Domingo, 17 de febrero de 2008

LA MUERTE NOS SIENTA TAN BIEN

Bajo este título el pasado viernes el suplemento EP3 de El País recogía un interesante reportaje en relación a la muerte en las últimas semanas de dos jóvenes actores: Heath Ledger y Brad Renfro. En el analizan el uso comercial de la imagen de los ídolos desaparecidos. Recojo la parte que dedicaban a Steve McQueen en el susodicho reportaje.

Cuando Hollywood pierde un ídolo, gana una imagen que puede explotarse eternamente. No es humor negro, sino falta de escrúpulos de la industria publicitaria.

McQueen se perfila como uno de los grandes iconos estéticos de 2008, al cumplirse el 40º aniversario del estreno de Bullit, y lleva unos años en alza en el mundo del marketing, desde que la tecnología lo resucitó para un exitoso anuncio de Ford en 2005. New Line Cinema ya ha comprado los derechos de una de sus biografías para llevar su vida al cine, y últimamente se le ha podido ver también anunciando Tag Heur, Puma y la última campaña de Ballantines “Nuestra idea era utilizar un icono, alguien que ha dejado una huella. Steve McQueen no sólo es famoso, va mucho más allá de la celebridad”, explica Daniel Cushnan, marketing managers de la empresa Pernod Ricard España.

 

Son muchas las ventajas de trabajar con estrellas fallecidas. No pasan de moda, no exigen astronómicos caprichos y no son detenidos por conducir ebrios al día siguiente de que la campaña con su imagen se haya puesto en marcha. En una época en la que los movimientos de las celebridades son seguidos al minuto y nadie está a salvo de ver expuestas sus miserias en la prensa, figuras como la de McQueen resultan lo  más cool del mundo (para la agencia británica CoolBrandsUk, él es concretamente la tercera). Para Cushnann también hay algún inconveniente, como que “no es fácil llegar a ellos. Cuando una persona fallece hay una guerra de intereses por su imagen”. Steve McQueen consiguió en 2006 8 millones de dólares de ingresos, gracias principalmente a la popular campaña de Ford.


Tags: steve mcqueen heath

Publicado por ananula @ 19:30  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios