, pero ni siquiera sé cuántas carreras nada al año. La natación está entre los deportes más famosos y los que en cierta manear sólo aparecen una vez cada cuatro años”.

 

Phelps celebra cada medalla con la mano en el pecho, mientras escucha con gesto reconcetrado el himno estadounidense. El gesto y la situación, emoción contenida en el podio, hablan de su calidad como deportista. La posición de la mano, de su desprendimiento: cualquier otro la llevaría en el bolsillo, bien sujeta a la cartera.

 


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:48  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICA EL PAÍS:
    EE.UU. prefiere la gimnasia

 


Juan-José Fernández, Miami

 

El héroe de Baltimore pierde protagonismo en su país (flipad en colores, dio da pan a quien no tiene dientes...)

 

Estados Unidos se rindió a Michael Phelps, pero con matices. Sin la valoración que cabía esperar ante la hazaña. Resulta asombroso, pero es el simple fruto de la sorprendente y dirigida visión del deporte que existe en el país. No sólo porque la Liga de béisbol y la pretemporada de fútbol americano continúen su camino habitual sin dejar su espacio  intocable, sino también porque dentro del olimpismo hay modalidades sagradas para los estadounidenses que pueden dejar otros momentos imborrables en segundo término. La gimnasia, por ejemplo, cuyo concurso femenino por equipos ensombreció a Phelps. La coincidencia de las gestas del gigante de Baltimore con sus pequeñas compatriotas le quitó en su propio país el máximo protagonismo con el que arrasa en el mundo. Empieza sucediendo en televisión y acaba por la prensa escrita y digital.

 

Así ocurrió la noche del martes en la NBC, la dueña de todas las imágenes. También había pasado el lunes con el concurso masculino, pero menos. Los hombres no tenían casi opción del oro tras las bajas de los hermanos Hamm y fueron bronce, lejos de China y Japón. Pero las niñas, en cambio, tuvieron esperanzas hasta el final, y aunque Phelps empezó siendo el protagonista, se fue diluyendo hasta dar la sensación de que en el pabellón de gimnasia estaba aún la soviética. Larisa Latynina tratando de competir en número de medallas con el nadador estadounidense.

 

Son planteamientos particulares, y quien paga manda. Casi 900 millones de dólares obligan. La NBC, algo insólito, no dio ya en directo la ceremonia de apertura, porque no podía cambiar los famosos tres 8 chinos. Las ocho de la tarde en Pekín eran las ocho de la mañana en Estados Unidos y retuvo las imágenes 12 horas, hasta su prime time. Li Ning voló en diferido. La NBC, en cambio, sí consiguió que la gimnasia y la natación de Pekín dieran la vuelta en su programación histórica. Siempre ha habido series o concurso matinales y finales vespertinas. En estos Juegos es completamente al revés para que las 12 horas de diferencia con China entren en su prime time del día anterior. Phelps bosteza, casi recién levantado, pero da igual. Las gimnastas están perfectamente maquinadas para las diez y media de la noche, hora del este, siete y media del oeste.

 

Sólo USA Today y Los Angeles Times ofrecieron a Phelps como primera noticia de deportes. Siempre por detrás de la gimnasia. “Michael Phelps establece el oro como rutina”, tituló el primero. “Todo el mundo comparte el sueño de Phelps”, señaló el segundo. Sin más, como si fuera un día normal más en su lista. The Washington Post y The New York Times incluso lo situaron como segunda información tras la gimnasia: “Phelps ahora sin temores” según uno, y “Conco oros para Phelps, y tres para conseguir” el otro. Al sur, en Miami, al menos se valoró más a Phelos y a sus 11 oros. A lo hispano. Se le calificó entre “rompedor” e “inmortal”.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:44  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
FINAL 4X200 LIBRES: CRÓNICA EL PAÍS

 

          “Hegemonía recuperada”

 























Phelps devuelve a su equipo a la época en que dominaba el 4x200 con una superioridad avasalladora

 

 

Simon Burnett ostenta el título de mejor velocista británico de todos los tiempos. Sus mejores días en las piscinas han pasado. Pero su imaginación sigue tan inflamada como cuando competía para la Universidad de Arizona. Ayer, en la cafetería de la Villa Olímpica se encontró con Eddie Reese, el responsable de la natación masculina de Estados Unidos, un viejo conocido. Hablaron del tema del momento: el chico de Maryland que ha conquistado cinco oros en Pekín. Con su característica solemnidad de Oxford, Burnett cogió a Reese por los hombros y le dijo “Te voy a decir lo que ocurre con Phelps. Él asegura que es de este planeta. Es verdad. Pero viene del futuro. Su padre descubrió la máquina del tiempo en el año 2040 y lo mandó al presente, porque dentro de 30 años será un nadador vulgar”.

 

“Esa es la mejor explicación que me han dado”, dijo Reese. El viejo entrenador acababa de ver algo que no veía desde su época de nadador: Estados Unidos dominando una final olímpica de relevos 4x200 con la autoridad con la que lo  hizo en la era dorada de su hegemonía. Imponiéndose por cinco segundos de diferencia. Igual que en Munich, cuando  John Kinsella, Frederich Tyler, Steven Genter y Mark Spitz (en este orden) se coronaron con un récord en 7 minutos 35 segundos.

 

Ayer Estados Unidos acabó los 800 metros 38 segundos antes que en 1972. Por primera vez, por debajo de los siete minutos. No estaba Spitz. Estaba Phelps. Eddie Reese decidió emplear la táctica del reflujo. Consiste en lanzar al agua al nadador más rápido del cuarteto para obligar a los adversarios a iniciar su segunda posta con el oleaje en contra. No hizo falta ser tan meticuloso. Phelps finalizó su posta dos segundos por debajo del ritmo del récord mundial. Ryan Lochte, el segundo relevista, saltó al agua casi 3 segundos antes que Grant Hackett, su contraparte de Australia, el equipo mejor situado en la persecución.. La ola que generó la zambullida de Lochte obligó a los italianos y a los rusos, que nadaban por calles circundantes. A bogar con la marea en contra. Lo suficiente para que se retrasaran unas centésimas. Estados Unidos había conseguido una ventaja descomunal. Dos cuerpos. Una ventaja que no perdería.

 

Lochte es quizá el nadador más complejo que ha existido después de Phelps. Al llegar a China, sufrió un pequeño contratiempo intestinal. Pero está de regreso. Su actuación en el relevo fue soberbia. Hizo la posta más rápida de la historia (1,44,28) y ganó un segundo más de ventaja. Berens y Vanderkaay cuadraron el círculo. Lo más perjudicados por las turbulencias fueron los italianos, que se hundieron con su líder, Rossolino, a la cabeza. Italia, bronce en Atenas, quedó cuarta. Australia, tercera. Rusia, segunda. Y Estados Unidos nadó con la superioridad de 40 años atrás.

 

Entre los Juegos de Roma. En 1960, y los de Seúl, en 1988, Estados Unidos preparó los relevos de natación con el cuidado con que se planifican las ofensivas políticas. Sucedió en plena Guerra Fría. Los americanos ganaron todas las finales. Conquistaron siete oros y seis récords mundiales con relativa facilidad. Sacándole hasta cinco segundos a los subcampeones. Como ayer. Como si el nadador que debía dar el golpe de gracia viniese del futuro.

 

Fuente: Diario El País


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:35  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICAS MARCA: SANTIAGO SEGUROLA

  Phelps también gana a ciegas

 
  NO VEÍA EN LA FINAL DE 200 MARIPOSA

 

Su décima medalla de oro olímpica llegó en medio de un imprevisto, cuando sus gafas se llenaron de agua . El undécimo oro lo sumó en el relevo 4x200. Ya es el deportista con más triunfos olímpicos

 

Santiago Segurola, 14/8/08

 

Una mañana inolvidable para Michael Phelps le recordó la multitud de factores que pueden alterar el curso del destino. En el mismo día que le convirtió en el Everest de la historia olímpica – sus 11 medallas de oro superan  por dos a Paavo Nurmi, Carl Lewis, Mark Spitz y Larissa Latynina-, el nadador estadounidense se vio amenazado por un percance casi fatal en los 200 metros mariposa, su prueba fetiche.

 

Invicto desde hace seis años, la carrera se consideraba un trámite para Phelps, posiblemente la más sencilla de su fatigoso calendario en Pekín. Sin embargo, sufrió como nunca para ganar. Nadó casi a ciegas toda la carrera, lo que acrecienta su mito. Sus gafas se llenaron de agua tras lanzarse a la piscina y no tuvo más remedio que procesar mentalmente la prueba. “No vi nada en los últimos cien metros. No vi los dos últimos muros, el de los 150 metros y el de la llegada”, declaró a la legión de estupefactos periodistas que, por fin, habían observado una muestra de debilidad en el campeón. Falso: menos de una hora después encabezó con un relevo sensacional el arrollador triunfo del equipo estadounidense en los 4x200 metros, el primero que baja de los siente minutos (6:58.56).

 

Hacía años que no se le veía tan incómodo en el agua, especialmente en los giros, donde generalmente, marca las diferencias decisivas. Phelps no veía las paredes y sus rivales vieron la rendija para atacarle. El neocelandés Moss Burmester se lanzó a una aventura que no fue descabellada. Tuvo al estadounidense a tiro durante 150 metros. Algo que no cuadraba en la ecuación. Si un buen especialista como Burmester era capaz de sostener al mago de la mariposa, es que había oportunidades para los rivales de verdad. Es decir, para el húngaro Laslo Cseh, cuya trayectoria como nadador se ha visto eclipsada por Phelps. Cseh atraviesa el mejor momento  de su vida. Sus marcas son antológicas y su voluntad no declina. Sospecha que tiene la oportunidad de imponerse al estadounidense en alguna prueba. Nunca ha tenido mejor ocasión que en la final de mariposa.

 

Cseh pasó por los primeros 100 metros con una desventaja de 1.06 segundos con respecto al norteamericano. Burmester sólo concedió tres centésimas. Había carrera, especialmente entre los 100 y 150 metros. Sucedía algo impensable: Phelps estaba en apuros. Contra la lógica de los últimos años, Laslo Cseh completó ese parcial en 28.82 segundos frente a los 29.22 del mariscal. El japonés Matsuda también fue más rápido. La ventaja de Phelps sobre sus tres perseguidores no alcanzaba las 80 centésimas. Los espectadores comprendieron en seguida la magnitud de lo que sucedía. De repente, se levantaron todos, invadidos por la sorpresa. El recinto, habitualmente silencioso, se convirtió en un hervidero.

 

ACOSADO

Phelps llegó mal y tarde a la pared en el giro de los 150 metros. Tampoco salió propulsado como acostumbra. “Tuve que adivinar dónde estaba la pared contando mis brazadas”, declaró después. Tampoco pudo improvisar la solución de emergencia. Las gomas de sus gafas estaban entre los dos gorros superpuestos que utiliza. Tendría que buscar la victoria a ciegas. Los nadadores conocen la respuesta de su cuerpo como pocos deportistas. Horas infinitas de entrenamientos y repeticiones les convierten en computadores. En el caso de Phelps, esta circunstancia se multiplica exponencialmente.

 

No sólo conoce todos los secretos de los 200 metros mariposa, sino que es capaz de reaccionar con una serenidad inconcebible a las situaciones de emergencia. La de Pekín fue de alerta roja. Entre el clamor de los espectadores, Cseh y Matsuda intentaron el ataque definitivo. Pero Phelps resolvió la crítica situación con maestría. “Quería hacer algo especial. Acercarme al 1.51 pero no fue posible. Las circunstancias me obligaron a otra cosa”. A ciegas y acosado por dos rivales que iban camino de las mejores marcas de su vida, no se dejó vencer por el pánico. Lo que hizo maravillosa esta carrera no fue la magnitud de la marca – otro record mundial, 1:52.03, apenas ocho centésimas mejor que la marca anterior-, ni sus consecuencias: la décima medalla de oro en el historial olímpico de Phelps. El primero que alcanza esa cota. Lo extraordinario fue la trama dramática de la carrera, el imprevisto que obligó al campeón a buscar soluciones de emergencia en medio de dificultades cada vez mayores.

 

Hay tantas conjeturas sobre la excelencia de Phelps que muchas veces se olvida la básica: su feroz carácter competitivo. En una carrera que marcó época en el deporte, a Phelps, se le midió más que nunca su  fibra competitiva. Lo ha demostrado en todos los grandes acontecimientos. Era Phelps contra sus rivales, contra el tiempo, contra la historia, contra el mito de Spitz. Esta vez fue algo más prosaico y temible: el agua invadió sus gafas. Resistió por pura sabiduría en los últimos 50 metros. Venció a ciegas. Más material para alimentar su leyenda.

 

 

Fuente: Diario Marca


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:17  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
CRÓNICAS EL PAÍS. DIEGO TORRES

 

           "Mariposa Ciega”

 

Phelps tiene un acceso de cólera al batir por sólo seis centésimas su récord de 200 mariposa tras entrarle agua en las gafas.

 

DIEGO TORRES 14/8/08

 

Da igual que sea en los Juegos de Pekín. Desde dentro todo lo que se ve son texturas azulinas traslúcidas. El edificio parece una burbuja. Carece de ventanas. Le llaman Cubo de Agua y en su interior hay una multitud que se ha sometido a una especie de aislamiento físico y espiritual. Desde las 7.00 de la mañana hasta las 9.00 de las noche. Algunos sólo salen de la piscina a ratos. Su propósito es combatir el tiempo. Tarea inútil y conmovedora que tiene en Michael Phelps a su exponente más obstinado.

 

El hombre lleva 13 años rebajando marcas. Empezó a los 10 en una reunión celebrada en Princeton (Nueva Jersey), disputándole el récord mundial de edad (NAG) a un tal Rory Conell. Entonces ya tenía una fijación. No con Rory Conell, que desapareció entre la multitud anónima de nadadores, sino con los tiempos, los parciales, los totales, etc. Nadaba para ir cada vez más rápido y se cronometraba como un poseso. Ayer seguía igual que siempre cuando salió del vestuario a las 10.20 de la mañana con toalla en la mano, para cumplir con el rito de la preparación. Fue el único entre los ocho finalistas que no saludó a la cámara. Estaba en su mundo. Listo para batir el récord de los 200 mariposa por sexta vez desde 2000,y, después, nadar la final del relevo 4x200 con el resto del equipo estadounidense.

 

Phelps empezó como un tiro. Su tiempo de reacción en la salida recortó tres centésimas de segundo al que hizo cuando se lanzó al agua para obtener el récord mundial de Melbourne, en 2007. Hasta ahí, todo bien. Pero al romper el espejo, algo falló. Sus gafas, adheridas a los ojos por dos ventosas, se movieron. Por la ranuras entró agua y cloro. A cualquier otro nadador esto le hubiera supuesto quedar fuera del podio. A Phelps sólo le impidió batir su propia marca mundial por más de un segundo de diferencia. “Las gafas se me llevaron de agua” explicó al salir de la piscina. “Empecé a tener problemas para ver. La cosa se fue poniendo cada vez peor. En los últimos 100 metros no veía ni las paredes. Me guiaba contando las brazadas. Los nadadores sabemos exactamente las brazadas que damos, así supe cómo hacer los virajes. Tuve miedo a impulsarme demasiado en las paredes porque penseque se me podían salir las gafas del todo. Por eso me enojé tanto. Quería nadar en un minuto y 51 segundos, o menos”.

 

Phelps se había preparado para bajar de un minuto y 51 segundos. Al final se quedó en 1, 52,03 segundos. Seis centésimas menos que su plusmarca anterior. Los 200 mariposa son su carrera más querida y, por sus entrenamientos, tenía la convicción de que pulverizaría su registro con cierta facilidad. Esto habría significado introducir un escalón prácticamente  insalvable para la generación venidera.

 

Phelps nada cada prueba no sólo para ganar el oro. Piensa en dejar de participar en la media distancia, y quiere hacerlo del modo más grandioso. En previsión de que su sucesor sea un tipo tan desaforado como él mismo, procura echar un cerrojo. No lo consiguió. Al salir del agua, lo primero que hizo fue arrancarse las gafas de la cabeza y tirarlas con rabia sobre el pavimento. Sus entrenadores asegura que, con 10 años, también la emprendía con las gafas. Ayer, estaba furioso a pesar de haber ganado un oro con la mejor marca de siempre. Hay cosas que la gloria no puede cambiar.

 

Phelps se desahogó ganado otro oro en los relevos una hora más tarde. Al subir al podio se echó a llorar. “Pensé que ya tenía 11 medallas de oro” dijo. “recordé que desde niño había soñado con participar en unos juegos olímpicos. Pensé que había pasado a ocupar un lugar junto con los atletas más grandes de todos los tiempo. Fue un sentimiento grandioso. Inexplicable”.


Alguien le preguntó qué significaba una medalla. Entonces intentó explicar el sentido de su búsqueda. “Una medalla olímpica”, dijo, “es algo que siempre llevas contigo. Para siempre serás un medallista. La navidad y el cumpleaños son cosas que ocurren sólo una vez al año, Pero una medalla es permanente. No envejece nunca”.

 

Fuente: Diario El País

 






Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:56  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
FINAL 200 LIBRES. CRÓNICA MARCA

 

 

TERCER ORO DE PHELPS CON RECORD

 

“Beamon en bañador”

           

El estadounidense iguala a Nurmi, Spitz, Carl Lewis y Tatynina con nueve medallas de oro. Logró otro impresionante récord en los 200 libres.

 

Santiago Segurola, 12/08/2008

 

 

Los grandes narradores siempre tienen algo nuevo y diferente que contar. No es posible, por tanto, aburrirse o fatigarse con la saga de hazañas que Michael Phelps protagoniza cada día en Pekín. Un día después de someterse a la emoción más intensa que se ha visto en muchos añós en una piscina, la apretadísima victoria de Estados Unidos en la prueba de relevos 4x100 metros libres, Phelps trasladço al agua una victoria futurista.

 

Su victoria en los 200 metros alcanzó proporciones desconocidas en una final olímpica. Nadie ha sacado tanta ventaja al segundo del cajón, 1,89 segundos, excepto en los Juegos de 1900, cuando el deporte moderno se encontraba en su período de alumbramiento. El segundo clasificado, el surcoreano Park Taehwan, no es un piernas. Sale de Pekín como campeón olímpico de 400 metros y ayer hizo la carrera de su vida en 200, con una marca de 1.44.85 minutos. Sólo cuatro nadadores han bajado de los 1.45, lo que explica la gran carrera de Taehwan. Pero su registro es humano. El de Phelps fue sobrehumano. Venció de punta a punta, batió su record mundial por casi un segundo (90 centésimas) y se convirtió en el primer hombre que baja de la frontera de 1.42: 1.42.96 minutos. No se trata de una marca asombrosa. Se trata de un salto al futuro. En Pekín, Michael Phelps es Beamon en bañador.

 

 

El significado de su victoria adquiere una trascendencia histórica. Igualó a cuatro dioses del deporte –los atletas Paavo Nurmi y Car Lewis, el nadador Mark Spitz y la gimnasta Larissa Latynina- con nueve medallas de oro en su palmarés olímpico, con la absoluta certeza de que hoy conseguirá su décima victoria, esta vez en los 200 mariposa. Estamos por tanto, ante el más grande deportista olímpico de la historia, un genio que persigue en Pekín algo más que ocho medallas de oro, proeza nunca conseguida anteriormente.

 

Phelps ha decidido que cada victoria tiene que dejar huella. Hasta ahora ha batido el récord del mundo en cada una de las finales que ha disputado, en proporciones que se antojan gigantescas. Su arrollador despliegue en los 200 metros libres ofrece todo tipo de lecturas. Una de ellas está relacionada con el drama estadounidense en una prueba que sus nadadores no ganaban desde Montreal 76. Tenía que ser Phelps el hombre que acabara con la maldición.

 

Los 200 metros han adquirido para Phelps una importancia especial. Mariposista de nacimiento, su versatilidad le llevó muy pronto a dominar las pruebas de los estilos. Pero tardó en adentrarse en los 200 metros libres, dominada durante años por Ian Torpe y Pieter Van den Hoogenband, dos colosos de la natación. Hace cuatro años, poco antes de los Juegos de Atemas, el nadador estadounidense se reunió con su entrenador, Bob Bowman. Se hablaba en todos los frentes periodísticos del mismo desafío que ahora: la búsqueda de las ocho medallas de oro. Pero Bowman y Phelps sabían que era un sueño irrealizable. Una carrera se interponía con toda seguridad en el camino: los 20 libres. Phelps no tenía ni las marcas, ni la experiencia, ni la confianza de Thorpe y Van den Hoogenband. El técnico le recomendó que abandonara. No le quería ver derrotado. Pero Phelps se opuso. Quería  competir con los más grandes, aprender, descifrar los secretos de la prueba y sentir el dolor de la derrota para motivarse.

 

En los Juegos de Atenas, Phelps fue tercero en los 200 metros libre, pero logró la mejor marca de su vida. Le dijo a Bob Bowman que nunca había disfrutado tanto. Le gustaba esa carrera. Quería más. Quería hacer en los 200 metros libres lo mismo que había conseguido en las pruebas de mariposa y estilo. Estaba dispuesto a convertirse en el mejor de todos los tiempos. Cuatro años después, su marca empequeñece tanto a Thorpe y Van den Hoogenband que sólo puede explicarse como la aparición de un adelantado a su tiempo. No hubo carrera como tal, Phelps nadó contra la historia, no contra los rivales. El exceso de trabajo le había obligado a reservar energías en las series previas. Pero en estas cuestiones también es un maestro. Con un ojo vigila su rendimiento en las series preeliminares y con el otro calcula que récord monumental  logrará en cualquiera de las finales que salpican su calendario.

 

La de 200 metros fue un monólogo maravilloso. Salió como un obús, pasó por los primeros 100 metros con un tiempo de 50.29 segundos, 0.25 segundos por delante de Park Taehwan y prosiguió su aventura con una perfecta demostración de poderío, control, técnica y resistencia. Llegó como salió: como un rayo. Tocó la pared, se giró y observó en primera fila el duro combate entre Taehwan y Peter Vanderkaay. Llegaban tres metros por detrás de él. Eran dos humanos que luchaban por la plata. Les esperaba un marciano.




Fuente: Diario Marca

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:37  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 13 de agosto de 2008
        VIDEO FINAL 4X200 LIBRES


¡Qué brutos son estos estadounidense!



Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:02  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
Crónica EL PAÍS: Natación MARK SCHUBERT Director técnico de Estados Unidos

"Phelps necesita tres horas de siesta"




DIEGO TORRES
- Pekín - 13/08/2008

 Mark Schubert (Elkhart, Indiana; 70 años) no es cualquier animal de piscina. Tiene, como tantos otros técnicos, la piel curtida por el sol de California y el cloro de las pozas. Sólo que él ha visto más mundo que ninguno. Es el director técnico de la natación de Estados Unidos desde 1980. Desde entonces no se ha perdido unos Juegos. Tampoco los de Pekín. Ayer se movía por el interior del Cubo como un lagarto inquieto. Siempre sonriente, siempre al loro.

Pregunta. ¿Vive Michael Phelps como un nadador normal?

Respuesta. Muy normal. Le gustan los juegos electrónicos y las cartas. Y en Colorado Springs, durante la concentración, jugó mucho a un juego de mesa que se llama Risk. Se enganchó porque es muy competitivo hasta para los juegos de estrategia.

P. ¿Pero no le proporcionan ninguna atención especial?

R. El único tratamiento especial que recibe es el que le puede ayudar a sobrellevar el calendario de pruebas. Lleva más tiempo en bañador que los demás y eso exige alimentos: bebida y barritas energéticas a pie de piscina. También dispone de más tiempo de los fisioterapeutas para los masajes. Lo más importante es que duerma. Duerme unas seis horas por la noche y a la siesta se echa tres horas que son críticas. Son imprescindibles para recuperarse del esfuerzo.

P. ¿No le molestan los ruidos?

R. Usa tapones para los oídos.

P. ¿Con quién duerme?.

En un piso con Bryan Lochte, Larsen Jensen, Peter Vanderkay y Eric Vendt.

P. ¿Qué carrera suya le ha impresionado más?

R. El 400 estilos fue increíble. Nadó de forma que me hizo pensar que bajar de cuatro minutos es posible. Bowman, su técnico, me avisó de que haría 4m 3s.

P. ¿Cómo consigue levantarse a las cuatro de la mañana y nadar dos carreras entre las diez y las once a ese nivel?

R. Eso no es nada. Durante los próximos siete días nadará 60.000 metros en la piscina de calentamiento para calentarse y enfriarse. Para la mayoría de nuestros nadadores, sólo sus entrenamientos durante los Juegos supondrían una dura semana de trabajo. Para él, es sólo calentarse y enfriarse. Cuando hace trabajo de intensidad, en una semana nada lo mismo: 70.000 metros.

P. ¿Cómo hace para ahorrar energía durante las pruebas?

R. Su mentalidad es perfecta: nunca se pone en tensión hasta la final. Sabe cuándo excitarse y cuándo desenchufar.

P. Da la sensación de que mejora cada día.

R. Sigue un plan. Se está midiendo en las series y muestra su mejor versión en las finales. Pero todavía le queda el principal escollo: los 100 mariposa y los 200 estilos. Bowman dice que nunca ha nadado tan bien los 100 mariposa en los entrenamientos y que su marca será grandiosa. En los 200 estoy seguro de que Lochte le dará problemas. Nunca descarte a Lochte. Si en los 400 estilos fue bronce era porque tenía diarrea.

P. La técnica de mariposa de Phelps siempre fue perfecta. ¿En qué ha mejorado?

R. Su natación bajo el agua se ha perfeccionado en los últimos tres años hasta el punto de que en el último viraje es invencible. Yo siempre creí que Lochte tenía el mejor nado subacuático del mundo. Pero ahora, cuando ve que la carrera se le complica, Michael tiene la habilidad de usar el último viraje como arma. Si nadas contra él, antes del último viraje tienes que estar muy por delante. Si le ganas sólo por un metro, te cogerá.

P. ¿Cuántas patadas es capaz de dar bajo el agua?

R. Creo que no las cuenta. Pero usa su visión periférica para ver los flotadores y saber en qué momento salir a la superficie sin que le eliminen por saltarse el límite de los 15 metros.

P. ¿Cómo valora la participación de Estados Unidos?

R. Siempre se ha dicho que desde los Juegos de 1988 el mundo nos alcanzaba en natación. Hasta ahora, en Pekín, no estuvimos a la altura de nuestra tradición. De pronto, todo cambió. Tengo que atribuir el impulso a Jason Lezak, que en el ancla del relevo de 4x100 libre tuvo la actuación más fenomenal que he visto en unos Juegos [nadó en 46,06s, la posta más rápida de la historia]. Fue inspirador para todo el equipo. Fue como decir: “Todo es posible”. Desde entonces, hemos empezado a ganar oros al ritmo acostumbrado. Empezamos a ser nosotros mismos.

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:55  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar

FINAL 200 MariposaPhelps se quedó con hambre

 

 

A priori, los 200 mariposa eran una de las pruebas que Michael debía de ganar con más comodidad. Es su prueba fetiche, en la que batió su primer record del mundo en 2001 con sólo 15 años, prueba que ha dominado con mano de hierro desde entonces. Pero Phelps sufrió más de lo previsto, aunque el oro no corrió peligro, sí el record del mundo que había logrado en todas las pruebas anteriores lo batió por apenas unas centésimas.

 

Cuando Phelps salió a la piscina dispuesto a conseguir su cuarta medalla de oro y primera de la tarde, parecía más preocupado de lo normal, algo agitado. Era normal, esa mañana se jugaba dos medallas de oro en apenas una hora. Cuando apenas se hubiera recuperado del primer esfuerzo, tenía que volver a dar lo mejor de sí para conseguir el oro con el equipo estadounidense de relevo 4x200 metros libre.


La carrera comienza con  Michael ligeramente en cabeza. Nunca su primer largo en la mariposa ha sido el mejor, hay nadadores más rápidos que él y era habitual no verle en cabeza. Pero en estos Juegos hemos visto que hasta en eso Phelps había mejorado, lograba colocarse en cabeza en el primer largo con cierta facilidad. La primera piscina se completa con un neozelandés en cabeza, Burmester, que por la calle uno pasa con un tiempo de 25.33, a 7 centésimas del record del mundo, en un esfuerzo suicida. Phelps pasa cómodo en segunda posición en 25:36, a 3 décimas del neozelandés. El viraje, espectacular, de Phelps con su nado subacuático y su potente patada de delfín, le colocan ya en cabeza, pero a distancia escasa de sus rivales. El neozelandés aguanta, sorprendentemente, y pasa el hectómetro a sólo 3 centésimas de Phelps, que marca un tiempo de 53.53, 9 centésimas por debajo de su record del mundo. Se espera el arreón de Phelps, su última piscina siempre es en la que marca la diferencia en carreras ajustadas. Pasa por el último viraje con un tiempo de 1:22:75, 12 centésimas por debajo de su record del mundo. Burmester, que se empieza a desfondar pasa ya a más de medio segundo. El que emerge es Cseh que pasa en tercer lugar a 63 centésimas del estadounidense. En el último largo Phelps mantiene el ritmo, llega con un tiempo de 1:52:03, nuevo record del mundo, superando su propia marca establecida en los pasados mundiales de Melbourne, en 2007, por un corto margen de 6 centésimas.



 

Phelps ganó con cierta comodidad pero no arrasando como en los anteriores oros donde apabulló a sus rivales. A pesar de batir el record del mundo se vio a Phelps claramente contrariado al finalizar la prueba. Miró con acusado desdén el marcador y su marca. Se quitó las gafas y el gorro con enfado. Phelps se esperaba más. Sino hubiese sido por ese gesto contrariado diríamos que claramente Phelps se había reservado. Estaba claro que Phelps había tenido algún problema, salió disgustado de la pileta, con cara muy seria. ¿Existe algún otro nadador o deportista que salga cabreado tras ganar un oro y batir su record del mundo? El nivel de autoexigencia de Phelps impresiona. A la salida de la piscina se acercó al área técnica y con las gafas en la mano gesticulaba y con semblante adusto le comentaba algo a su entrenador, Bob Bowman. Después hemos sabido que Michael tuvo problemas con sus gafas durante la carrera. Parece que las gafas no se le ajustaban bien. De hecho al terminar, Phelps se frotó en repetidas ocasiones los ojos como si le hubiera entrado agua y no le hubiera permitido ello nadar con comodidad y controlar la carrera.



 

La final no fue para nada decepcionante: apretada en algunas fases, con record del mundo. Pero Phelps nos tiene tan mal acostumbrados que esperamos que gane todas sus pruebas con un cuerpo de ventaja sobre sus rivales y eso no siempre es posible cuando tienes un reto tan brutal por delante como él tiene. Apenas una hora después nadaba otra final para colgarse de su fornido cuello su quinto oro. Si fuera otro nadador diríamos que ganó con autoridad la prueba, con Phelps el sentido de la proporción se distorsiona, para él, eso no es ganar con autoridad. Sacarle 67 centésimas al segundo no parece suficiente.


La ceremonia de entrega de medallas de la prueba se celebraba unos minutos antes de la final de los 4x200 libres. Phelps salió a recoger su cuarto oro, con el que se convertía en el atleta con más oros de la historia olímpica. Casi nada. Paradójico, Phelps seguía con la cara de decepción con la que salió de la piscina tras los 200 mariposa. Si en las anteriores entregas de medallas le vimos feliz, distendido, radiante, en esta se le veía tenso, impaciente, quería que la ceremonia pasara rápido. El himno de Estados Unidos debió de hacérsele eterno. Bajo del podio como un rayo he hizo, probablemente, el paseíllo de campeón más rápido de la historia. A los pobres Cseh y Matsuda que le acompañaron en el podio, les amargó la celebración (sobre todo al japonés inesperado bronce) no les dejó saborear las medallas, mientras ellos posaban para los reporteros gráficos, Phelps los dirigía con ritmo infernal, como si no hubiera salido aún de la piscina, hacia los vestuarios. Hasta en el paséillo les sacó un par de metros de ventaja. La final de los relevos 4x200 comenzaba en unos 5 minutos, Phelps se jugaba mucho, no estaba para tonterías.




Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:28  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
     VIDEOS  FINAL  200  mariposa

Aquí está la carrera y el podio. Imperdibles las caritas de Michael tras finalizar la prueba, todo ofuscado xD. Que Crack, ¡Es la ley!

       



Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:13  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Crónica EL PAÍS: "Sin respirar"

        

SERGI LÓPEZ
13/08/2008

 Hasta que Michael Phelps se puso a entrenarse sin aire, el rey de la propulsión subacuática era Ryan Lochte. El chico se dedicó durante años a subir las escaleras del estadio de fútbol americano de la Universidad de Florida. Hay que ser muy coordinado y fuerte para subir esas rampas empinadas y angostas una y otra vez. Tras la dosis de peldaños, su entrenador, Gregg Troy, introducía a Lochte en el agua. Sin calentamiento previo, lo mandaba a hacer 20 series de 25 yardas de patadas bajo el agua. Al ciento por ciento, con un intervalo de 45 segundos para cada serie, le quedaban unos 11 segundos para descansar. Pero valía la pena. Lochte progresó gracias a su habilidad para ir como un pez bajo el agua, aguantando sin respirar.

Una de las claves de la velocidad de Phelps es su entrenamiento en hipoxia. El trabajo hipóxico, es decir sin provisión de oxígeno, es uno de los factores que hacen de los nadadores norteamericanos los más eficaces en los virajes. Ahí está Lezak superando a Bernard en el último viraje del 4x100 o Coughlin y Coventry (es de Zimbabue, pero con residencia en América) batiendo récords. El entrenamiento en hipoxia es muy duro porque se realiza bajo el agua, pero te prepara para dar esas patadas que te impulsan como un delfín por debajo de la superficie, donde el agua ofrece menos resistencia. Esto no te sale si no lo entrenas. Y si lo entrenas mucho no sólo te ayuda a propulsarte bajo el agua. Además, te arma de recursos físicos para nadar los últimos metros de las carreras tolerando más el lactato. Ésta es una de las cualidades que han hecho de Phelps un nadador irrepetible. Va sobrado de instrumentos técnicos. Y ahora me pregunto una cosa: ¿Por qué Phelps no intenta batir el récord de los 400 metros libre? No se ha inscrito para esta carrera. Pero no tengo ninguna duda de que, si se decide a nadarla, baja de 3m 40,08s. Esta marca, que parecía de otro mundo cuando Ian Thorpe la estableció en el verano de 2002, está a su alcance. Es el récord más resistente que existe. El único que se conserva desde 2002. Al ver a Phelps nadar los 200 libre y, sobre todo, los 400 estilos, llego a la conclusión de que la joya que nos legó el australiano tiene los días contados. Siempre y cuando Phelps no resuelva abandonar el medio fondo tras los Juegos.

En 200 libre, la progresión de Phelps indica que está listo para todo. Un nadador que hace 1m 43s y al año siguiente hace 1m 42s es alguien que tiene el entrenamiento adecuado para batir el récord de 400 libre. Desde los 11 años, Phelps ha acumulado un trabajo aeróbico fabuloso. En Pekín lo está rentabilizando. Su exhibición en los 400 estilos es toda una señal. Si se ha entrenado para batir el récord del mundo en esta disciplina, está más que preparado para afrontar los míticos 400 libre.

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:08  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Crónica EL PAÍS. Entre Corcheras

           "Phelps libre"



SERGI LÓPEZ
12/08/2008

Mariposista natural, Michael Phelps ha incurrido estos días en el estilo libre. Desde mi posición en la grada del Cubo de Agua no consigo ver demasiado bien lo que hace con su brazo cuando lo arrastra por debajo del agua, pero lo que detecto es una forma de apoyarse que me recuerda a Janet Evans en 1988, cuando nadó los 400 metros en 4m03s, haciendo 2m2s en el primer parcial y 2m1s en el segundo. Yo estaba en Seúl y la miraba nadar y me decía: "¿Qué hace esa tía con los brazos?". Se apoyaba como si fuera a sumergirse para buscar pulpos y a la que metía la patada subía como un submarino. Phelps hace lo mismo. Parece que se apoya más que otros en el agua. Mete los brazos hasta el fondo y arrastra mucha agua. Esto, que a simple vista parece una descompensación, lo equilibra con la patada. La clave es mantener la cadera muy arriba. Sostener la cadera en la superficie es importante porque el centro de gravedad está por debajo del ombligo, y si eres capaz de coordinar tus movimientos en el agua a partir de la cadera, eres capaz de nadar bien cualquier estilo.

No sé si es plástica, pero la brazada de Phelps me gusta porque coge mucha agua. Su gesto es como el de un pitcher. Cuando tira la bola, se ayuda con la cadera. A la que coge agua con una mano, rota para el lado opuesto con la cadera, ayudando a empujar el brazo que arrastra y recuperando con el otro. Mantener la cadera arriba, sólo con agua de la que llamamos blanda por encima, es muy importante para dar ritmo y fuerza a las brazadas. Ryan Lochte nada muy parecido.

Phelps carece de velocidad punta, por eso no hará nunca los 50 libre. También es por eso por lo que, en los 100, vuelve mejor que va. En la prueba de 4x100, Sullivan pasó por el primer 50 en 22,48s, mientras que él lo hizo un segundo más tarde, en 23,31. Sin embargo, en el segundo 50 recuperó y terminó a 20 centésimas. Se le queda corta la piscina. Si las carreras se nadasen sobre 120 metros, iría sobrado. De momento, con lo que tiene le alcanza para lograr la segunda mejor marca de todos los tiempos. Y sin preparación específica.

Phelps está tan bien entrenado para nadar sin respirar que es capaz de meter 10 ó 12 patadas para impulsarse por debajo del agua a la salida de un viraje. La mayoría no pasan de seis. La diferencia es la que consiguió en la final de 200 metros del Mundial de Montreal, por ejemplo, cuando sacó metro y medio a todos sus rivales en el último viraje. Yo aprendí a trabajar esa técnica gracias al entrenador húngaro Joseph Nagy, que fue uno de sus pioneros a principios de los ochenta. Desde entonces, la natación se ha nutrido de una posibilidad nueva. Phelps la explota como nadie. Sobre todo en el libre

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:02  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

CRÓNICAS DE EL PAÍS:
         "La rutina fantástica"

Phelps se vale de su técnica bajo el agua y de su resistencia para establecer una nueva marca en 200 metros libre

DIEGO TORRES - Pekín - 13/08/2008

 "Como un montón de pasta y pizza", respondió Michael Phelps cuando le preguntaron por lo que hace en Pekín cuando no está metido en el agua. Otro periodista le preguntó en qué piensa mientras nada. Su réplica conectó directamente con la doctrina taoísta: "En nada".

En la natación, hay carreras que recrean el combate fatal de la vida. Hay carreras que miden la clase, carreras que miden la velocidad y carreras que ponen a prueba la resistencia, el carácter y la fuerza bajo amenaza de hundimiento. En estas últimas, batir el récord del mundo es más complicado porque sólo destacan unos pocos. Los 200 metros libre y los 200 mariposa se inscriben en esta clase de pruebas. Para imponerse es preciso tener mucha clase. Sin clase, el déficit de oxígeno hace estragos.

Phelps posee una combinación de sensibilidad para el agua y de resistencia física única que ayer le permitió nadar los 200 libre solo, en otra dimensión, y acabar en menos de 1m 43 segundos. La marca derribó un muro psicológico. No hay bañador, no hay tecnología, capaz de ayudar a nadie a nadar tan rápido a lo largo de cuatro piscinas. Hasta los 100 metros el efecto de los nuevos bañadores-flotadores es potente y la fuerza sirve más que nada. A partir de ese punto, los nadadores están solos con su organismo y empiezan a sentirse muy pesados. En 2001, Ian Thorpe hizo 1m 44,69 segundos y se convirtió en el primer hombre en bajar de 1m 45s. Aquello fue un hito en la historia del deporte. Phelps le superó en los Mundiales de Melbourne, y ayer siguió horadando la piedra. Nadó en 1m 42,96s y se colgó su tercer oro. La hazaña tuvo matices rutinarios, como todo lo que hace Phelps. Pero fue una hazaña.

La primera virtud de Phelps para afrontar las pruebas de 200 metros es la habilidad. Russell Mark, experto en biomecánica de USA Swimming, la federación estadounidense, manifiesta un escepticismo muy científico: "Cuando el agua rodea a alguien que se desplaza de forma antinatural, es muy difícil medir lo que sucede realmente. La dinámica de fluidos no explica la eficacia de Phelps". Su entrenador, Bob Bowman, admite que lo más evidente es pensar que su envergadura, de más de dos metros, le permite mover más agua en cada brazada. Durante la prueba de 200 libre que ganó hace un año en Melbourne, hizo ocho ciclos menos de brazada que Peter van den Hoogenband, un campeón olímpico y un ex plusmarquista.

El propio Phelps explica que en las carreras de 200 metros se aprovecha de su técnica bajo el agua: "Desde los Juegos de Atenas 2004 he hecho un avance muy significativo. Mi mayor evolución ha sido en el nado bajo el agua. En los Mundiales de Melbourne estuve depurando mi patada de delfín. Ahora mi salida es perfecta. He podido determinar exactamente el número de patadas que tengo que hacer para cubrir los metros necesarios antes de salir a la superficie a dar la primera brazada y todo ha encajado bien en la ecuación".

La segunda virtud de Phelps es la resistencia, imprescindible para sostener la velocidad durante 200 metros. Uno de sus entrenadores en la Universidad de Michigan, Fernando Canales, explica su método para prepararse: "La aparición de la fatiga es inevitable en una carrera en la que tienes que hacer un trabajo anaeróbico. La cuestión no es frenar la producción de ácido láctico, sino producirlo paulatinamente y según un patrón. Para eso se hacen los análisis de sangre en la piscina después de cada competición. Con los resultados se obtiene un patrón. Cada nadador tiene el suyo: todas las brazadas y las patadas que se dan hasta la aparición del lactato están medidas. Con ese patrón coreografiamos las carreras y maximizamos el aprovechamiento de la energía. Michael es capaz de retrasar la producción de lactato porque tiene un fondo físico impresionante. Una vez que entra en déficit de oxígeno, tiene una capacidad muy grande para soportar la fatiga".

Los libros recogerán para siempre la fecha y el lugar. Lo de ayer fue una despedida. Ahora el chico ve más cerca el principio de su nueva vida. Una vida más fácil, en la que no tenga que volver a nadar más de 200 metros para ganar una carrera. Una vida que le permita pensar poco, sobre todo en el agua, y comer muchas veces en Fortunato's, el restaurante de la esquina de la casa de su madre. Según Phelps: "La mejor pizza de Baltimore".

Fuente: Elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:54  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

FINAL 200m libres: “Apisonadora Phelps

 

         

Treinta y dos años llevaba Estados 32 años sin ganar una final olímpica de los 200 metros libres. Esta deshonrosa situación para la natación estadounidense sólo la podía solventar el genio de Baltimore, que se lanzó a la piscina desde la calle 6. No es habitual ver a Michael en estas calles adyacentes, casi siempre ocupa la central la 4, la de los mejores, pero en las semifinales Michael quedó tercero en su serie, pasando a la final con el cuarto mejor tiempo. Mucha gente se sorprendió, Michael Phelps sólo ha podido ser tercero en su serie ¿sólo ha podido ser tercero? Ja. Parece que se olvida que se tira una media de dos o tres veces al día a la piscina para competir, y que al menos una de esas participaciones es una final. Mientras, sus rivales pueden centrarse en una o un par de pruebas, habitualmente en un estilo concreto, Michael con su saturado programa está obligado a regularse. Sólo gasta gasolina cuando lo necesita. No tiene que exhibirse en las series y en las semifinales para demostrar que es el mejor, que es el más rápido. Eso sería un suicidio para él. Phelps aprendió esta lección de una derrota, siempre dicen que es de las derrotas de lo que más se aprende, aunque pocas derrotas aparecen en el historial del de Baltimore. El punto de inflexión se dio en el año 2003, en los mundiales de Barcelona. Michael brillaba sin parangón batiendo records del mundo en las series, en las semifinales, en las finales de las pruebas en las que participaba. Cada vez que se echaba a la piscina del Sant Jordi el público excitado sabía que podía caer un record del mundo. Phelps tenía un calendario muy apretado, se vacío en cada prueba, nadó a su mejor nivel, quería avasallar a sus rivales cada vez que se lanzaba a la piscina, odia perder. Este brutal desgaste le acabó pasando factura en una de sus finales fetiches, la de los 100 mariposa, distancia en la que había marcado el record del mundo en las semifinales arrebatándoselo al ucraniano Serdinov que había osado arrebatárselo, a su vez, en la primera semifinal. Phelps perdió con Crocker, y esto le marcó, a partir de aquí aprendió de su error: si quería alcanzar sus metas, debía regularse, sacar lo mejor de sí mismo para ganar títulos en los grandes campeonatos no para lucirse. Parece que no todo el mundo tuvo en cuenta que tras hacer ese tercer puesto en su serie Phelps, en menos de una hora tenía que nadar la final de los 4x100 metros libres. Donde se desmarcó con la tercera mejor marca de la historia en los 100 metros libres, casi nada. La realidad es tozuda, comparando sus mejores tiempos previos con los de sus rivales en la final de los 200 libres, el que más se le acercaba estaba a más de un segundo. Phelps era el favorito indiscutible, ¿cabía acaso espacio para la sorpresa? No. Phelps da sorpresas no  las admite.


 


Michael, desde esta calle seis, arrancó la final como una exhalación. Cuando emergió de su inmersión tras su portentosa batida subacuática les sacaba a sus rivales una distancia ya indecente, casi medio cuerpo. Pasó por los 50 primeros metros en 24.31, 16 centésimas por debajo de su record del mundo y al segundo le sacaba ya un cuerpo de distancia. Apabullante. Phelps, como en los viejos tiempos, nadando sólo acompañado por la línea verde del record del mundo que tampoco era capaz de aguantarle el ritmo. Completa el primer hectómetro en 50.29, 71 centésimas por debajo del récord del mundo. Les saca a los más rápidos, el coreano y campeón olímpico y mundial Tae Wan Park, y a Peter Vanderkaay, el otro estadounidense y colega suyo, cuerpo y medio. Y Phelps sigue nadando en su propia galaxia. Completa los 150 metros en 01:16:84, 89 centésimas por debajo del record del mundo, y no afloja sigue como si nada mordisqueando el record del mundo. Cuando toca la última pared el cronómetro se para en un estratosférico 01:49:96. Ha rebajado su plusmarca en casi un segundo. Park logra la plata y Vanderkaay el bronce. La cámara busca a Phelps que esboza una tímida sonrisa de satisfacción mientras observa su marca. Impresiona verle tras finalizar la prueba: no parece cansado. Tercer Oro y tercer record del mundo para Phelps. ¿Aún queda algún escéptico? Para finalizar, un deseo: que no pare la fiesta.

 


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:37  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar

Crónica de El PAÍS:

         “Todos contra el tiempo”

 



Por Diego Torres

 

Pitágoras parecía un tipo raro, pero no se diferenciaba mucho de George W. Bus. El filósofo griego atribuyó poderes mágicos a los números. También advirtió que, de todos los participantes en unos Juegos Olímpicos, los más dignos de admiración no son los atletas sino los espectadores. Después de todo, hay deportes en los que el adversario no tiene forma humana. En la natación, simplemente, el rival carece de apariencia. Es invencible. Se registra en símbolos. Es el tiempo que pasa. Ayer, ante la mirada de millones de espectadores repartidos por todo el mundo, se cerró una época. Eso habría dicho un pitagórico y eso creen los aficionados al deporte. Los que acuden a los escenarios olímpicos, registran los cronómetros y se emocionan al verificar que un chico de Maryland, uno de Nueva Jersey, uno de Wisconsin y otro de California, unidos en una ceremonia para cubrir. A nado 400 metros repartiéndose 100 cada uno, logran bajar por primera vez en la historia de 3:12:23 a 3:08:24. ¡Cuatro segundos! Sobrecogido ante un milagro que sólo se verifica con números, George W. Bus, el presidente de Estados Unidos, se dirigió al muchacho de Maryland como un rey a un súbdito: “Buen trabajo”.

 

Cierta idea del trabajo es reciente. Todo lo demás en la final del relevo de 400 metros libre que se disputó ayer es antiguo como el afán de combatir lo inevitable. Entre estos afanosos, el más carismático de todos es el muchacho de Maryland, que tiene 23 años y se llama Michael Phelps.

 

Phelps hace cosas que los cronómetros no recogieron jamás y las multitudes se sientes automáticamente agradecidas, como si se tratase de una especie de cómplice que se echa al agua impulsado por una causa superior. La natación es un deporte individual sólo en apariencia. Los mejores nadadores no luchan contra el agua sino que se apoyan en ella. Phelps mueve tanta agua que da sensación de que flota río abajo por un curso caudaloso. Lo lleva el agua. Lo llevan los espectadores, el género humano, sus compañeros. A cambio, él les da un empujón emocional.

 

Lo dijo la australiana Lisbeth Lenton, abrazada a su compatriora Jessica Schipper, después de ganar el oro en la final de los 100 mariposa que ambas disputaron hasta el último metro: “Nunca dejó de luchar y eso me obligó a persevar. Sin ella, yo no estaría aquí”.

 

Los nadadores nadan unos por otros. Las carreras de relevos son la mejor exhibición de esta ley. La carrera de ayer es historia grande de la natación. Empezó Phelps a las 11:00 en la semifinal de 200 libres. Acabó tercero. Tardó tres segundos más que su mejor marca en recorrer la distancia y se clasificó cuarto. Le dio igual. “Estaba ahorrando energía” dijo al salir del agua ante la suspicacia de los medios estadounidenses. Su meta iba más allá. A las 12:00 volvió a la piscina para lanzar el relevo. Su misión consistió en abrir hueco. No había preparado la velocidad desde hacía tres años. Debía ser más rápido que el hombre más rápido del mundo, el australiano Eamon Sullivan, un especialista que abrió la carrera para su equipo. Sullivan hizo el récord mundial de 100 libre. Lo recortó en 26 centésimas. Hizo 47.24 segundos. Un universo. Phelps lo siguió a sólo 21 centésimas. Un prodigio.

 

Intimidados ante el escaso efecto de su gran maestro, los australianos se rezagaron. Aparecieron los franceses. Cuando la carrera pasó por los 300 metros, Bousquet señaló la mejor posta de la historia (46,63s). Jones no pudo con él y Francia partió hacia el último 100 como vencedora con su hombre más rápido al frente. Ahí fue Alain Bernard, la montaña de músculos. Hasta ayer, antes de que Sullivan y Phelps le desposeyeran, Bernard tenía la plusmarca universal de 100 libre. Su récord había caducado. En el torbellino también caducó la posta de Bousquet. No la pulverizó Bernard. El hombre que nadie esperaba se llama Jasón Lezak, veterano de 32 años, medio calvo, poco mediático. Lezak salió dos metros por detrás de un nadador que ostentó el título mundial. Le persiguió hasta el muro sin acortar distancias. Entonces hizo el viraje. Le recortó un metro y medio bajo el agua. El resto fue emoción hasta el último palmo. Ganó Lezak.

 

Como dijo María Peláez, la experta estilista española: “Phelps es Dios. Es tan carismático que hizo que los demás nadaran por él. Les ha hecho sentir que sus ocho oros son la meta de todos”:

Fuente: Diario El País


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 18:54  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 12 de agosto de 2008
Crónicas de El País: "El Inhumano"



Sergi López

Phelps llegó a su primera final olímpica sometido a una gran presión. ¿Qué pasaría si no ganaba el primer oro después de todos los anuncios que se habían hecho? ¡Lo machacaban! Necesitaba una victoria y acudió a la piscina amenazado por varios frentes. Ryan Lochte lo había apretado sin parar en los trials después de superar una lesión de tobillo. Sin estar a punto. Lochte le había puesto en apuros obligándole a establecer el récord del mundo para ganar. Phelps esperaba que en Pekín su adversario nadase más rápido todavía. Esto le preocupaba. Sin embargo, Lochte se hundió mientras Phelps se crecía. Al verlo allí, en vivo, me di cuenta de que lo que hacía era inhumano. Más allá de sus aptitudes fisiológicas, de su cuerpo especialmente dotado, de la postura perfecta de su columna, Phelps demostró que está en una condición mental y física increíble. Lo dice su récord. Y lo dicen las marcas que no se publican. Las que ha hecho en las últimas semanas en los entrenamientos.

Las noticias sobre las prácticas de Phelps son asombrosas. El otro día entrenó la mariposa a ritmo de competición. Hizo dos series de 50 metros por minuto seguidas de una serie de 100. Tres veces. Saliendo de la piscina y saltando desde el poyete cada vez. Esto significa que nadó un largo en 24 segundos y le quedaron 36 segundos para salir del agua y nadar otro en 24 segundos. Después de cada serie de largos hizo los 100 metros en 51 segundos. Así, tres veces seguidas. La marca que consiguió fue de podio. Sólo dos nadadores en la historia han podido nadar los 100 mariposa en 51 segundos: Ian Crocker y Phelps. Es un tiempo propio de una final. Pensar que Phelps lo hace en solitario, sin el impulso de la oposición, habla de una proeza sin precedentes. Un indicio claro de que apunta al oro de los 100 mariposa con más decisión que nunca.

Dejemos los entrenamientos prodigiosos. Volvamos a la competición. Tal vez el duelo se prolongue. Tarde o temprano, Lochte le ganará alguna prueba a Phelps. Pero desde hace cuatro años el debate se ha terminado. Ni Spitz ni Thorpe han logrado algo parecido. No necesita colgarse ocho oros para llegar a la cumbre. Lo que Phelps ha hecho hasta ahora le convierte en el mejor de todos los tiempos. No tengo ninguna duda. Es increíble.

Sergi López fue el primer medallista olímpico español. Ganó el bronce en la prueba de 200 metros braza en Seúl 88.

 

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 22:55  | Michael Phelps
Comentarios (2)  | Enviar
     VIDEOS FINAL 200m libres

Otra exhibición made in Michael Phelps:


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:09  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
LOS OCHO TRABAJOS DEL HÉRCULES PHELPS

Lo que resta para la gesta (con los 200 libres ya en la buchaca)




FUENTE: Diario Marca


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:07  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

Phelps tras los 400 estilos:
Bush me ha dicho que he hecho un buen trabajo

 

Vaya que avispado el Bush, ¿cómo habrá llegado a esa brillante conclusión? Phelps debería de haberle respondido "a ver si aprendes y haces tú el tuyo bien" El Bush estuvo presenciando la final de los 400 estilos el pasado domingo y se rindió ante el  genio de Baltimore. Recojo las declaraciones del astro estadounidense que recogen en el diario MARCA.

 

A. DELMÁS

 

Se le ha visto muy conmovido en su primer podio...

 

- Es cierto, y no lo sé, no puedo explicar por qué. Quería cantar nuestro himno, pero no podía parar de llorar. Que el himno se cortara casi al final fue casi como una liberación: rompió mi estado de emoción. Me puse a reírme de lo que había pasado. No puedo expresar lo que me ha emocionado empezar así, con el récord del mundo en una prueba como ésta, donde tienes que nadar perfecto en los cuatro estilos durante ocho vueltas a la piscina.

 

¿Cuáles eran las razones de esa emoción?

 

- No podía evitar acordarme de lo que me ha pasado durante el último año, cuando me rompí la muñeca y al fin tuvimos que tomar la decisión entre mi entrenador, Bob Bowman, y yo de abandonar Michigan y regresar a Baltimore.

 

En el tramo de braza, en 50, ha pasado en 34.77, su mejor registro de siempre en esta distancia y especialidad, en entrenamientos y fuera de ellos.

 

- Es cierto que nunca he ido tan rápido en braza. No podía esperarlo, porque nunca había bajado de 35 segundos.

 

No ha parado de recibir emociones durante todo el día. Las carreras, la recepción con el presidente, el encuentro con sus colegas estadounidenses de la selección de baloncesto...

 

- Se trata de aprender a racionar la energía, subirla arriba cuando se necesita, y saber descender a un punto más lento en otro momento. Eso se aprende cuando se tienen claros los objetivos. En 400 estilos, el objetivo era ganar la medalla de oro. Después, el récord ha llegado porque sentí que Ryan Lochte iba lanzado como un tren de mercancías, y además también llegaba Laslo Cseh en su mejor estilo, la espalda. Todo en el viraje de 200. Cuando los vi a mi lado, pensé que me iba a divertir. Y me dije también: “Esto me va a doler”. Así que me tuve que poner a la altura de las circunstancias”.

 

Después, vuelta a otro ritmo: las series de 200 libre. ¿estaba cansado?

 

- No exactamente. Físicamente, siempre me he encontrado bien, en el mejora momento para afrontar este reto. Más problema, quizá, es volver mentalmente. En las series de 200 libre, el único objetivo era entrar en semifinales, así que se podía ir más lento. En el relevo 4x100 ¿quién sabe lo que pasará? Lo seguro es que habrá que nadar muy rápido. Pero aquí tengo fe en mis compañeros, que ya han demostrado de qué son capaces. Lo seguro es que habrá que nadar muy rápido.

 

Se ha visto con el presidente Bush en la Villa Olímpica ¿Qué le ha dicho?

 

- Cuando salí de la piscina tras la final de los 400 estilos, miré hacia la zona del palco de autoridades donde él estaba. Estaba haciendo ondear nuestra bandera, junto a su esposa, The First Lady, y les saludé. Él me devolvió el saludo, con la bandera. Después, en efecto, nos hemos visto en la Villa Olímpica, y me ha comentado: “Good job, Michael”, “buen trabajo Michael”. Y también “buena suerte para todo lo que te queda por delante”.

 

Y también ha estado con los jugadores de la selección de EE.UU., las estrellas de la NBA...

 

- También nos hemos encontrado por la Villa Olímpica. Uno de los ayudantes del equipo técnico es amigo mío, y ahí hemos estado, sobre todo con Kobe Bryant, LeBron James y Dwyane Wade. Con LeBron quizá tengo más cercanía, no sólo por las cosas que hace, sino porque le encanta eschucar la misma música de rap que me gusta a mi: Jay-Z, Eminem... pero ni yo puedo hacer las cosas que él hace, ni espero que él pueda hacer las cosas que yo hago.

  

A esto último, ya te digo yo Michael que seguro que no. 


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:00  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

Phelps y Rafa Nadal frente a frente

 

 

Pues dos craks frente a frente. Phelps que se enfrentaba por la tarde al reto de las semifinales de los 400 estilos, quiso interrumpir su concentración para acercarse a saludar a Nadal, un icono ya en Estados Unidos.  Me hago fotos con la gente que me lo pide porque son atletas igual que yo. A mi me apetecía inmortalizarme con Phelps y lo hice el sábadocomentó el español. ¿Ningún reportero gráfico recogió ese momento? Nadal pasanos las fotos please

Tags: michael phelps nadal

Publicado por ananula @ 20:56  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
David Meca habla sobre Phelps para MARCA

 

 

“Son muchas las bellas imágenes que permanecerán en nuestra memoria resultado de estos intensos días de competición en la piscina de las magníficas instalaciones de EL Cubo en Pekín. De todas ellas, sin perjuicio de posterior mejora, no puedo evitar asombrarme y emocionarme con la celebración que hizo Michael Phelps al conseguir con el equipo USA su segunda medalla de Oro, en el relevo 4x100 libre. Alguien como él, que ha conseguido absolutamente todo lo que un deportista podría soñar, nos ha dado una lección de humildad. No solamente nos asombra con su magnífica técnica ni con su inteligente táctica de competición, sino también derrochando muestras de su carácter y  temperamento de una grandeza infinita”.

 

La fotografía del equipo del relevo 4x100 celebrando su victoria pasará a la eternidad. Estoy seguro que Phelps continuará su senda victoriosa deslumbrándonos cada día y nosotros le exigiremos aún más. Pero nunca olvidaremos que él ya ha hecho historia aún en tiempo presente y que cada récord mundial y cada nueva medalla de oro son absolutamente muestra de su excelencia y de una dedicación y entrega absolutas. Nunca nos abandonaremos a pensar que lo excepcional, por ser cotidiano, pueda dejar de ser extraordinario”.

 

Me encanta esa frase con la que finaliza Meca, brillante.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:42  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

EL ANÁLISIS DE SANTIAGO SEGUROLA: Final de los 4x100m. libres

 

“Phelps se Acerca al Paraíso”

 

Lezak, el último relevista de Estados Unidos, le dio el triunfo en una reacción salvaje. Sin esa medalla se acababa el reto.

 

Jason Lezak es un excelente nadador, con un historial más trufado de decepciones que de éxitos en los Juegos Olímpicos. Logró su única medalla de oro como último relevista en la final de los 4x100 metros estilos, en los Juegos de Atenas 2004. Pero toda su trayectoria olímpica le desacreditaba como figura. Hasta ayer. A punto de cumplir 33 años, el nadador más veterano del equipo norteamericano completó la carrera de su vida, la llave que abre las puertas del paraíso a su compañero Michael Phelps. El deslumbrante relevo final de Lezak dio la victoria a Estados Unidos frente a los franceses, favoritos antes y durante toda la carrera. Excepto en el último metro. En una reacción salvaje, Lezak derrotó a Alain Bernard, la estrella del equipo francés de 4x100 metros libres, integrado por cuatro nadadores cuyas marcas figuraban entre las 20 mejores de todos los tiempos. Entre ellos Bernard, el gigante de 2,05 metros que había conquistado el récord mundial en marzo, con una marca de 47.50 segundos. ¿Cómo suponer la derrota de este cañón en bañador? ¿Cómo sospecharlo antes de lanzarse con una ventaja de seis décimas de segundo sobre Lezak? Lo que ocurrió se escapa a la lógica y manifiesta de nuevo que el deporte alcanza toda su grandeza con proezas insensatas.

 

Lezak, el viejo, el nadador tantas veces desacreditado por su incapacidad para funcionar en las grandes competiciones, venció al coloso francés en una carrera inolvidable. Entrará en la historia por muchas razones: por el record mundial, por la octava medalla de oro que otorga a Phelps en su trayectoria olímpica, por el record mundial (47,24s) de 100 metros que obtuvo el australiano Eamonn Sullivan en el primer trecho de los relevos, por la presencia de un nadador negro en el equipo estadounidense, por los incontables detalles y secretos que guardó la carrera, pero, sobre todo, por el coraje de Lezak para negarse a la derrota. Hace ocho años, en los Juegos Olímpicos de Sydney, su compañero Gary may Jr., un bocazas de buena cuna, aseguró que los estadounidenses aplastarían a los australianos como guitarras contra el suelo. Lezak integraba aquel equipo. Vencieron los australianos y aparecieron en el podio parodiando a una banda de guitarristas de rock. Pocas veces, la natación estadounidense se ha sentido tan humillada.

 

En los Juegos de Atenas, Lezak llegó con la mejor marca de la temporada. No le sirvió para calmar su inseguridad. Se estrelló en las eliminatorias y no entró en la final. Tampoco le ayudó su fracaso, y el de todo el equipo, en la final de los 4x100 metros libres, donde Sudáfrica se impuso con una autoridad incontestable. Ese día, el segundo del programa olímpico, Michael Phelps supo que no igualaría las siete medallas de oro de Mark Spitz. Quizá el viejo Lezak debió pensar que le debía una reparación a Phelps. O que era hora de terminar con su fama de perdedor. El caso es que nadie daba un dólar por él y por los americanos. Eso significaba que el sueño de Phelps se rompía nuevamente. No podría ganar ocho oros.

 

Phelps hizo un trabajo impecable como primer relevista. Apenas una hora después de clasificarse para la final de los 200 metros libres, encabezó el cuarteto estadounidense con una actuación excepcional. Con una marca de 47:51 segundos batió el record norteamericano (en las puestas de relevos, los récords de la primera posta cuentan como individuales), a tan sólo una centésima de la marca mundial que estableció Alain Bernard en marzo. La grandeza de la carrera de Phelps fue tal que Phelps fue segundo tras el australiano Eamonn Sullivan, que batió el récord mundial con un registro de 47,24 segundos. Pero el peligro para Estados Unidos venía de Francia.

 

Durante todo el año, el equipo francés de 4x100 ha merecido portadas, reportajes y la consideración de faro olímpico de Pekín, Un equipo extraordinario, sin duda: Amaury Leveaux, Fabian Gilot, Freddy Bousquet y Alain Bernard. El segundo relevo no despejó dudas. Garret Webber Gale, el campeón americano, sostuvo a Gilot, pero la formidable demostración de Bousquet en el siguiente tramo (46,63s) dejó a los estadounidenses al borde del abismo. Cullen Jones, el nadador nacido en el Bronx, perdió un segundo con respecto al sprinter francés. Todo el escenario estaba preparado para el atronador cierre de Bernard, el hombre del año en los 100 metros. Saltó con seis décimas de ventaja sobre Lezak, con el poderío que otorga el récord del mundo, con todo el viento en las velas. Pero el deporte es fértil en imprevistos. Milagros lo llaman algunos.

 

Bernard mantuvo su ventaja en los primeros 50 metros y dobló en la pared. Allí comenzó la proeza. Lezak comenzó a recortarle la ventaja centímetro a centímetro. A falta de 25 metros, estaba por detrás pero había alguna esperanza. A diez metros de la pared el público comenzó a rugir: el viejo tenía al favorito a tiro. Fue un final memorable que Lezak concretó con más coraje y determinación por la victoria. Tenía que ganar por él, por el equipo, por su historia de fracasos y por un compañero que quiere hacer historia en Pekín. Y ganó con el mejor relevo de todos los tiempos; 46,06 segundo frente a los 46,73 de Bernard. Ocho centésimas separaron a Estados Unidos de Francia. El récord del mundo cayó destrozado por casi cuatro segundos: 3:08:24 frente al 3:12:23. Al borde la piscina, Phelps, siempre contenido en las celebraciones comenzó a rugir de tal manera que se le marcaron los tendones de todo el cuerpo. Alguien le acababa de entregar las llaves del paraíso, un veterano al que le deberá la cima que está a punto de alcanzar.”


Fuente: Diario Marca

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:27  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
ATENAS 2004 – BEIJING 2008: El Camino Del Bronce al Oro 

 

 De la decepción en 2004 (izquierda) a la euforia en 2008 (derecha)


Si comparamos la final de los 4x100m libres de Atenas 2004 con la de Beijing 2008, son muchas las diferencias que encontramos. La más evidente EE.UU. pasó de una medalla de bronce a una de oro. Pero también hubo similitudes. Phelps llegaba a Atenas con el objetivo de igualar los 7 oros de Spitz, un objetivo publicitado pero bastante más soto voce que en Beijing, nadaría ocho pruebas. El calendario competitivo seguía en Atenas el mismo orden que en Beijing. Phelps empezó ganando un oro con record olímpico en la final de los 400 estilos, Cseh también le acompaño en el podio. Su segunda prueba eran los 4x100m libres, la segunda posibilidad de medalla. El equipo estadounidense formado por Crocker, Phelps, Walker y Lezac falló de forma bastante estrepitosa, de modo que a las primeras de cambio el sueño de Phelps se vio truncado. La victoria de ayer ha sido doblemente emotiva, ha resarcido a Phelps y a Lezac de una actuación decepcionante en los anteriores Juegos, que han teñido de dorado en Beijing. De todas formas el gran apaleado de aquel fracaso fue Ian Crocker, encargado de nadar el primer relevo, que se desmarcó con un decepcionante tiempo de 50:00 que sus compañeros no fueron capaces de remontar, y señalado como gran culpable del descalabro yanqui.

 Comparar los tiempos de ambas finales, da miedo, sólo cuatro años después, las marcas se han rebajado espectacularmente. El record del mundo, apabullante, de los sudafricanos en Atenas, ha quedado desfasado. Con una diferencia de apenas cuatro años se ha mejorado el tope mundial en casi 5 segundos. Realmente lo espectacular ha sido el mordisco que le han pegado en esta final, de los 3:12:23 marcados en las semifinales por los estadounidenses como nuevo record mundial a los 3:08:24 de la final, distan casi cuatro segundos. Si nos fijamos en las tablas de tiempos de ayer veremos que todos los equipos de la final nadaron por debajo de los 3,13 s, sin excepción. Recordemos que el oro en Atenas 2004 se ganó con un tiempo de 03:13:17. Curioso también que cinco de los ocho equipos finalistas nadaron por debajo del record del mundo, bajando de los 3:12s. La estadística confirma la grandeza de la carrera: por emoción, por calidad.



 

No es el único cambio, de los tres grandes contendientes en aquella final, sólo EE.UU. se ha mantenido en el podio. Sudáfrica, quedó penúltima y la Holanda de Hoogie (plata en Atenas), ni siquiera logró clasificarse para la final a pesar de la espectacular posta de éste. Curioso.
     

    
      Michael Phelps - Atenas04 - 4x100 FINAL
     Cargado por ananula

Gráficos: El país

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 19:55  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

REPORTAJE: PEKÍN 2008 - Natación

"Su presencia te hace volar y morir"


Los adversarios de Phelps reconocen la dificultad de seguir el ritmo del estadounidense


JUAN JOSÉ MATEO
- Pekín - 12/08/2008

Recién salido del agua, el estadounidense Ryan Lochte parece un principito decepcionado. Su rubia melena ondulada cae empapada sobre su rostro apagado. Su pecho afeitado respira agitadamente, frustrado. Y toda su figura, el bañador enrollado en la cintura y la sonrisa ladeada, definen a un hombre decepcionado: "¡Nada demasiado rápido!". Lochte, bronce en los 400 metros estilos, acaba de sufrir el efecto Michael Phelps. Intentar seguir al estadounidense quema los pulmones. Esperarle, el corazón. Retarle, las neuronas.

"Nadar por la mañana y contra Phelps es muy duro", resume el suizo Dominik Meichtry tras nadar los 200 metros libre con el genio y terminar sexto en su semifinal con 1m 46,54s, tiempo que le permite entrar en la final como el séptimo mejor: "He dormido poco por los nervios y la emoción que eso significa. Sé que puedo ir más rápido de lo que he ido. Esos nervios tienen un poco que ver con nadar en la calle de al lado de Phelps. Por su presencia, tiendes a volar y morir. Yo volé en los primeros 150 metros y me empecé a morir en los siguientes. Intentaré no morir en la final".

La presencia de Phelps tiene un efecto electrizante sobre sus rivales. Nadie es capaz de imitar su perfecta puesta en escena. Nadie es capaz de duplicar la exactitud de sus ondulantes movimientos y la extensión de su trabajo bajo el agua. La táctica es por todos conocida y por nadie imitable. "Conozco a Michael desde hace mucho tiempo", dice Meichtry; "sé cómo nada. Tras la última pared y el último viraje, se queda bajo el agua durante muchísimo tiempo. Le gusta intentar hacerlo durante unos buenos metros. Ahí, por debajo del agua, va rápido, rapidísimo. De repente, sale a la superficie. Y te sorprende. Todo el mundo conoce sus tácticas. El problema es igualarlas... Yo bajo la cabeza e intento nadar todo lo rápido que puedo".

La lista de víctimas de Phelps es larga: Lochte, Crocker, Yamamoto, Vendt... Le sufren nadadores de todas las nacionalidades en ocho disciplinas distintas. Que le pregunten a los relevistas franceses. ¿Qué piensan de su impresionante posta en la final de los relevos? "Que no sé si Phelps ha sido tan fuerte como se supone", contesta Frederick Bousquet con su tatuaje atávico bien a la vista mientras resuenan por los pasillos los gritos, las lágrimas y los portazos de Alain Bernard, el esprinter derrotado en el último esfuerzo; "hemos creído hasta el final. Hoy hemos perdido por unas pocas centésimas. Mañana ganaremos por unos pocos segundos. La vida no se para por esto. Hay que tener precaución con las emociones. La experiencia ha jugado un papel... Es una pena".

No todo son pegas. Seguir la estela de Phelps y su experiencia, aguantar su ritmo y su frecuencia de braceo a una distancia prudente, garantiza la mejor marca de siempre para la mayoría de sus rivales. "Pensé que tenía una buena oportunidad para clasificarme porque nadaba a su lado", admite el japonés Yosihiro Okumura, que consiguió el acceso a la final de los 200 metros libre tras ser quinto en su semifinal; "intenté concentrarme en mi carrera...".

Phelps gana a todos, en todo, siempre. ¿Por qué? "Porque tiene una capacidad impresionante de potencia", contesta Claudio Rossetto, afamado técnico italiano; "es destructiva. También tiene clase y talento. Por eso, con una preparación dura, es capaz de hacer de todo".


Fuente: elpaís.com

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 13:49  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

ANÁLISIS: PEKÍN 2008 - Natación ENTRE CORCHERAS

Echemos una carrera

SANTIAGO ESTEVA 12/08/2008

 Peder Dalhberg fue un excelente bracista. En 1971, junto con Mark Spitz y otros dos compañeros, participó en el relevo que batió el récord mundial de 4x100 metros estilos con Estados Unidos. Vivió en Barcelona unos años y un día nos fuimos a esquiar a Andorra. Recuerdo que nunca en su vida se había puesto unas tablas. Cuando se las puso, ya sobre la nieve, me miró y me dijo: "Let's race", "echemos una carrera". Sin pensárselo. Sin considerar que se habría podido dar un buen golpe. Su invitación fue el reflejo del carácter americano y de su especial modo de entender la vida y el deporte. Es un tópico, pero es cierto. A ellos les gusta la competencia. El equipo de relevos que ganó el oro ayer expresa esa forma de ser. Phelps, Weber-Gale, Jones y Lezak hicieron una carrera espeluznante.

Dentro de 100 años, cuando los almanaques deportivos conmemoren los diez mejores momentos de los Juegos en el siglo XXI, entre los primeros de la lista estará el relevo de Pekín de 4x100 libre. La marca fue asombrosa, pero el espíritu ganador de los estadounidenses fue lo más importante para conseguirla. No hay más que ver las fotos que comenzaron a circular de Michael Phelps celebrando el triunfo. En ellas grita como si le fuera la vida en ello. Hay carreras que las gana el que más desea la victoria. Los estadounidenses se quedaron expuestos a la derrota en la tercera posta, cuando Bousquet cubrió los 100 metros en 46,63s. Lezak debió remontar un segundo en los últimos 100. Un metro y medio. Eso frente a Alain Bernard, que, hasta ayer, era el hombre más rápido del planeta. Bernard perdió el duelo y se sentirá culpable. ¿Pero qué más se le puede pedir cuando hizo un parcial de 46,73s, la tercera mejor posta de la historia?

La prensa estadounidense, encandilada por el golpe de mano de Lezak, se olvidó de Phelps. Sólo diré dos cosas: primero, que Phelps, durante la prueba, estableció el récord estadounidense de 100 libre y ya ostenta el 40% de los de su país, la cantera más grande del mundo. Segundo, yo nadé con Spitz y recuerdo que él no era tan buen relevista. Ahora que Phelps vive acosado por el recuerdo de Spitz, es un buen momento para apuntar este detalle. A diferencia de su predecesor, Phelps no habita un mundo en el que Estados Unidos era la hegemonía de la natación. Entre 1964 y 2000 nadie derrotó a los estadounidenses en el relevo rápido. Spitz hizo historia ganando con soltura a equipos inferiores. Phelps no tiene esa suerte. Además, nada los relevos como las pruebas individuales. Sin ahorrarse nada, entregándose al espíritu colectivo del relevo, una prueba que rompe con la rutina solitaria de los nadadores. Spitz nunca logró el récord de Estados Unidos en un relevo. No lo necesitó.


Fuente: Elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 13:44  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar
VIDEOS FINAL 4x100 libres


Con retraso, porque no doy a vasto, aqui van los videos de la final y del podio de "La carrera del siglo". Aunque vaya con más retraso prefiero ponerlos con un poco de orden con losartículos y textos. En mi canal de dailymotion los subo antes, por si alguien no ha podido ver alguna competición, allí están (sólo estoy subiendo a Phelps, si alguien quiere alguna otra carrera que me lo diga, la verdad es que la competición está siendo espectacular, pero no doy a vasto)


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 13:19  | Michael Phelps
Comentarios (2)  | Enviar

FINAL 4X 100 LIBRES: Lezak da una Oro épico al relevo de EE.UU.

 

 

La segunda de Oro a la saca J. Tentada he estado de encabezar esta entrada con un título más grandilocuente a la altura de la pedazo de carrera que presenciamos este, pasado ya, lunes. “La Carrera del siglo” o algo similar hubiera estado a la altura. Sin duda ha sido una de las carreras más emocionantes, impresionantes y demás “antes”hiperbólicos que se os ocurran que hemos visto en mucho tiempo y ya es decir, porque desde que este genio de Baltimore salió a la palestra nos ha dado unos cuantos momentos épicos ya. Esta carrera me ha recordado bastante a otra final olímpica de Phelps, la de los 4x200 libres de los pasados juegos de Atenas, con una última piscina espectacular de Keller que venció en una posta histórica a nada más y nada menos que Ian Thorpe. Fue algo grandioso, pero lo de ayer rondó cotas de heroicidad aún mayores. Porque cuando Lezac saltó a la piscina la distancia con los franceses era de algo más de medio segundo y el francés que realizaba ese último relevo no era un nadador más, era el plusmarquista mundial de la distancia Alain Bernard, ¿podía conllevar un mayor grado de dificultad el reto? Difícilmente. Lezak es un nadador experimentado, un especialista en el hectómetro, desde hace años el mejor estadounidense en la distancia, lo que no quiere decir mucho. Su carrera ha estado siempre plagada de insabores, ningún gran título en las competiciones internacionales, dominadas en el s. XXI por europeos con pocas excepciones, para desespero de los estadounidenses, históricamente dominadores de la distancia. Pero la recompensa para Lezak llegó por fin ayer. Sin duda fue el gran héroe de la carrera haciendo lo imposible: recuperar en un último largo prodigioso la distancia de casi un segundo con la que el francés salió del último viraje. Portentosos sus últimos 25 metros, acercándose al francés y superándole en la última brazada, sobre la pared, sólo 8 milésimas les separaron. El record del mundo conseguido por el equipo suplente de los Estados Unidos en las semifinales fue pulverizado: se bajo en cuatro segundos, lo nunca visto. Todos los relevistas estadounidenses nadaron por debajo de los 58s. La posta de Lezak fue prodigiosa: 46:06, la más rápida de todos los participantes, sólo se le acercó Bousquet, el tercer hombre del relevo francés con otro espectacular crono 46:23.  El segundo oro de Phelps corrió alto riesgo y la explosión de alegría del de Baltimore demuestran la tensión acumulada. Eufórico a voz en grito. Lezakc sereno, realmente agotado tras el esfuerzo titánico realizado para darle a su país un nuevo oro.

 

 Leyendo los reportes de la prensa mundial vía internet todos resaltan el papel de Lezak con titulares del tipo “Lezak salva a Phelps”, estoy absolutamente de acuerdo en laudar su excepcional carrera, lo que no  me parece que venga a cuento es el desacreditar la actuación de Phelps como lo han hecho. La marca de Phelps en el primer relevo, estuvo a su altura de su genio, me explico. Primero, partimos de que los tiempos de la primera posta, la de Phelps que no es lanzada, son más altos que los de las postas lanzadas, es decir, no es lo mismo hacer 47 en esa primera que 47 en el segundo relevo, ha ido más rápido el primero que el segundo, no sé si me explico. En los telediarios y demás (en El País y en el Marca no, que tienen a esos grandes periodistas que son Diego Torres y Santiago Segurola que saben de lo que hablan) destacan, con no disimulada saña, que Phelps quedó segundo en su relevo, veniendo a decir que si llega a ser por su posta no hubieran ganado el oro. No niego que quedó segundo, está claro, pero con un pequeño matiz, lo hizo por detrás del australiano Sullivan, que vaya por Dios, resulta que batió en esa posta el record del mundo. Phelps no se entrena para distancias cortas, sus entrenamientos para la prueba larga de los estilos le penaliza, necesita resistencia y a costa de ello pierde calidad, de hecho no compite (hasta ahora, en adelante sí lo hará, que se preparen) en el hectómetro habitualmente (no en las grandes competiciones internacionales), pero su posta fue excelente, se quedó sólo a 27 centésimas del record del mundo, los 47:24 que marcó Sullivan, y eso que no se entrena. Me falta confirmarlo pero sino marcó nuevo record americano en su posta por ahí andaría (edito: confirmado, record americano), fue una posta prodigiosa, digan lo que digan. No sé muy bien por qué, si es por buscar un titular sorprendente que vendería más, porque les cae pesado o algún tipo de antipatía personal, pero da la sensación de que muchos periodistas y también no periodistas tienen unas ganas de que pierda fuera de lo común. No entiendo por qué a la gente le gusta tanto ver a los grandes del deporte caer, morbo o simple envidia de ver lo que son capaces de hacer algunos elegidos y que los demás sólo imaginamos en sueños. Esperemos que este domingo todos los escépticos acaben convertidos, por el bien de Phelps.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 13:10  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 11 de agosto de 2008
Conexion Pekin - Especial Phelps

Ayer en el Conexión Pekín emitieron este pequeño video repasando la trayectoria del Baltimoreño.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:07  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
TVE - El Reto de Phelps


Ya me emociono toda y empiezo a poner videos a mansalva, no doy a vasto, todo el día enganchada a la tele para ver y grabar todo, luego procesarlo, repasarlo, etc. Phelps debería plantearse pasarme una pensión o algo, al menos que me de para pagar los DVD´s y hacerme una cura de sueño. Aún estamos a lunes, hasta domingo no queda nada... pero que semana más emocionante, no la cambiaría por nada.  Me alegro de no haberme conseguido un trabajo para el veranito, no me habría podido permitir este lujo de vida de 24h for Phelps xD. El siguiente video es una cortinilla que se han cansado de colocar en TVE para introducir la participación de Phelps y de natación, me gusta el video: las imágenes que usan, la música, aquí queda:


     

Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 21:00  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Más Videos "Post" Final de los 400 estilos


Entrevista en la NBC tras la final, con un Michael emocionado confirmando que será su última aparición en los 400 estilos y confesando la dureza de la prueba. Ya me estoy poniendo nostálgica, ains.


NBC Entrevista Michael Post Final 400 IM (10.8.08)
Cargado por ananula


El paso de Michael por el pasillo de prensa recién terminada la prueba, centrándo toda la atención de los periodistas que le felicitan y le preguntan por sus primeras impresiones: ¿how do you feel? "well, very happy, thank you"a lo que yo añado que  nos has hecho muy felices a muchos . Gracias por existir Phelps (ya me pongo cursi y aún vamos por el segundo oro, no quiero pensar a los niveles a los que puedo llegar si al final "ganamos" los 8.


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:48  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

REPORTAJE: PEKÍN 2008 - Natación

El legado del héroe



Phelps anuncia que no volverá a competir en los 400 metros estilos tras establecer su octava plusmarca consecutiva

DIEGO TORRES - Pekín - 11/08/2008

 No había nada extraño en el muchacho que salió a la vereda de la piscina. Nada sobrenatural. Había sido uno más entre la multitud de adolescentes que se crían en los suburbios de Estados Unidos. Jamás se quitaba la gorra de béisbol, detestaba ir al colegio, le desagradaban los libros, experimentaba las emociones vicarias de los pandilleros escuchando rap y soñaba con atraer chicas con un Cadillac tuneado. Sin embargo, ayer, a las 10.30, a la hora de la campana, se hizo un silencio misterioso mientras se dirigía hacia su poyete de salida envuelto en una especie de gabardina de polietileno. La multitud de chinos que se amontonó en las gradas del Cubo de Agua emitió una especie de gemido inconsciente. Un rumor de admiración y de comunión. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, también pareció olvidarse de la crisis económica que amenaza al mundo cuando acomodó la agenda para verlo. Lo que vio fue mucho más que un récord.

Michael Phelps es un hombre corriente, pero no es un atleta corriente. El joven de Baltimore genera una identificación masiva que no es nueva. Es antigua como la religión. No consigue sus victorias sobre sus rivales, sino con ellos. No lucha contra hombres, sino contra la inercia de las cosas. Sus éxitos son el triunfo de una manera de posicionarse ante la vida. No hay nada inusual en su actitud. La comparte con todos porque, en el fondo, es uno más. Michael Phelps no es una estrella. Es un héroe.

El ritual de su primera final fue el de siempre. Intocable desde hace años. Puso la toalla sobre la plataforma del poyete, lo secó. Luego, puso una pierna y la estiró. Después, la otra. El público empezó a aclamarle, como atreviéndose a dirigirle la voz. Se quitó el chubasquero de polietileno, se ajustó las gafas, se estiró el gorro de látex y tiró del pantalón para ajustárselo bien al contorno de las piernas y de la entrepierna. Por un momento, pareció que se rascaba. Fue un gesto rápido, cotidiano, vulgar. Movió los brazos y sus tríceps se sacudieron como si fueran bolsas de gelatina. Como si sus miembros estuviesen hechos de una materia inestable y líquida. Estiró sus brazos y se dio tres golpes sobre los dorsales. El chasquido resonó en todo el edificio. La carrera más completa de la natación, la que mide al rey, estaba entonces por comenzar.

Phelps nadó los primeros 100 metros como nunca lo había hecho. Hizo el parcial de mariposa en 54,92s. El más rápido de su vida. Fue un tirón descomunal. Sólo dos hombres le pudieron seguir: el húngaro Laszlo Cseh, afeitado y contrahecho como un Nosferatu, y el también estadounidense Ryan Lochte, el guasón del equipo. Al principio, Lochte aguantó el ritmo mejor. Al llegar a los 100, resolvió atacar. Sobre todo, a partir de lo 150. Entonces, Lochte planteó el desafío. En pleno parcial de espalda. Es el único en el mundo que posee la misma capacidad que Phelps para atacar los muros, en los virajes, doblando y nadando como un delfín bajo el agua. Además, posee un don para nadar la espalda. Tal vez, la nade mejor que su colega. Por eso aprovechó para atacarle en ese tramo de la carrera. Su carga fue vigorosa. Recortó espacio centímetro a centímetro. Al llegar a los 200 metros, iba a 20 centésimas de su objetivo. Nada. Prosiguió la braza con el mismo vigor, pero entonces descubrió que le empezaba a faltar energía. Su organismo estaba consumiendo más oxígeno del que podía obtener. En ese momento, Cseh se le apareció a su lado. Al ver que Phelps se le escapaba y que el húngaro le superaba, sufrió una especie de parálisis. Un instante de pánico. Unas décimas de segundo que, en la natación, suelen anunciar la derrota.

Cuando los tres nadadores llegaron al muro de los 300 metros, Phelps empezó a entrar en el umbral del agotamiento. "Nunca he estado tan cansado", dijo poco después, al acabar la carrera. Hundido Lochte, sólo un hombre podía ayudarle a alzarse con la gloria. Era Cseh. El húngaro nadó como los dioses. Hizo la tercera mejor marca de todos los tiempos y obligó al gran Phelps a exprimirse. "Me preocupé", recordó el ganador evocando la sensación de parálisis que provoca el ácido láctico en los miembros; "pero hice un último esfuerzo. Y, cuando faltaban 50 metros, después del viraje, miré al costado y vi que Laszlo no podía seguirme. Sonreí. Bajo el agua, empecé a reírme. Me dije: '¡Le estoy haciendo daño! ¡No puede cogerme! ¡La primera medalla va a llegar!".

Phelps, que se frenó al final, estableció su octavo récord del mundo consecutivo en los 400 metros estilos en 4m 3,84s. Hizo casi dos segundos menos que su anterior plusmarca y ganó su primera medalla de oro en los Juegos de Pekín. Luego, anunció que nunca más volverá a nadar esta prueba.

Fuente: elpais.com


Tags: michael phelps beijing

Publicado por ananula @ 20:28  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

CRÓNICA: PEKÍN 2008 - Natación : La contrarreloj de Phelps

Os preguntáis como fueron las horas previas del primer oro de Michael, Juan José Mateo, de El País nos lo cuenta




El gigante estadounidense no tuvo ni un minuto de descanso entre las seis y las once de la mañana

JUAN JOSÉ MATEO - Pekín - 11/08/2008

 
Como los depredadores que anticipan con placer el momento de la caza, Michael Phelps abrió al alba su primer día de medalla. A las seis y media de la mañana, el gigante del agua rompió a zancadas la pegajosa bruma pekinesa y metió su cuerpo filiforme en la piscina de calentamiento. Llevaba media hora despierto. Había visto cómo Ryan Lochte, su rival y compañero de apartamento, se marchaba a desayunar, una hamburguesa, al McDonalds de la Villa Olímpica.
 Y así, entre chancletazo y chancletazo, discutió con su entrenador camino de la piscina. “Eran las 6.30 de la mañana y bromeamos sobre el récord de los 400 metros estilos”, resumió Phelps su conversación con Bob Bowman; “es una de las carreras más duras y le dije que esperaba que fuera la última. ‘Ya veremos’, me contestó; ‘depende de si nadas en 4m 5,24s”. Tres horas y media después, a las 10.07, el campeón se había asegurado el oro, el récord del mundo (4m 3,84s) y el colapso completo de su agenda de deportista.

Phelps, el chicarrón de las espaldas hiperatrofiadas, fue un niño de nueve años con receta para consumir Ritalin, un medicamento para tratar la hiperactividad. Un día, cansado de tener que acudir diariamente a la enfermería del colegio, se plantó ante su madre. “Estoy harto”, le dijo; “puedo controlarlo”. O no. Su programa del domingo, que repitió en la madrugada española del lunes en busca de su segundo oro, esta vez en el relevo de 4x100, refuerza la imagen de un nadador entregado a una actividad frenética. No tuvo descanso desde las seis hasta las once de la mañana.

A las 9.50, el monstruo de Baltimore dio por zanjado el calentamiento, se calzó su gorro, entró en la cámara de llamadas y se puso a temblar. “Entré y empecé a sentir escalofríos”, contó luego; “a partir de ese momento me empecé a emocionar más y más”.

Phelps intentó protegerse de los nervios con la música de sus cascos. Rodeó su mundo de rimas hip hop. Dejó que su cuerpo procesara el desayuno y que su fina piel afeitada recordara el regusto del agua clorada. Lo que siguió fue un autohomenaje. A las 10.07, tras secar el poyete de salida con su toalla, celebraba su arrolladora medalla en los 400 metros estilos. Luego, la locura. A las 10.10, prensa en la zona mixta. A las 10.36, el podio, con el oro colgado del cuello y el himno cortado a medio camino.

A las 10.45, estiramientos y rueda de prensa retrasada. A las 11.30, 200 periodistas escuchando sus palabras. Y a las 19.15, tras más piscina, la comida y la siesta, las series del 200 metros estilos y el descanso permitido en las del relevo de 4x100 ¿Qué había pasado en medio? “Que cada vez que piensas que te vas a acercar a él salta a otro nivel”, resumió el húngaro Cseh, plata por la mañana.

El campeón, que se enfrenta a un duro programa de madrugones y descanso discontinuo, se plantea el reto de los ocho oros como un estricto proceso de olvido desapasionado. “Tengo muchas carreras durísimas por delante”, explicó; “va a haber tipos rapidísimos en ellas. Por eso tengo que volver a concentrarme tras cada una para luego dejarla atrás cada vez que nado. Tengo que actuar como si nunca hubiera ocurrido. Es un honor haber sido capaz de hacer lo que he hecho. Estoy en la mejor forma de mi vida”.

Y se marchó a descansar. Le esperaban los juegos de cartas en el piso con Lochte, el rival derrotado; la cama y una constatación sorprendente: con 12 años, Phelps fue castigado sin poder utilizar el autobús escolar porque respondió con un puñetazo a los niños que le martirizaban. Casi al mismo tiempo le tuvieron que poner un profesor particular porque era un zote en matemáticas. Ha acabado en el lado contrario.

El chico calcula sus horarios con la precisión de la aguja de un sastre. Y el objeto de sus puñetazos se encoje a cada uno de sus largos: Phelps destroza los relojes.

Fuente: Elpais.com


Tags: michael phelps

Publicado por ananula @ 20:21  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 10 de agosto de 2008
VIDEOS FINAL 400 ESTILOS: El Ciclón Phelps arrasa de nuevo

Dejo por aqui los videos de la final. Al youtube no los subo porque ya me eliminaron los de ayer por el copyright...


B08 Michael Phelps: Final 400 estilos IM (WR)
Cargado por ananula




Tags: michael phelps 400

Publicado por ananula @ 18:56  | Michael Phelps
Comentarios (1)  | Enviar

FINAL 400 estilos masculinos

 04:03:84 Confirmado: Phelps es de otro planeta

 

 

Phelps avasalla en los 400 estilos y destroza su record del mundo

 

04:00 de la madrugada en España, llevo 10 minutos delante del televisor, con los ojos ya cansados y enrojecidos fruto de la falta de descanso de un largo día. Mariposas revolotean ya por el estómago, comienzan a asaltar mi mente supuestas malas sensaciones y demás para prevenir una posible desilusión: que si Lochte y Cesh están muy fuertes, que si Michael compite en demasiadas pruebas puede acusarlo... Me desespero porque se acerca la hora y en ninguno de los canales de televisión española dan trazas de conectar con el cubo: La2 dando una película argentina (Cleopatra), Teledeporte, por su parte, retransmitiendo el partido de la selección española de waterpolo, mientras que la 1 (anteriormente conocida como La Primera) canal en el que según todas las fuentes va a dar la competición de natación está dando el partido de la selección española de balonmano que juega con los croatas y aún queda bastante para que termine (más de media hora). Empiezo con el zapping casi casi con un ataque de ansiedad ya, el corazón me va a mil y aún no he visto ni la pileta, ni los cascos de Phelps ni mucho menos su torso al aire. Mientras estoy con todo el lío de zappeo, mirar programaciones en teletextos y demás, con la tele y el ordenador preparados para las grabaciones, de forma espídica interrumpen el partido y aparece la periodista de televisión Lurdes no recuerdo el apellido anunciando que pasan a dar la final de los 400 estilos. Tembleque por las piernas. Creo que es una de las carreras de Phelps en la que más nerviosa me he puesto, en los 100 mariposa de Melbourne y de Atenas también lo pasé mal, pero aquí nos jugábamos aún más. En esto, aparecen los nadadores, Phelps con sus cascos y la equipación de su selección, cara seria pero tranquilo, como siempre.





Lo veo mejor que el día anterior, que me pareció ver en su cara signos de fatiga, hoy luce espléndido. Comienzan las presentaciones, terminan las presentaciones, los nadadores están preparados para competir. Michael lo hará por la calle central, la 4, con su bañador de pantalón, no lleva el famoso peto del LZR, está confiado, no necesita el bañador de los record. Michael repite el ritual: agita su brazos, se sube al trampolín y se posiciona, resuena el batir de sus brazos. Comienza la carrera con los primeros 100 metros en mariposa. Phelps encabeza ya la carrera de salida, es su especialidad. Me sorprende (y acongoja para variar, soy muy sufridora) el aguante de Cseh en mariposa, no es su especialidad y Michael no logra distanciarlo ni en los primeros 50 metros ni en los segundos. Preocupación: Michael parece estar bien pero sus rivales no se quedan atrás. Lochte, como es tradicional, nada más lento en la posta de mariposa. Se completan el primer hectómetro con Phelps en cabeza, Cseh pegado a él, ambos por debajo del tiempo el record del mundo. Segundos cien metros en espalda, las cosas se apretan aún más, Michael sigue en cabeza con Cseh enganchado cual lapa y se incorpora Lochte al terceto cabecero. Lochte toca la primera pared en cabeza con Phelps detrás y Cseh en tercer lugar, completan el hectómetro de espalda con Phelps en cabeza con diferencias mínimas, Cseh se ha quedado un poco en espalda pero llega su especialidad la braza, donde promete volver a engancharse a los americanos. Phelps sigue pasando en cabeza en los 50 primeros metros de braza. Y aquí pasa lo que no me podía esperar: ¡se me va la imagen del televisor! Mejor dicho ¡de los dos televisores! Desesperación, palabras mal sonantes y de todo xD. No puede ser que me quede sin ver el resto de la final, empiezo a cacharrear en Antenas y en todo. Vuelve la imagen, ya están en la posta de crol y Phelps en cabeza y de que forma, con un cuerpo por delante de la línea de record del mundo ¡y con Cseh y Lochte dos cuerpos por detrás! La distancia no hace más que aumentar en los últimos 50 metros. Phelps llega con un estratosférico tiempo de 04:03:84, pegándole un mordisco de casi dos segundos a su anterior record del mundo que ya era de otro planeta. En fin que ha sido una de las mejores carreras que he visto en mi vida, ya el primer metal de Phelps y nos ha dejado sin palabras, cualquier alabanza se queda corta. Cómo ha controlado la carrera dejando a Cseh y Lochte que se cebaran al comienzo de la prueba, le tuvieran al alcance y en los últimos cien metros ha puesto la quinta marcha y los ha reventado. Fabulosa la actuación de Cseh, algo por debajo de lo esperado Lochte, pero no se les puede culpar, compiten contra un extraterrestre. Y esto es sólo el comienzo Ave Phelps, morituri te salutam.

 


Un par de detalles más: estaba el gafe de Bush en la grada, a pesar de lo cual Phelps ganó. La alegría de Phelps al terminar, como pocas veces, sonrisa enorme y brazos al aire tras comprobar el carrerón y el tiempazo que había hecho, mientras sus hermanas y su madre orgullosas lo contemplaban desde la grada. Y lo que más me ha sorprendido y más bonito me ha parecido ha sucedido en la ceremonia de entrega de medallas: ver a un Phelps francamente emocionado, nunca lo había visto así; y también el buen rollo de Phelps y Lochte en la misma ceremonia bromeando continuamente, demostrando que sólo son rivales en la piscina, fuera son grandes amigos, adorables.



Otro detalle gracioso, el corte del himno de EE.UU. durante el homenaje al campeón, ya estaba en la trama final pero ha provocado la sonrisa del de Baltimore, seguro que fue consecuencia de que el gafe del W. Bush estuviera en la grada, a Phelps no lo ha podido gafar porque está por encima del bien y del mal. En fin, el adiós de Phelps a los 400m estilos no podía haber sido más a lo grande, dejando un record del mundo que tardará décadas en superarse (creo yo). A partir de ahora no le veremos nadar más en esta distancia en grandes competiciones, en parte creo que la emoción de Phelps a parte de por ver más cercana su meta y soltar la tensión del debut y de la primera medalla puede que se deba también al adiós a una prueba que tanto desgaste y entrenamiento sufrido de años le ha costado para llegar a este nivel estelar.

 

 

 

Una última cuestión que quería comentar: los virajes de Phelps ya no parecen tan de otro planeta, parece que los que criticaban el exceso de su fase subacuática se han subido al carro y le han copiado, da gusto la gente consecuente

Tags: michael phelps 400

Publicado por ananula @ 18:47  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

SOBRE LOS 400 ESTILOS SANTIAGO ESTEVA en EL PAÍS. Entre Corcheras

 

La Distancia Psicológica”

 

Realmente, al menos, durante los Juegos, consideró que es imprescindible comprar El País, así se explica y se habla de deporte con conocimiento y clase. El País de este sábado trae mucha chicha. Yo abonada a la natación. A parte de la entrevista con Bob Bowman de la entrada anterior, la columna de Santiago Esteva es otro ejemplo muy interesante. Lo que se aprende leyendo a la gente que sabe:

 

El Campeonato olímpico promete mantenernos en tensión desde el minuto uno. Sin entremeses. Vamos directos al chuletón. Será una ración importante y posiblemente premonitoria de lo que ocurrirá en el Cubo de Agua en los próximos nueve días. Michael  Phelps como mejor exponente internacional, y Mireia Belmonte como mejor representante española. Directos a los 400 metros estilos. El plato con más calorías. Digno de los tiburones más grandes.

 

Puede que no sea la mejor prueba individual para ambos nadadores. Pienso que Phelps en los 200 mariposa ganará con mayor facilidad. Mireia en los 200 estilos tendrá más posibilidades de hacer algo importante. Pero es en esta prueba donde los nadadores completos, trabajadores y con técnica depurada, demuestran su capacidad. Es una prueba dura, donde los récords que se han mejorado más rápida y constantemente que en las demás distancias. También es una carrera relativamente nueva. Tiene 40 años. Los mismos que el estilo mariposa, el cuarto en aparecer, como derivación de la braza, a finales de los cincuenta. La primera vez que se nadaron los 400 estilos en el campeonato olímpico fue en 1964, en Tokio. Ganó un estadounidense, como casi siempre: Richard Roth, que marcó un récord mundial de 4m 45.04 segundos. Hoy Phelps tarda casi un minuto menos: 4m 05.25 segundos.

 

La diversidad en los estilos y su dominio técnico ha empezado a encontrar especialistas versátiles desde hace poco. Estos chicos coordinados deben emplear cuatro códigos en cuatro minutos vertiginosos, Los elegidos nadan lo más parecido al decatlón que hay en la natación. No hace muchos años, cuando todavía no se cultivaban los especialistas, y debido a la dureza de la prueba, eran muchos los fondistas que también nadaban los 400 estilos. No ya por su dominio en cada uno de ellos, sino por el mero hecho de tener fondo y capacidad de completar dignamente una prueba que amenaza con el hundimiento de sus participantes menos expertos. Yo fui uno de aquellos pioneros, y llegué a nadar la final de un mundial. Entonces, lo más raro era ver buenos bracistas entre los participantes. Mark Spitz, que era básicamente un mariposista que se echó a los estilos, nadaba la braza como podía, igual que la espalda. Mi braza también era criminal. Tardaba 40 segundos en completar el parcial. Mireia lo hace en 37. Hoy parece natural. Phelps, por ejemplo, domina la técnica más antinatural de la natación con gran eficacia. Laslo Cseh y Eric Vendt también. La propia Mireia es una bracista extraordinaria. Esto le da un poder fundamental para dominar los 400 estilos.

 

Los grandes bracistas, como Mireia, tienen una ventaja psicológica que, si saben aprovechar, es decisiva. Si son capaces de salvar la mariposa y la espalda, y en la braza llegan a la pared antes que los contrarios, ya tienen media carrera ganada. En natación, tres metros en 100 metros son insuperables. Si ves que tu rival llega antes a la pared y empieza el crol (el estilo más rápido) cuando tú todavía estás nadando la braza (el estilo más lento), mientras haces el viraje pierdes un tiempo precioso. Esta distancia te intimida, porque empiezas a pensar que deberás hacer un esfuerzo brutal. Esa distancia hundió al mejor nadador de 200 de su época, Ian Torpe, en la final de relevos de 4x200 libres de Atenas. Ese día Thorpe empezó el último 200 a tres segundos del estadounidense Klete  Keller. A Keller no lo conocía nadie, pero disponía de la distancia psicológica. Thorpe tuvo que desfondarse inútilmente. Los australianos perdieron la carrera por 13 centésimas".

 


Tags: phelps santiago esteva

Publicado por ananula @ 18:34  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

SOBRE LOS 400 ESTILOS. Atenas 2004

 

Que distinta la situación de hoy 10 de agosto con respecto a los de hace cuatro años, el 14 de agosto Michael asaltaba su primera competición en Atenas, también en los 400 estilos con un favoritismo absoluto, de hecho se hablaba de esta distancia como su oro más seguro. Hoy Lochte amenaza seriamente el reinado de la máquina de Baltimore:

 

Titulaba el Diario As: “Phelps inicia su asalto a Spitz con el oro más fácil” Y lo fue. Phelps venció con un tiempo de 04:08:26,marcando un nuevo record del mundo, muy por delante de su compatriota Vendt y del húngaro Laslo Cseh, que se hicieron con la plata y el bronce respectivamente. Pero será mejor recordarlo en movimiento:




Tags: michael phelps atenas

Publicado por ananula @ 18:27  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

Bob Bowman. Entrenador de Michael Phelps:

 

Es delicado como un purasangre

 

 

Este pasado sábado el diario El Pais traía en su edición escrita una entrevista con Bob Bowman, entrenador de Michael Phelps, realizada por Diego Torres, lo cual ya es sello de calidad (Gran cobertura de El País con los Juegos por cierto). En la entrevista se recogen detalles muy interesantes sobre los entrenamientos de Michael, pero también sobre su futuro: Beijing será la despedida para Michael, y para nosotros (snif), de las grandes y épicas palizas competitivas a las que el Baltimoreño está y nos ha acostumbrado, para Londres preveen un calendario bastante más restringido y apostando por las cortas distancias. La apuesta estrella para el futuro serán los 100 libres, Bowman predice que Michael podrá ser uno de los mejores de la historia en esta distancia. Un dato curioso que yo desconocía: Bowman adora los caballos. Un mito extendido que Bowman desmiente: Phelps no entrena más de lo habitual en un nadador de alto nivel. Una respuesta al ataque de Michael a distancias largas, como el experimento de Montreal 2005: idea de Bowman, Por lo que dice Michael quiere pasarse ya a las pruebas cortas.

 

A dos metros de la piscina de la Universidad de Michigan, casi tocando el agua, hay un cubículo repleto de fotos de caballos purasangre. Es el despacho de Bob Bowman, el entrenador jefe, que coge un retrato de dos potrillos y lo acaricia con cariño: “ Son mis niños”. Son los últimos integrantes de su establo, al que dedica el tiempo de vacaciones. El resto del año lo invierte en los Wolverines, el equipo de la Universidad. Entre los Wolverines figura un tal Michael Phelps. Al que Bowman compara automáticamente con el mejor caballo que vio en un hipódromo: Secretariat. Desde que ambos se conocieron en Baltimore en 1996, han forjado una relación perfecta. Ambos aman las carreras. A partir de hoy afrontan juntos el mayor desafío que jamás asumió un nadador olímpico: ganar ocho oros.

 

Pregunta: ¿Han cambiado los entrenamientos de Phelps desde Atenas 2004?

 

Respuesta: Hay un aspecto psicológico que siempre te obliga a variar y a estimular a los nadadores. La natación puede ser un deporte muy aburrido. Particularmente, los entrenamientos. Luego intentas hacer distintos ajustes. Hemos puesto el énfasis en mejorar la braza y los virajes, que eran algo deficientes. Ha dado buenos resultados.

 

 

P. En los Mundiales de 2007 ganó varias carreras en los virajes ¿Cómo trabajó para mejorarlos?

 

R. El viraje tiene dos segmentos. Antes de Melbourne, trabajamos la segunda parte: desde que sus pies chocan con el muro hasta que sale a la superficie. Michael hizo muy bien la porción subacuática del viraje. Ahora hemos estado puliendo el primer segmento: cómo incrementar la velocidad del viraje desde el momento en que se deja de nadar, desde la última brazada, hasta que los pies empujan la pared. Michael ha sido lento en esa fase. Es como si se tomara un descanso. Así que hemos estado practicando para recortar tiempo. Si es capaz de llegar más rápido a la pared, rebotará con más fuerza al regresar. Debe hacerse una bola más compacta.

 

P. ¿Hasta que punto la aparición de Ryan Lochte es una amenaza para Phelps en los estilos?

 

R. ¡Al contrario! ¡Qué Lochte esté ahí es excelente! Michael necesita razones para seguir mejorando y Lochte se las ha proporcionado. Su dominio de los 200 y los 400 estilos es tan grande que puede incurrir en la autocomplaciencia. Necesita alguien que le meta presión.

 

P. Se da por sentado que Phelps se entrenó más que nadie

 

R. Probablemente ha hecho menos volumen de entrenamientos en su etapa juvenil que muchos otros nadadores. Muchos niños del NBAC (North Baltimore Aquatic Club) le tenían envidia y se metían con él porque era muy superior. Y quise evitárselo. Ahora, los kilómetros son más o menos el estándar que demandas a cualquiera de la élite. Pero está indicado porque Michael no es un nadador que asuma cualquier carga. Puede asumir mucho trabajo, pero si le das algo a lo que su cuerpo no está acostumbrado, puede reaccionar de modo muy negativo. Es muy delicado. Así que tienes que tener cuidado cuando introduces algo nuevo para no presionarle mucho. Si le presionas, puedes hundirle.

 

P. ¿Cómo un purasangre?

 

R. Exacto, Muy parecido. Es un purasangre, no un percherón. De modo que le trato como tal. Como técnico, a veces debe darte igual y apretar y a veces debes saber cuándo te has pasado de la raya. Si has presionado muy fuerte debes descomprimir. Saber el cuándo es una virtud.

 

P. ¿Qué le aportó su experiencia con los caballos?

 

R. Soy un buen observador. Y el contacto con los caballos me ha ayudado a serlo porque no te pueden decir si están bien o mal, si necesitan más ritmo o no. Debes observarlo todo. He transferido esto a la natación y con mirarlos puedo suponer cómo se sienten los nadadores.

 

P. ¿Cree que la competición tiene un aspecto artístico?

 

R. En la natación, ocurre lo mismo que con el turf. Hay carreras de caballos que consiguen transmitir una emoción artística. Sucede cuando estamos ante un gran campeón, un caballo que exhibe una naturaleza competitiva singular que le lleva a imponerse de principio a fin, sean cuales sean los desafíos. Su corazón es capaz de superar cualquier prueba. Michael es muy similar a eso.

 

P. ¿Controla su dieta?

 

R. Lo intenté. Para él, es muy difícil ganar peso. Pierde kilos fácilmente. Aunque me gustaría que sólo comiese calorías perfectamente sanas, a veces, simplemente es incapaz de comer lo suficiente. Se cansa. Lo que menos me preocupa de él es la comida. Me da igual que tome comida basura porque sé que ingiere los alimentos nutricionalmente básicos. Su dieta básica es buena, pero luego necesita agregar más calorías. Si sólo comiese ensaladas, pasta y verduras, perdería peso irremediablemente. Por eso le controlo continuamente para que coma más. En Baltimore era más fácil engordar que en Michigan. Desayunaba en un sitio en el que le ponían una comida que tenía 4.000 calorías.

 

P. ¿Cómo fue la experiencia con pesas antes de Melbourne?

 

R. No las había hecho antes. Tuvimos que planearlo mucho. Levantábamos las pesas después de nadar para que no afectara a su nado. Le sirvieron porque es suficiente maduro físicamente. Parto de la base de que las pesas son un lastre para cualquier nadador. Tienes que ponderar, por un lado, está la fuerza que te proporcionan; por otro, comprometen la técnica en el agua. Honradamente, Michael nadaría mejor cada día si no hiciese las pesas. Pero, a largo plazo, la combinación de los dos parece que funciona. Vale la pena.

 

P. ¿Qué mejoras hizo para batir el record de los 200 libres?

 

R. Ahora su brazada es más eficiente. Más equilibrada, más simétrica, con ambos brazos. El brazo derecho se le escurría un poco y lo corregimos para que la proporción de empuje fuese igual en ambos perfiles. Además ha ganado fuerza y esto le ha dado velocidad, lo cual es muy importante en los 200. En el aspecto técnico ha mejorado la patada de delfín en los virajes.

 

P. En los 70 se pusieron de moda las brazadas ondulatorias para la resistencia adecuada.

 

R. Básicamente, Michael empuja recto hacia atrás. En la primera parte de la brazada, la mano cae como un ancla y el codo se mantiene arriba. Él lo hacía así naturalmente desde pequeño y no quise interferir. Pero Ian Thorpe hacía lo mismo. Tiene sentido. Es una brazada que no busca la fuerza ascensorial tanto como la fuerza de arrastre.

 

P. ¿Por qué descartó los 100 libres del programa?

 

R. Si Michael se preparase para los 100 libre, podría convertirse en uno de los mejores de todos los tiempos. Pero no pueden entrenarte para los 100 libre si te entrenas para los 400 estilos o los 200 mariposa. Pienso que en 2012 nadará los 100 libre. Pero nunca los 50. Su constitución no lo convierte en el mejor velocista. En Londres su programa será mucho más restringido. Tal vez un par de pruebas individuales y los relevos. Su próximo paso es dedicarse a los esprints.

 

P. ¿Está cansado de entrenarse tanto?

 

R. Está contando los días para dedicarse a las pruebas cortas. Es muy difícil nadar 18 carreras en unos Mundiales o unos Juegos. Él lo ha hecho cuatro veces y lo hará una vez más en Pekín. Es la única persona que lo ha conseguido. Para llegar a eso ha tenido que entrenarse a unos niveles que le será difícil mantener. Ahora necesita casarse, tener una familia y esas cosas a las que no se podría dedicar si tuviese que prepararse otra vez para nadar 18 carreras.

 

Esto último me ha dejado pensativa porque se le pueden dar varias lecturas al comentario de Bowman: Michael quiere casarse porque ya tiene candidata o, por el contrario, no deja de manifestar que Michael necesita tener vida más allá de la piscina más tiempo, y todo lo que ello implica. Si es el segundo caso, Bowman no ha estado a la altura, que menos que adjuntar un teléfono de contacto, una dirección de correo dónde mandar candidaturas. Vale, sí, se me va. XD.


Tags: bob bowman phelps

Publicado por ananula @ 18:21  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar

SPITZ RETA A PHELPS
CREE QUE EL ESTADOUNIDENSE ES MEJOR QUE EN ATENAS

Spitz reta a Phelps: “¡Bate todos mis récords!”
Mark Spitz, ganador de siete medallas de oro en Múnich’72, considera que Michael Phelps,  puede batir su histórico registro

 

Mark Spitz afirma que se alegrará si Phelps supera su récord

 

Mark Spitz, el mejor nadador del siglo XX, un mito para varias generaciones de deportistas, cree que Michael Phelps está en condiciones de superar en Pekín la cosecha de siete medallas de oro que obtuvo en Múnich’72. “Si uno mira las posibilidades, parece que puede ganar las ocho medallas de oro”, aseguró Spitz, de 58 años, a la agencia dpa.



¿Ganará Phelps ocho oros?


Tiene una gran oportunidad. Participará en cinco pruebas individuales y en cuatro de ellas tiene el récord del mundo. En la quinta, los 100 mariposa, no tiene el récord (lo posee Ian Crocker), pero no ha perdido con quien tiene el récord en cuatro años. Y los relevos son fuertes. Si uno mira las posibilidades, parece que puede ganar las ocho medallas de oro.



¿El Phelps de Pekín es mejor que el de Atenas 2004?


Es mejor en el sentido de que está nadando las mismas cinco pruebas individuales. En Atenas tenía el récord del mundo en tres, ahora en cuatro. Sin embargo, en dos de ellas tiene ahora una competencia mayor que en Atenas: Ryan Lochte, en los 200 y 400 metros estilos.



¿Es Lochte una motivación o una amenaza para Phelps?


Si gana Ryan, será una amenaza. Si gana Michael, habrá sido una motivación. Hay que esperar y ver.



¿Cómo puede manejar Phelps la presión que tiene encima?


Tiene experiencia en los Juegos Olímpicos. Los primeros para él fueron en Sydney, con 15 años. Sabrá usar esa experiencia.



¿Cuál es el punto fuerte de Phelps: su cuerpo o su cabeza?


Ambos, pero en competición todo es mental. Sabe cómo competir. Es un competidor muy duro, sabe cómo ganar y ha tenido éxito desde que era joven.



¿Hay similitudes entre ustedes?


Muchas. El puede nadar en pruebas muy diferentes y tener el récord mundial. Yo tenía también el récord en cuatro eventos individuales



¿Quién es mejor de los dos?


No se puede decir que uno tenga más talento que otro. No se pueden hacer comparaciones, porque él tiene rivales diferentes y nada en pruebas distintas.



¿Cómo es su relación con él?


Hablamos, pero no nos sentamos a hablar sobre estrategia. Cuando lo conocí, hace cuatro años, le dije: “Puedes hacer lo que quieras, simplemente tómate tiempo para ti. Si no, perderás concentración”.



¿Qué sentirá si Phelps iguala o supera su marca?


Alguien me dijo una vez que la grandeza es una manera de medir por la que los otros se juzgan a sí mismos, por eso es un halago para mí. Le digo: “Rompe todos los récords, incluido el mío”. Si lo consigue, será un gran día para el deporte y para el movimiento olímpico.


Tags: michael phelps spitz

Publicado por ananula @ 18:13  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 09 de agosto de 2008
Beijing 2008
Phelps - Series de los 400 estilos

             

Como comentaba en el anterior post, voy con bastante retraso en las noticias de Michael, que son muchas. Bueno noticias, imágenes, entrevistas, portadas, videos, etc. Como me llevaría bastante poner el blog algo al día, voy a la más inmediata actualidad que es la del día de hoy. Esta mañana en España (12.30) Michael ha nadado las series de los 400 estilos, a nadado en la 4ª y última serie, ganando con un tiempo de 04.07.82, marcando un nuevo record olímpico. Se le ha visto suelto y sobra decir que a un gran nivel. Y para mi alegría se ha quitado el bigote a lo Fu-Manchú que gastaba desde su llegada a Pekín. No le quedaba mal ni mucho menos, para prueba un botón (foto de abajo) pero casi por una cuestión de superstición no me hacía gracia verlo competir con él, ni con el pelo larguillo como lo llevaba... siempre en las grandes competiciones en las que ha triunfado lo llevada muy corto y sin barba, ni bigote ni ná de ná, véase Barcelona 2003, Atenas 2004 o Melbourne 2007, la única experiencia en la que apareció con pelanas (Montreal 2005) no le fue especialmente bien. Parece que Michael debe de tener la misma superstición porque esta mañana (tarde pekinesa) lo hemos visto sin bigote y con el pelo muy muy cortico, como podéis ver en el video. Vamos a lo importante: esta noche en España, a las 4-4.30 es la final de los 400 estilos, es decir, Phelps vs Lochte, uno de los duelos de los juegos, cita imprescindible, yo no me pienso ni acostar, no vaya a ser que me duerma y me pierda ese tremendo carrerón. Ya hasta tengo nervios xD, confío en Maikelito y aunque Lochte ha hecho un tiempo discreto en las series (sale con el cuarto mejor tiempo en la final, sino me equivoco, por detrás de Luca Marín y Laslo Cseh), la final será otro asunto. Va a tener gracia porque habitualmente les hemos visto competir en calles contiguas, como en los trials, marcándose, y esta noche los veremos más alejados, veremos como se desenvuelve el duelo en la distancia. Ains, esperemos que caiga la primera medalla  para Michael .



Tags: michael phelps estilos

Publicado por ananula @ 20:54  | Michael Phelps
Comentarios (0)  | Enviar
¡ Beijing ya está en Marcha!



Ayer se inauguraron los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 en una espectacular, aunque quizá algo falta de emoción, ceremonia. Tenía intención de tener el blog muy actualizado estos días, con muchas noticias y cositas, pero se me ha hecho imposible y viendo que Michael ya ha empezado a competir pues iré atendiendo sobre todo a su competición y poquito a poco actualizando todo lo que está pendiente de actualizar. La cita del año ya está en marcha y estas semanas no pienso despegar mis ojos del televisor, va a merecer la pena.



Tags: beijing 2008

Publicado por ananula @ 20:36  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar